WhatsApp de Publicidad
Seguinos

LEGISLATURA BONAERENSE

En la Provincia presentaron un amparo a favor de las clases presenciales

El bloque de legisladores provinciales de Juntos por el Cambio se sumó a la estrategia judicial que emprendió el jefe de Gobierno porteño y varios intendentes.

Los diputados provinciales de Juntos por el Cambio se sumaron a la estrategia judicial del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, e intendentes como Jorge Macri (Vicente López) y Gustavo Posse (San Isidro) para revertir la suspensión de las clases presenciales dispuesta por los Gobiernos nacional y provincial como parte de las medidas para frenar la segunda ola de coronavirus.

En concreto, los legisladores opositores Daniel Lipovetzky, Diego Rovella y Emiliano Balbín junto a padres y madres presentaron un recurso de amparo ante la Justicia platense para que el Gobierno bonaerense restablezca el dictado de clases presenciales en todos los establecimientos educativos, que según los decretos nacionales y provinciales se suspenden desde el 19 al 30 de abril.

“Ante la repetición de errores y fórmulas que no funcionaron en 2020 por parte del Presidente y del Gobernador, me veo en la obligación moral, no solo como funcionario público, sino también como padre, de presentar un recurso de amparo para defender el Derecho Humano a la Educación”, sostuvo Lipovetzky.

El amparo presentado este sábado, en línea con los ya ejecutados por otros referentes de Juntos por el Cambio y algunos grupos de padres y madres, solicita que “hasta tanto se resuelva la cautelar se ordene la continuidad de las clases presenciales” y de fondo reclama que la Provincia “restablezca el dictado de clases” adentro de las aulas de las escuelas bonaerenses.

“La experiencia del 2020 nos demostró que la virtualidad no es suficiente, ni satisfactoria. La falta de presencialidad ocasiona un grave perjuicio a los niños, niñas y adolescentes, sumado a que, no hay datos científicos ni epidemiológicos que justifiquen la no presencialidad”, agregó el diputado Lipovetzky.

En la presentación judicial se remarca que quedó “sobradamente demostrado que la presencialidad de los alumnos en las aulas no constituye un foco de infección preponderante, por lo que limitar dicha posibilidad es una medida arbitraria sin sustento científico” y cita un estudio de UNICEF que demostró que “no existe una relación directa” entre la apertura de escuelas y la tasa de contagios.

El amparo también sostiene que “ninguna de las medidas educativas (que tomaron los Gobiernos nacional y provincial) apuntan a aumentar la inversión educativa”, afirma que “tampoco se han llevado adelante capacitaciones docentes y simulacros de aparición de casos” y que “la distribución de material didáctico es desorganizada y aleatoria”.

Fuente: Diputados Bonaerenses

Lo más leído