WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Se encuentra en Washington

Batakis se reúne con el FMI y con un funcionario clave de EE UU

Con un ojo en el mercado cambiario, la ministra de Economía buscará apoyo del FMI y se verá con David Lipton. En Buenos Aires, el dólar libre abrirá a $338 y hay expectativa por nuevas medidas.

La ministra de Economía Silvina Batakis comenzará esta mañana en Washington su agenda de reuniones que incluirá encuentros con funcionarios del FMI, del Banco Mundial, el BID, inversores, analistas y fondos de Wall Street, y ejecutivos de algunas de las firmas norteamericanas más importantes con presencia en la Argentina. Su viaje, que durará hasta el martes, estará enmarcado en la crítica coyuntura cambiaria, con un dólar paralelo que aumentó 85 pesos hasta $338 desde su llegada al Palacio de Hacienda hace veinte días.

Batakis llegó a la capital norteamericana ayer cerca de las 14 junto a su única acompañante, la viceministra y secretaria de Política Económica Karina Angeletti. Por la tarde tuvo un primer contacto con los funcionarios de la embajada argentina para preparar la apretada agenda de los dos días que tendrá como duración la misión, y por la noche tuvo una recepción y cena en la sede diplomática.

El lunes la agenda comenzará con un primer encuentro con miembros del departamento del Tesoro de los Estados Unidos que comanda Janet Yellen. Batakis tendrá una reunión con David Lipton, uno de los asesores más importante del gabinete de Yellen, con Michael Kaplan y Andy Baukol, dos funcionarios que siguen de cerca la agenda internacional del Tesoro norteamericano y con vínculos con el directorio del Fondo Monetario Internacional.

Tras esta primera parada, continuará la agenda con un primer contacto con el FMI que incluirá una reunión con Kristalina Georgieva y funcionarios técnicos que siguen el caso argentino. La reunión con la máxima funcionaria del Fondo Monetario estará enmarcada en el contexto crítico que afronta la conducción de la política económica: la presión de los dólares paralelos, la pérdida de reservas del Banco Central, una nueva aceleración del ritmo mensual de inflación que vuelve a dejar a las tasas de interés en pesos en terreno negativo y en la perspectiva de una poda de gasto público para la segunda mitad del año, luego de un primer semestre en que las erogaciones crecieron un 11% en términos reales y ponen en duda la posibilidad de cumplir la meta fiscal pactada con el FMI.

La hoja de ruta seguirá con un almuerzo en la sede de esa institución, en la calle 19 de la capital estadounidense. Ese primer día de misión oficial tiene en la hoja de ruta luego un encuentro con dos funcionarios del Banco Mundial: Axel van Trotsenburg, director gerente de operaciones, y con Jordan Schwartz, director del organismo para Argentina, Paraguay y Uruguay.

Tanto con el Banco Mundial como con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Batakis tendrá en agenda la cuestión de los desembolsos de organismos internacionales. Se trata de un elemento decisivo incluido en el acuerdo con el FMI como parte de las posibilidades del Banco Central de acumular reservas a lo largo del año. Según explican en el Gobierno argentino, parte de esos envíos de las entidades bilaterales está demorado.

El martes en la residencia del embajador Jorge Argüello habrá un desayuno con inversores. También aparece en la agenda un encuentro con funcionarios de la Cámara de comercio estadounidense-argentina y por último una reunión con ejecutivos de cuatro empresas norteamericanas con presencia en la Argentina: Chevron, General Motors, Amazon y Google. Después de esta última actividad Batakis regresará a Buenos Aires.

El viaje de Batakis tendrá algunos elementos de contexto especialmente difíciles: a la distancia, monitoreará la actividad en el mercado financiero y la respuesta de los tipos de cambio paralelos y la cotización de los activos argentinos, que marcan mínimos desde la reestructuración de la deuda con los tenedores privados y con picos de riesgo país. El miércoles, además, tendrá lugar la licitación de deuda en pesos en la que la Secretaría de Finanzas buscará cubrir vencimientos por $310.000 millones.

Las reservas del Banco Central siguen siendo tema de preocupación en el Poder Ejecutivo. En lo que va de julio el BCRA perdió gran parte del camino de acumulación de reservas netas que había concretado hasta fines de junio para cumplir con la segunda meta trimestral con el FMI. Por un lado, cedió casi USD 1.000 millones por intervenciones en el mercado de cambios y tuvo que pagar en las primeras tres semanas de julio otros USD 1.500 millones para importar energía. Entre el viernes y el lunes próximo, además, deberá destinar unos USD 950 millones que el organismo había girado hace algunas semanas para pagar intereses del préstamo Stand By de 2018.

Fuente: Infobae

Lo más leído