WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Copa Libertadores

Boca ganó, gustó y goleó

Con goles de Wanchope, Reynoso y Caicedo en contra, le ganó de visitante a la Liga de Quito 3-0. La revancha la semana que viene.

La altura hace que todo sea poco previsible. Que en diez minutos pase de todo. En un arco y en el otro. Un remate de Chicaiza a los pocos segundos, otro de Capaldo desde el borde del área, un cierre justo de Marcone cuando Anderson Julio quedaba mano a mano y un pase bárbaro de Alexis con gambeta larga y gol de Abila. En la altura. En Quito. Ventaja rápida.

Tan rara es la altura que todo se vuelve inestable. Gustavo Alfaro lo sabía, por eso ensayó un día antes y sorprendió con un dibujo que iba de 4-1-4-1 a 4-2-3-1, con Capaldo que pasaba de estar al lado de Marcone a soltarse y jugar con Salvio, Mac Allister y Zárate. Así, una vez que su equipo hizo pie, logró algo más de contención a pesar de lo difícil que resulta controlar la pelota en los 2.850msnm.

Con la ventaja, lo que encontró Boca fue desesperación en su rival y muchos espacios para lastimar no bien recuperaba la pelota. Desde la firmeza defensiva con López-Izquierdoz como pilares. Los quites de Marcone y Capaldo, el pase rápido y profundo por el centro a lo De Rossi. Conducción y visión de Mac Allister. Y la polenta de Abila, que a los 27 tuvo el segundo gol y falló al arco por unos centímetros.

La salida de Zárate a los 20 minutos por una lesión le quitó una variante ofensiva y también alguien capaz de sacrificarse, estar atento a Antonio Valencia y correrlo hasta el banderín del corner. Porque a Bebelo Reynoso, la alternativa elegida, le costó entrar en el partido.

La expulsión de Orejuela sobre el final del primer tiempo obligó a Liga a repensar el partido con un volante por un delantero, pero de entrada Reynoso se hizo cargo de un tiro libre y, sin altura que valga, clavó el 2-0 que hasta hizo saltar a De Rossi del banco con el puño apretado. Justo Bebelo, que no había aparecido en el PT y estaba para salir...

Después, todo fue manejar la pelota y jugar contra un rival golpeado, que parecía el visitante en la altura, que no presionaba, que se equivocaba y que sólo se acercaba con jugadas un tanto sucias. Manejarlo con Marcone y Capaldo, con Mac Allister. Y seguir buscando por el centro, siempre por el centro, por donde Wanchope estaba listo para acelerar y volar. Y las veces que a Liga se le dio, Andrada demostró que es un arquerazo, que está siempre atento para salir rápido, cortar y atorar al rival.

El gol que se perdieron entre Capaldo, Salvio y Abila, en una contra de tres contra uno, y después Reynoso y Salvio por una posición adelantada no impidieron la goleada. Boca siguió en pie, siguió latiendo y Wanchope, que parecía que no daba más, ganó la posición y lo hizo posible con la ayuda de Caicedo. ¡Histórico triunfo después de 54 años en Quito! ¡Histórica goleada!

Una gran actuación que deja a Boca en las puertas de las semifinales después de la revancha del miércoles próximo en la Bombonera. Una semi en la que podría enfrentar nada menos que a River...

Mirá los goles:

Fuente: Olé.


Lo más leído