WhatsApp de Publicidad
Seguinos

La palabra del fiscal Ulpiano Martínez

“Estamos observando una mini cartelización de la droga en Bahía”

Los detalles de la resonante causa Vidal Ríos. Cómo operaba la banda. El rol de la madre. Expectativa de pena. Y el miedo de los vecinos a denunciar ante el avance del narcotráfico en la ciudad. “Necesitamos que la gente confíe en nosotros”, señaló.

El fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez dialogó esta mañana con el equipo del programa “Bahía Hoy”, que se emite por La Brújula 24, en relación a la resonante causa Vidal Ríos.

“Finalmente se logró dar con él –Adrián Vidal Ríos– después de varios meses en los que se mantuvo prófugo. La causa original fue elevada a juicio hace varios meses. Y cuando requerimos dicha elevación a su vez estábamos tramitando otra más para investigar el presunto lavado de activos, investigación en la que ayudó un departamento específico de la Policía de Buenos Aires, que ya lo hizo en otras causas como la de Suris”, relató el profesional.

Y agregó: “A partir de eso, y de información que hemos recabado, pudimos establecer esta hipótesis –la flota de autos– y requerimos el viernes a la juez la indagatoria de los Vidal Ríos. Pedimos la detención y que se anote a ambos detenidos en esta causa nueva. Allí es donde nosotros describimos lo que entendemos son todos bienes incorporados al patrimonio de los Vidal Ríos obtenidos con ingresos que no son legales”.

“Entendemos que los imputados no tienen la capacidad económica para adquirir esa cantidad de autos. Algunos están a su nombre o informalmente con una autorización. Lo que permitió a los peritos determinar esta relación de propiedad es los seguros que contrataba respecto de los mismos”, consideró.

La organización. “Está casi toda la familia involucrada. Eso lo habíamos establecido y es lo que sostuvimos en el requerimiento, una división clara de roles. Una cúpula que se encargaba de la toma de decisiones donde ubicamos a la mamá y a los hermanos, luego una franja intermedia que eran los que tomaban los pedidos y por debajo una estructura de punteros que son los que vendían al menudeo la droga. Fue una investigación que llevó el comisario Díaz Aguirre, tenemos escuchas y testigos de identidad reservada”.

La historia. “Fue una investigación compleja que requirió mucho tiempo, por los recaudos que se tomaban para caer en cualquier incursión ajena a la organización. Había un hermetismo muy grande en el barrio, con la gente atemorizada. Seguimos insistiendo que el que tenga datos, sobre esta o cualquier otra causa nos informe, nosotros tenemos herramientas para velar por su seguridad. Las denuncias son anónimas. En estos casos donde tenemos grupos que están asentados en determinadas zonas, hay mucho miedo y la gente no se anima. Esto nos ocurrió en la causa Vidal Ríos, pero logramos incorporar algunos elementos”.

“Estamos viendo desde hace tiempo que hay una organización o mini cartelización en Bahía Blanca con respecto a la droga, y para evitar esto necesitamos que la gente confíe en nosotros y que nos arrimen cualquier dato”.

Expectativa de pena. “Para los hermanos y su mamá hemos seguido con la calificación que les dio el juzgado, que es la del Artículo 7, una figura agravada de los organizadores de la banda. Y a su vez, esta calificación se agrava con el Artículo 11 porque es en forma organizada. Nos da un monto punitivo bastante alto, de mínima tenemos de 8 a 26 años haciendo un cálculo rápido”. “Ahora se acumularía esta causa de lavado que prevé una pena de 3 a 10 años, que por eso yo he pedido que se los detengan y tenerlos vinculados a esta causa también”.

“Al resto los hemos encuadrado como comercio de estupefacientes, pero agravado por el concurso de 3 o más personas”.

La madre. “Es la que dirigía y administraba el dinero, comandaba la organización desde la cúpula. La prueba que hemos colectado nos indica un rol por parte de ella de coordinación, intermediación entre los hermanos, administración de dinero, un rol en nuestro criterio bastante importante”.

Lo más leído