WhatsApp de Publicidad
Seguinos

temporada alta de denuncias

Por qué la fumigación de moscas y mosquitos en Bahía no es tan efectiva

El titular de Gestión Ambiental, Matías Insausti, admitió que los últimos días de fuerte viento, el veneno se voló. Y no descartó realizar la fumigación aérea.

Matías Insausti, titular del área de Gestión Ambiental, detalló esta mañana en LA BRÚJULA 24 los arduos trabajos que vienen realizando desde el municipio para evitar que proliferen tanto las moscas como los mosquitos por la ciudad, en una época del año donde la situación se torna recurrente.

“Seguimos fumigando y el viento fuerte que hemos tenido estos días hizo que el veneno se termina volando. Tratamos de no desperdiciarlo, salimos igual, pero no hace efecto con las ráfagas. La micro gotita no llega a tomar contacto con el mosquito y no lo mata”, expuso Insausti, en su charla con el periodista Germán Sasso.

En esa misma dirección, sostuvo que “las herramientas que tenemos son esas y es imposible que no se disperse la fumigación. El veneno mantiene cierta población. Si el vector está oculto entre pastizales o debajo de las plantas, logra sobrevivir. Sin embargo, un gran porcentaje lo voltea. Lo que combatimos es la sobre población”.

“Todo lo que es centro de manzana es difìcil llegar desde nuestras camionetas. Por eso le pedimos a la gente que fumigue el fondo de los patios. Hay venenos que se venden en ferreterías o supermercados que sirven. Se puede pulverizar en plantas, césped o lugares reparados”, recalcó el funcionario, en otro segmento de la entrevista radial.

Sobre el comportamiento de los vectores, recalcó que “las moscas se acercan cuando hay materia orgánica o basura en descomposición. También si hay restos de poda. El mismo veneno que mata al mosquito, es el que extermina a la mosca”.

“La camioneta que fumiga genera micro gotas que se mantienen en el aire que, cuando tiene contacto con un insecto, lo voltea. Hoy tenemos cuatro vehículos, con una quinta que vamos a empezar a utilizar pronto. Salen al atardecer, hasta las 4 de la mañana, de lunes a lunes. Y los viernes fumigamos parques y plazas”, señaló.

Por último, Insausti destacó que “la fumigación aérea nos permitiría llegar a los centros de manzana, pero el problema es el elevado costo. Es algo que tenemos en carpeta si la situación se complica, tal como ocurrió el año pasado. La mayor cantidad de denuncias llegan desde la periferia”.

Lo más leído