WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Por la inflación y paritarias

El Ministerio de Economía adelanta la suba del piso en Ganancias

Se actualizará en mayo o junio para evitar que paguen el impuesto 1,3 millones de empleados. El nuevo monto lo anunciará el Presidente.

Para evitar un aumento en la cantidad de trabajadores que pagan el impuesto a las Ganancias, el ministro de Economía, Martín Guzmán, decidió adelantar la suba del piso del mínimo no imponible, que hoy es de $225.937 brutos. El incremento estaba previsto para enero del 2023, pero después del pedido público y la presión de Sergio Massa se decidió anticiparlo a mayo o junio de este año.

Los especialistas coinciden que la medida implica una merma en la recaudación de Ganancias pero hasta anoche no tenían medido el impacto. En Economía, en tanto, aseguraron que no afectará el acuerdo con el Fondo.​

El secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, confirmó la medida y la comparó con el aumento por decreto en septiembre pasado, que llevó el piso salarial de $150.000 a $175.000 brutos. “Aca sería lo mismo, el mínimo que se va a dar en enero de 2023, lo adelantaríamos 6 o 7 meses“, dijo este domingo en el programa de “¿Cómo la ves?” en radio Futurock.

El mínimo no imponible se actualiza una vez por año por la evolución de las remuneraciones de los trabajadores estables (RIPTE). Como entre octubre de 2020 y 2021 el índice subió 50,5%, el sueldo a partir del cual se paga Ganancias subió a $ 225.937 para el año fiscal vigente. El próximo aumento debía ser en enero de 2023 en función del ajuste del RIPTE entre octubre de 2021 y 2022.

Pero por la aceleración de la inflación y el adelantamiento de las paritarias, el piso salarial se atrasó y comenzaron a pagar el impuesto asalariados que estaban excluidos. En ese marco, Massa le solicitó el viernes a Guzmán en una carta que suba la remuneración mínima gravada a $ 265.000 brutos mediante la facultad delegada por el Congreso el año pasado.

El ministro dijo que era “una obviedad” la actualización de dicho parámetro en función de la evolución de los precios, que este año superaría el 65%, según las consultoras. Y este domingo Arias dio más precisiones, aunque sin detallar cuál será el nuevo valor del mínimo a partir del cual se empezará a pagar el gravamen. La idea es que lo anuncie el Presidente próximamente.

En los últimos días, hubo dos datos que encendieron las alarmas en el Frente de Todos. Según un informe oficial, que aparentemente circula en despachos de AFIP y Economía, el universo de trabajadores alcanzados por el tributo pasó de 740.000 en febrero a 790.000 en marzo y 850.000 en abril. Es decir, un aumento de 110.000 personas (un 15%) en solo dos meses.

El otro número que preocupa es que la desactualización de hecho de la reforma del año pasado, que permitió excluir a 1,5 millones de trabajadores del impuesto (pasaron de 2,3 millones de en 2020 a 950.000 en 2021). De mantenerse sin cambios el esquema vigente, el tributo podría impactar sobre 1,3 millones de personas a fines de 2022, un 36% más que en 2021.

“Lo que sucede es que ese ajuste (el del RIPTE) se hace para atrás, entonces cuando hay un crecimiento mayor al esperado los próximos meses en los salarios, puede ser que aumenten los trabajadores que pagan Ganancias, nosotros no queremos que aumenten“, reconoció Arias.

De esa manera, Guzmán optó por hacerle un guiño a los trabajadores de salarios medios y altos, en medio de los embates del kirchnerismo contra el programa económico, que lo llevaron a criticar algunas de las políticas del gobierno de Cristina Kirchner. Y en un escenario de crecientes presiones del ala política para aliviar los ingresos, una estrategia a la que ahora se sumó Massa.

El Gobierno dispuso un refuerzo desde mayo de hasta $18.000 para trabajadores informales y jubilados, y anticipó a junio el salario, mínimo, vital y móvil (SMVM), dos cuestiones reclamadas por La Cámpora. Ese sector también presentó un proyecto para crear un salario básico universal y una moratoria previsional para personas sin años de aporte suficientes para cobrar una jubilación.

El jefe de Hacienda no estaba al tanto de la mayoría de las iniciativas impulsadas en las últimas semanas por la bancada oficialista. Pero en su entorno niegan que las medidas que empezó a tomar ahora, como el reajuste en Ganancias, sean un acto reflejo. “No todo lo que hace es porque lo pide el ala política, el bono que se va a pagar ahora, por ejemplo”, señalaron.

Mientras todavía no se conoce la postura del ministro sobre el salario universal, en su cartera creen que las últimas decisiones no afectarán los compromisos con el FMI, una de las principales banderas que muestra en sus reuniones con empresarios. Por el contrario, dicen estar de acuerdo con buena parte de los proyectos legislativos y aseguran que “no hay un desvío de las metas“.

Para los especialistas, el anticipo del incremento del piso previsto en Ganancias es insuficiente. Es que si se toma la evolución del RIPTE desde octubre pasado a marzo de este año, el sueldo mínimo gravado debería aumentar en torno a $ 280.000 brutos. Y si se hace el cálculo hasta mayo, el piso debería superar los $ 310.000.

Fuente: Clarín

Lo más leído