WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Se reunirá con sus pares de las provincias

Trotta planteará a las provincias dar comienzo a actividades educativas no escolares

La idea es revincular a los alumnos con más problemas educativos, y a quienes están terminando la primaria y la secundaria.

Si bien todavía están en plenas negociaciones, en el Ministerio de Educación nacional ya tienen el borrador con lo que finalmente presentarán este martes, a partir de las 18, en la reunión con los 24 ministros de educación de las provincias.

Y ese borrador tiene dos líneas principales: por un lado, actividades “no escolares” -o bien, “actividades educativas y culturales”- que las jurisdicciones podrán hacer en clubes u otros espacios para revincular a los alumnos con más problemas educativos, y sumados a ellos los que están terminando la primaria y la secundaria. Esas actividades serán "a la medida" de cada jurisdicción.

El segundo gran capítulo de ese borrador es la presentación del “indicador epidemiológico objetivo” que permitirá orientar a las autoridades de ciudades de más de 500 mil habitantes sobre los riesgos de la vuelta a clases presenciales. Ese indicador será una suerte de "semáforo" que les indicará a gobernadores e intendentes cuándo podrán avanzar en el regreso progresivo y escalonado a las clases presenciales. Habrá una escala de tres posibilidades: riesgo alto, moderado y bajo.

Todo esto está en plena negociación en estos momentos entre el Gobierno nacional y las provincias. La intención del Ministerio de Educación nacional es que, una vez presentadas estas líneas generales, sean los gobernadores quienes tomen la decisión sobre qué pasos dar. Y eventualmente paguen el costo político si las cosas no salen del todo bien.

Las actividades "no escolares"

Las “actividades no escolares” que anunciarán hoy están enmarcadas en el “programa Acompañar”, que el Ministerio de Educación presentó a mediados de septiembre. El objetivo de esa iniciativa oficial es “acercar herramientas y contención a aquellas niñas, niños y adolescentes que hayan interrumpido el vínculo con la escuela para su reinserción escolar”.

Este lunes, y ante la presión de diferentes dirigentes políticos -entre ellos Sergio Massa- el Ministerio de Educación emitió un comunicado en el que informa que se sumarán “los alumnos que finalizan ciclo (primaria o secundaria) según lo determina la priorización del regreso aprobado por el Consejo Federal de Educación, que también ha previsto un módulo especial entre febrero y abril para los estudiantes que finalicen la secundaria”.

Precisaron que se trata de actividades artísticas, deportivas, recreativas, entre otras. También hablan de "habilitar actividades en las escuelas con estudiantes del último año de primaria y secundaria junto a sus familias".

La idea del Gobierno es que esas actividades sean “no escolares”, es decir sin la presencia regular de docentes, y en lo posible que no sea dentro de una escuela. Por eso se está pensando en que las autoridades provinciales y municipales encuentren otros espacios más abiertos, como pueden ser clubes.

La propuesta no deja de tener similitudes con la presentada por el Gobierno de la Ciudad para revincular a los 6.500 alumnos porteños que perdieron vínculo con la escuela. La última propuesta del gobierno de Larreta fue un protocolo para que esos chicos tengan apoyo escolar en los patios de las escuelas. Sin bien ya venció el tiempo previsto para su aprobación, desde el Gobierno nacional reconocen que “no hubo una respuesta formal”. Dicen que eso dependerá de los “indicadores epidemiológicos objetivos”.

Los indicadores epidemiológicos

Estos indicadores son, precisamente, la segunda pata de la presentación que hará este martes el ministro de Educación Nicolás Trotta ante sus pares provinciales. La elaboración de un indicador objetivo surgió a partir de una sugerencia de la infectóloga y pediatra Angela Gentile, que es jefa del Departamento de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y forma parte del Consejo que asesora al Presidente.

A partir de esa recomendación se puso a trabajar el Comité “ad hoc” del Ministerio de Educación que analiza el regreso a las clases y allí se decidió avanzar con la adaptación a la Argentina de los indicadores del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. Es una agencia gubernamental que hace recomendaciones sanitarias, que cada distrito escolar de ese país puede seguir, y que allí no son obligatorios.

Los parámetros de esa agencia gubernamental estadounidense están divididos en tres “indicadores principales”, que son la cantidad de casos nuevos cada 100.000 personas en los últimos 14 días, el porcentaje de tests PCR positivos (positividad) en ese periodo y la capacidad de cada una de las escuelas para implementar cinco estrategias claves de mitigación del virus: uso correcto de barbijo; distanciamiento social; higiene respiratoria y de manos; limpieza y desinfección; y la capacidad de rastrear contactos.

Todo esto, más otros “indicadores secundarios” (como el índice de reproducción del virus “R” o la ocupación de camas en los hospitales, entre otros) "se meten dentro de una coctelera" y sale como resultado si el riesgo de las clases presenciales en un distrito o colegio determinado es bajo, menor, moderado, mayor o alto. Una escala de cinco posibilidades, que en la Argentina serán tres: bajo, moderado y alto.

(Fuente: Clarín)


Lo más leído