WhatsApp de Publicidad
Seguinos

quieren que los dejen abrir

Gastronómicos coinciden: "El problema de los contagios no somos nosotros"

En diálogo con La Brújula 24, los dueños de conocidos locales del centro explicaron su postura. El rol de la policía, las dificultades económicas y un mensaje común: "Este es el final de muchos comerciantes".

Sabido es que desde la semana pasada, con el retroceso de fase implementado por DNU para evitar el avance del coronavirus en Bahía, los gastronómicos se vieron considerablemente afectados. De hecho, durante el fin de semana hubo algunos que igual abrieron y fueron interpelados por personal policial que los "invitó" a cerrar.

En diálogo con el periodista Germán Sasso, por LA BRÚJULA 24, Alejandro Nannetti, dueño de Antares, aseveró que "fuimos uno de los que decidimos hacernos escuchar de una manera pacífica, que era trabajar. Hoy estamos cerrando septiembre y tener las estructuras cerradas, más allá del delivery que no alcanza, hace que estemos muy debilitados".

"Este es el fin de muchos establecimientos gastronómicos, sin dudas", dijo.

Foto Pablo Noir - La Brújula 24

Respecto del presente, marcado por la imposibilidad de apertura, dijo que "la semana que viene hay que pagar sueldos, alquileres y servicios, pero con los locales cerrados es imposible. Solo abrimos el viernes, fuimos el primer lugar donde llegó el comisario -Gonzalo- Bezos, hablé con él, que fue muy cordial, y tuvimos una extensa charla de más de media hora donde explicó su postura".

"Él estaba haciendo su trabajo, pero lo que hicimos nosotros fue en son de protesta. En vez de cortar una calle, quisimos poner sobre la mesa y contarle a la sociedad nuestra realidad. Ya no hay forma de que siga funcionando la gastronomía cerrada como está ahora. Cuando además, la ciudad tiene un movimiento constante en la calle que sigue generando los contagios", indicó.

Y señaló que "no van a reducirse los casos con la gastronomía cerrada en tanto y en cuanto la gente se siga juntando en reuniones privadas, por eso no entendemos el objetivo, no tiene mucho sentido".

Pato Literas, dueño de Pelícano y La Pacheca, por su parte, sostuvo que "el viernes vino la policía de muy buena forma a decirnos que teníamos que cerrar. Yo les decía que al otro día iba a abrir de nuevo porque es la única manera de protestar y hacerme escuchar. Mientras no me hagan una causa penal lo voy a seguir haciendo".

Foto Pablo Noir - La Brújula 24

"El comisario que vino a verme se manejó con mucha educación, la sensación que tengo yo es que los están poniendo en un lugar que no quieren estar, ellos no quieren pelearse con gente que quiere trabajar, están para otra cosa", dijo.

Y agregó: "Yo sigo abriendo hasta donde pueda, sin arriesgar a una clausura, soy un convencido de que nosotros no somos el foco del problema ni mucho menos. La ciudad trabaja con normalidad, se ve gente en todos lados, y que estemos cerrados nosotros no cambia nada".

Foto Pablo Noir - La Brújula 24

"Nos va a costar muchísimo recuperarnos, por lo menos un año y medio, pero lo que queremos es seguir vivos, abiertos, si no se hace cada vez peor. Hay muchos comerciantes que van a tener que cerrar porque se van a encontrar con un montón de deudas que no van a poder afrontar. Claramente si hubiera habido focos de contagios en los locales gastronómicos se hubieran dado con el personal, y eso no pasó. Esto es una farsa", cerró.


Lo más leído