WhatsApp de Publicidad
Seguinos

se dijo en la brújula 24

Le usurparon una pensión y asegura: "Destruyeron todo"

El propietario del inmueble, que está ubicado en Chiclana al 1700, contó que un grupo de personas se apoderó de su comercio y que, incluso, más gente se fue agregando a la toma. "Hice más de ocho denuncias pero nadie hace nada", señaló.

Hernán es un vecino bahiense que desde hace siete meses está viviendo una pesadilla. Tal como él mismo relató, producto de mucho sacrificio y trabajo logró levantar un hospedaje en Chiclana al 1700, pensando en contar con un ingreso extra a su habitual trabajo en la construcción. Pero todo se desmadró.

Desde el inicio de la cuarentena, los inquilinos dejaron de pagarle. Pero eso no es todo. "Hice una carta abierta, la publiqué en las redes sociales porque estoy desesperado, me robaron mi negocio, es un hospedaje que montamos en 2019, y cuando empezó la pandemia los seis que estaban alquilando decidieron dejar de pagar, sintieron que tenían ese derecho".

"Desde entonces están metiendo más gente y usaron el lugar para hacer reuniones, fiestas y asados durante toda la cuarentena. Debo tener hechas como 8 denuncias, pero la policía me agredió a mí. Es el mundo del revés, los delincuentes robando y la policía atacándome a mí", relató indignado en LA BRÚJULA 24.

Y agregó: "En su mente ellos sienten que tienen derecho de estar ahí, yo intenté en el inicio que no me destrozaran el lugar, entiendo la situación particular, pero les pedí que no trajeran gente de afuera. En una habitación que son para dos personas se juntaban 15. Los chicos que trabajan conmigo están de testigo".

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es fd023475-69ab-4029-a2f3-fdfc6fb7a9ca-1.jpg

Y definió la estructura que es de su propiedad y espera, poder recuperar en algún momento no muy lejano. "Es un hospedaje de calidad, una casa vieja que se recicló a nueva, cloacas y electricidad, los calefones, pisos, baños, todo. Entonces esta gente está de fiesta, son gente que trabaja de manera informal, la ley los defiende, cobran ayudas del gobierno".

"Nosotros veíamos que estaban reunidos, hacíamos la denuncia en la comisaría Cuarta y se nos reían en la cara. La habitación la pinté a inicios de año, yo tengo pruebas, subí las fotos cuando terminé de arreglar todo, a esta gente se les dio un lugar recién arreglado, impecable", argumentó.

Y se lamentó por "el sacrificio descomunal que llevó poner un negocio, dejarlo lindo, pedir los permisos, para que vengan y lo destrocen todo. Que vayas a un juzgado y te digan que no moleste más y contrate un abogado. Yo pago para mantener mi negocio y los delincuentes me lo roban. Yo me dedico a trabajar todo el día, no tengo ganas de estar dando notas".


Lo más leído