WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Según el indec

Más del 70% de los hogares se endeudó o redujo consumos

Son de Capital Federal y el Conurbano, pero se pueden trasladar al resto del país. La proporción crece al 78% si se toman en cuenta las familias cuyo jefe o jefa tiene el nivel educativo más bajo

De acuerdo a los últimos datos oficiales, la tasa de pobreza en la zona metropolitana, la más poblada el país, fue del 44,3 por ciento en el segundo semestre del año. La economía se desplomó en 2020 un 9,9 % por los efectos de la pandemia.

El 70,6 por ciento de los hogares del Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) se endeudó, generó nuevos ingresos, utilizó ahorros o vendió alguna de sus pertenencias y/o redujo el consumo de al menos un alimento el año pasado para hacer frente al impacto de la pandemia de coronavirus. Así lo publica el diario El Día de La Plata, en base a un relevamiento realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Aunque no hay datos del resto del país, se pueden analizar situaciones similares.

De ese porcentaje, el 46 por ciento de los hogares implementó dos o más de esas medidas durante la pandemia, siendo el uso de ahorros o venta de pertenencias la más utilizada (44,7 por ciento), seguida por el endeudamiento (41,5 por ciento de los casos).

La proporción crece del 70,6 al 78 por ciento si se toman en cuenta solo los hogares cuyo jefe o jefa tiene el nivel educativo más bajo.

Las cifras están contenidas en la segunda parte del “Estudio sobre el impacto del COVID-19 en los hogares del Gran Buenos Aires (GBA)”, realizado entre agosto y octubre del 2020 y difundido ayer.

El resultado del informe mostró también que el 81,1 por ciento de los jefes y jefas de hogar asalariados de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense que mantuvieron en pandemia su puesto de trabajo previo lograron sostener su nivel de ingresos.

No obstante, mientras que para los jefes y jefas registrados esa situación alcanzó al 83,8 por ciento de las consultas, en el caso de los no registrados el porcentaje descendió al 67,2 por ciento.

AYUDA ESTATAL

Por otro lado, el trabajo indicó que en el 48 por ciento de los hogares al menos uno de sus miembros recibió alguna transferencia estatal nueva.

Así, incluyendo a los hogares que recibían prestaciones previas, la cobertura estatal alcanzó al 72,6 por ciento del total, según el informe oficial.

En este punto, se supo que el 68,3 por ciento de los hogares con jefe o jefa asalariado no registrado recibió las prestaciones implementadas a partir de la pandemia en mayor proporción, superando en poco más de 20 puntos a la cobertura de los hogares con jefes y jefas asalariados registrados.

En el caso de los hogares con jefas y jefes que trabajaban de manera independiente y no realizaban aportes, las medidas nuevas cubrieron al 63,9 por ciento, lo que supera en 26,3 puntos porcentuales la cobertura de los hogares con jefes y jefas trabajadores independientes que realizaban aportes.

Las prestaciones nuevas a las que se hace referencia comprenden al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE); a los bonos para jubilados o pensionados y para los trabajadores de la salud o fuerzas de seguridad; y al cobro de salario a través del ATP (Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción).

EL MERCADO LABORAL

Respecto al mercado de trabajo, el 59,7 por ciento de los jefes y jefas declaró que mantuvo el mismo empleo, mientras que el 27,7 por ciento que no tenía trabajo remunerado (no participaba del mercado de trabajo o no estaba ocupado), siguió sin tenerlo.

Del total de jefas mujeres consultadas, un 36,4 por ciento declaró no tener empleo al momento del relevamiento, mientras que entre los jefes varones ese porcentaje fue del 20,7 por ciento.

Asimismo, de los jefes y jefas que respondieron haber tenido cambios laborales, un 6,7 por ciento tenía trabajo y lo perdió durante la pandemia; un 4,4 por ciento continuó ocupado, pero cambió de empleo, y un pequeño porcentaje que no tenía ocupación previamente, la obtuvo durante la pandemia.

El relevamiento del Indec se desarrolló entre agosto y octubre de 2020 en el Gran Buenos Aires (GBA) y se realizó a través de llamadas telefónicas a los hogares, obteniendo un total de 2.139 respuestas.

“Se trata de una muestra no probabilística, debido a que no se hace una inferencia a la población, sino que los resultados obtenidos reflejan exclusivamente la situación de los hogares entrevistados”, aclaró el organismo.


Lo más leído