WhatsApp de Publicidad
Seguinos

en recuperación

Chano grabó un video desde el hospital a horas de recibir el alta: “Me recuperé milagrosamente”

Luego de haber estado en terapia intensiva tras haber recibido un disparo en el abdomen por parte de un policía mientras tenía un brote psicótico, Santiago Chano Moreno Charpentier grabó un video desde el Sanatorio Otamendi, adonde transita el último tramo de su recuperación. En la jornada de hoy, en horas de la tarde, sería dado de alta luego de 18 días.

En las imágenes, se lo ve sentado en un sillón, de buen ánimo, con una remera rayada, pantalón de gimnasia y una campera deportiva. “Hola, queridos amigos, soy Chano desde el Sanatorio Otamendi, el lugar donde me recuperé milagrosamente gracias a su plantel, de médicos, enfermeros, médicos clínicos, gerentes, quienes me han tratado como nunca me trataron en un hospital”, dice el exlíder de Tan Biónica.

“Quiero agradecer a los medios, a los chicos que están pasando frío abajo, a los cronistas: no es una manifestación caprichosa de indiferencia, sino que yo tengo que ponerme en primer lugar y curar mi adicción a las drogas”, dijo y explicó cómo seguirá todo: “Me estoy yendo a otro lugar a seguir con mi tratamiento y necesito respeto no solo por mí, sino por los compañeros que necesitan del silencio para seguir con su tratamiento de su enfermedad y adicción”.

Para cerrar, se dirigió a su público: “Por último quiero agradecer a los fans, la manifestación de afecto, ante cada momento difícil me puse a leer sus declaraciones de amor. Yo también estoy para ustedes. Los amo para siempre. No podemos vernos hoy, pero quería mandarles este mensaje y decirles que estoy feliz porque confío en que lo mejor está por venir”.

En la madrugada del lunes 26 de julio el músico protagonizó un violento episodio en la casa que estaba habitando desde hacía un par de semanas, en el Barrio Parque La Verdad de Exaltación de la Cruz, sobre la Ruta 39. Según el reporte elevado a la Justicia por aquellas horas, en medio de un presunto episodio de salud mental, el músico agredió a su madre e intentó atacar con un cuchillo a un efectivo de la Policía Bonaerense que había sido enviado al lugar, que le disparó y lo hirió en el abdomen.

De inmediato el cantante fue trasladado al Sanatorio Otamendi donde fue operado de urgencia. “Está en terapia intensiva con uno de sus riñones, el páncreas y el bazo afectados por el disparo”, habían emitido un comunicado desde su entorno.

Aquella madrugada un móvil de la Seccional 2° de Parada Robles fue despachado hacia la vivienda donde estaba el músico ante una llamada de la guardia del barrio privado que aseguraba que el cantante se encontraba en un estado agresivo. En la casa estaba su madre con una ambulancia, cuyos médicos habrían dispuesto su internación. En medio de la resistencia, según informaron los investigadores, la mujer fue agredida por su hijo. Ella fue quien permitió que la Bonaerense entrara a la casa por el patio delantero. Moreno Charpentier se abalanzó sobre uno de los efectivos con una cuchilla serrada en su mano. En ese momento, el agente respondió a la agresión con un disparo en el abdomen.

Luego de que los medios se hicieran eco de la noticia, Marina Charpentier, mamá de Santiago, desmintió que su hijo la haya querido agredir. “No tuvo ningún brote psicótico, tuvo un cuadro de excitación psicomotriz. En ningún momento atacó a nadie con ningún cuchillo, no intentó agredir a nadie. Él solo se lastimaba a sí mismo. Había enfermeros y policías, todos contra un adicto en consumo. Pudieron disparar al aire, pero no lo hicieron. Un policía de menos de 20 años le disparó a mi hijo sin motivos”.

A principio de agosto Marina se mostró esperanzada respecto a la situación de su hijo: “Ambos (estamos) mejor, gracias, salió el sol. Le llegó la energía de un montón de personas y mucho amor”.

El fiscal Martín Zocca, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Delitos Complejos de Zárate-Campana, imputó al policía que ejecutó el disparo, Facundo Nahuel Amendolara por “lesiones gravísimas agravadas por el uso de arma de fuego y por ser funcionario policial”, delito que prevé una pena de hasta 15 años de prisión. A su vez, se aguardan los resultados de las pericias a la ropa del músico, los análisis de las cámaras de seguridad y el informe psicofísico que solicitó al Sanatorio Otamendi, para saber si el artista está en condiciones de declarar sobre lo ocurrido.

Fuente: Infobae


Lo más leído