WhatsApp de Publicidad
Seguinos

estaban amenazadas para que no hablen

Desgarrador testimonio de la mamá de una de las víctimas de abuso en Punta Alta

Romina afirmó que tanto su hija de diez años como su sobrina de ocho fueron víctimas de los ataques sexuales por parte de los detenidos.

Romina tuvo la entereza para revelar en LA BRÚJULA 24 la difícil situación que tuvieron que vivir tanto su hija como su sobrina luego de la cruel denuncia de abuso sexual que se diera a conocer durante el último fin de semana y que conmociona a Punta Alta.

En el programa "Vive Cada Día" sostuvo que "el 27 de marzo llegué de trabajar junto con uno de los acusados, que es mi hermano. Vi a mi sobrinita de 8 años salir asustada, pero pensé que era algo normal. Se fue con la mamá y cuando mi hermana regresó, me llamó para hacerme escuchar a la nena que me empezó a contar las cosas que le hacían los dos tíos".

"Incluso, mi hija ratificó los hechos, pese a que tanto ella como su primita estaban amenazadas de que si no guardaban el secreto, iban a matar a toda la familia", enfatizó la mujer, al tiempo que agregó que toda la pesadilla comenzó antes de las Fiestas de fin del año pasado.

Y prosiguió con la crónica del momento en el que ambas nenas vencieron el miedo y se animaron a contar los aberrantes hechos: "Mi hija se largó a llorar y me reveló que su prima no mentía mientras me abrazaba. De los nervios salí corriendo a buscarlo".

"Nosotros no tenemos nada que ver con la aparición de este hombre atado de pies y manos. Solo pedíamos que la Justicia los detenga lo antes posible. Sabemos cómo es él y que se ató por su cuenta a propósito", enfatizó en otro segmento de la entrevista radial. Cabe recordar que ambos se negaron a declarar.

Por último, agregó: "El día después de que radicamos la denuncia, a mi hija la atendió el médico forense que me envió al Penna para que le realicen análisis de sangre. Luego le colocaron tres inyecciones y le suministraron dos antibióticos, además de un jarabe. Las chicas ahora están con contención, ni siquiera puedo ir a trabajar porque ella no me deja salir de casa del susto".

Lo más leído