WhatsApp de Publicidad
Seguinos

SE DIJO EN LA BRÚJULA 24

De recepcionista en la guardia del hospital a manejar ambulancias

Gabriela recordó cómo fue el momento en que decidió "ser más protagonista". Y dijo que "es un orgullo porque cuando manejo lo hago para salvar vidas". Una historia de constancia y superación.

La historia de Gabriela Fernández es un reflejo de perseverancia y superación, más allá de los prejuicios que aún hoy pueden resultar comunes.

Desde hace un tiempo, ella decidió hacer más. Mucho más. Y fue así que pasó de ser recepcionista en la guardia del Hospital Municipal -tarea que igual sigue haciendo- a manejar una ambulancia.

"Es un orgullo porque vas a salvar una vida, la adrenalina y la motivación que siento es una felicidad enorme. Por ahora hago reemplazos hasta lograr la titularidad", contó en diálogo con LA BRÚJULA 24.

Y agregó: "en la guardia empecé a ver el movimiento que hay todos los días y dije que quería ser más protagonista de las historias que pasan afuera, ser más participativa y estar en el momento justo que una persona necesita tu ayuda".

Respecto del trabajo y de los prejuicios, comentó que "esto no es manejar y listo, arriba de la ambulancia somos todos un equipo y trabajamos a la par, aparte de la responsabilidad de llevar al paciente lo más rápido posible".

Por otra parte, sostuvo que muchas veces los conductores no respetan como deberían. "Tenés que maniobrar muchísimo, se vive un estrés tremendo, es un trabajo complicado. A veces la gente siente una sirena y siguen como si nada".

"Jamás pensé que me iban a recibir tan bien, tengo una admiración por todos y cada uno de los que están siempre arriba de las ambulancias. Es fundamental el apoyo del grupo, a cada instante me están ayudando", cerró.


Lo más leído