WhatsApp de Publicidad
Seguinos

kicillof en la brújula 24

“Lo de la oposición es gataflorismo, dicen que no aunque estén de acuerdo”

El gobernador evaluó las últimas medidas, destacando el avance de la inmunización para mejorar la situación sanitaria: “Vamos a dedicarnos a reconstruir lo que la pandemia y Macri destruyeron”.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, conversó en extenso esta mañana con LA BRÚJULA 24, en la cuenta regresiva para las elecciones legislativas del 14 de noviembre, donde su espacio político buscará revertir los resultados de las PASO y apuntó contra sus adversarios: “Lo de la oposición es gataflorismo, dicen que no aunque estén de acuerdo”.

“En este momento tenemos de 12 millones de personas arriba de 18 años, a 11 millones 430 mil vacunados con una dosis y con el esquema completo son 8 millones 600 mil. Estamos vacunando también a pibes y pibas de 17 años y pronto comenzaremos con los de 16. La inmunización sigue marchando a gran ritmo, lo cual explica la caída de los casos, que hizo que cambie la situación sanitaria”, mencionó Kicillof, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Y explicó que “somos una provincia de 17 millones de personas y hoy se están registrando 500 contagios diarios, cuando habíamos tenido picos de 12 mil. La reducción ha sido muy fuerte. Había dudas por las variantes más contagiosas, pero gracias a las cuarentenas estrictas para quienes ingresaban al territorio bonaerense y la aceleración en la aplicación de las dosis, evitamos que se infecten muchas personas que hoy tienen esquemas completos. Por eso se están abriendo muchas actividades, algo que no es producto de las elecciones, sino por la caída de los casos. Si estos suben, se limita la circulación, de lo contrario se recuperan actividades”.

“Anoche estuvimos con representantes de asociaciones de discotecas, hablando del regreso gradual a la actividad. La forma de estar protegido es la vacuna, la cual es libre para mayores de 18 años con primera dosis y en los próximos 15/20 días lograremos el esquema completo. Mostrando el certificado de vacunación y con un aforo del 50% se podrá ingresar a locales bailables, lo que nos da un alivio y satisfacción enorme, sabiendo que poder reabrir era algo muy esperado. Más allá de cada uno de los rubros que se va abriendo, lo que hay que ir recobrando son los niveles de ocupación y actividad que dependen pura y exclusivamente de la condición sanitaria, que a su vez está ligada a la vacuna”, dijo el primer mandatario bonaerense.

En esa dirección, Kicillof diferenció que “en Europa y Estados Unidos hubo una tercera ola y en España hasta una quinta. Nosotros tuvimos una ola en 2020, un pequeño rebrote en el verano y la segunda este año que fue mucho más fuerte, aunque con mayor inmunización. Los contagios de los vacunados son mucho menores y la gravedad de la enfermedad es más leve. Hoy tenemos un medio científico para cuidarnos y protegernos de manera masiva”.

“Había diarios porteños que hablaban de que los mayores de 60 recién se iban a vacunar el año que viene. Eso cambió radicalmente la situación sanitaria, somos el país número 18 en cantidad de dosis recibidas y aplicadas. Hay naciones más pequeñas que tienen la misma cantidad de habitantes que municipios de la provincia”, aseveró, en otro segmento de la entrevista radial.

Sobre los números de la reciente compulsa en las urnas, consideró: “No soy sociólogo ni psicólogo, pero votamos en un momento muy delicado, cuando la pandemia no concluyó y la reactivación aún no empezó. Por eso hay varios motivos ciertos, reales y entendibles de malestar. La elección en números fue muy parecida a las PASO de 2017. Terminando la vacunación, se disipará la pandemia y surgirán sus consecuencias”.

“Necesitamos mostrar el proceso de reactivación, con un Estado cercano y presente. Por eso lanzamos medidas, no por un fin electoral, sino porque no hay contagios, porque estimular la economía cuando no se pueden abrir las actividades es muy complejo. Como sociedad tenemos que encarar un proceso de reconstrucción, luego de los estragos que hizo el Covid, hubo países que se quedaron sin camas ni atención médica, algo que no ocurrió en la Provincia. Ahora estamos vacunando a los grupos objetivos y ahora nos abocaremos a la reconstrucción de la economía y hasta de la situación afectiva porque el distanciamiento generó daño”, indicó.

Consultado sobre aspectos económicos, Kicillof entendió que “hay indicadores que nos ponen en muchos casos en un escenario pre pandemia. Cuando nos votaron en 2019 fue para recuperarnos de un desastre económico. Cuando asumimos declaramos hasta la emergencia sanitaria, votada por unanimidad hasta por la oposición. Se hizo un esfuerzo muy grande que no solo fue obra y gracia de la clase política para fortalecer el sistema sanitario, evitando contagios y hoy estamos saliendo de ese proceso. A la salida, los estados de ánimo y el saldo de la pandemia es muy distinto”.

“Hay que respetar las opiniones y sentimientos. Que la ciudadanía sepa que vamos a dedicarnos a reconstruir lo que la pandemia destruyó y que antes se había dañado por un gobierno que no pensó en el empleo y la producción y no lo digo en escala electoral porque cuando nos eligieron en 2019 la gente votó para reactivar, recuperar salarios y derechos. Estábamos en eso cuando llegó la pandemia, llegó la vacuna mucho antes de los que querían manipular los sentimientos de la gente y generar incertidumbre. Por eso estamos reconstruyendo y no será inmediato”, aclaró el gobernador de la provincia más importante del país.

Y llamó a la reflexión: “Habría que ser respetuoso con una catástrofe como la que hubo y no mirarnos entre otros a los políticos ni a los medios. Ya siendo ministro de economía y diputado notaba que había medios que apoyaban al macrismo y están en todo su derecho de hacerlo.. Hoy hay que ir casa por casa para recuperar lo perdido, estando cerca de los que más sufrieron la pandemia desde lo económico. En lo emocional, fue universal lo que generó esta situación y fue muy duro. Aún es difícil ver las consecuencias, pero es comparable con una guerra”.

“Hoy hay que pensar qué políticas y actitudes que más van a servir para recuperar lo perdido. Hubo un gobierno que estuvo cuatro años endeudándose, y ahora piden ajustes, flexibilización laboral y un Estado ausente. Todos tienen su mirada y cada decisión difícil es opinable, pero salimos de la pandemia con vacuna y reactivación. Hay posiciones muy distintas sobre temas centrales de Argentina”, agregó.

En el tramo final, Kicillof reflejó que “si me preguntan qué opino del FMI cuando Macri festejaba que nos apoyaban, me parece que la relación con el organismo no fue muy virtuosa porque se tomó el préstamos más grande de la historia mundial que se fue a la fuga de capitales, sin generar mejores condiciones de empleo ni precios. Seguramente hubo gente que se benefició con la especulación, pero son una minoría concentrada, porque la gran mayoría de la gente son laburantes que necesitan créditos y condiciones favorables”.

“La división quedó bastante clara y la pandemia nos sacó de la vida habitual, poniéndonos en estado de shock. Por eso, va a resurgir la discusión sobre cómo reactivar y qué tipo de Estado se necesita. Me llama la atención que Macri y Vidal no abrían hospitales, cerraban escuelas mostrándose en contra de la educación pública, hoy digan que para recuperarnos recomienden medidas que fueron desastrosas. Me gustaría que hubiera una discusión más sincera entre los dirigentes, para saber a qué intereses representan”, cerró.

Kicillof en frases

“No sé si nos vamos a poner de acuerdo en la dirigencia política porque si me preguntan que la tasa de interés para una Pyme esté 80% para descontar un cheque como estuvo en la época de Macri y Vidal, perjudica a un montón de gente y si como dirigente representan a esa minoría, podés tergiversar las explicaciones. Lo propio ocurrió con las tarifas, prometiendo inversiones, con números impagables para las familias. En eso va a ser muy difícil ponerse de acuerdo, por eso propongo un debate más sincero para beneficiar a sectores medios, políticas que pueden salir mejor o peor según las dificultades”.

“Macri volvió rápidamente para convertirse en el jefe de Santilli y Rodríguez Larreta. Ellos se enojan cuando les dice que apoyan al ex presidente, pero es lo que uno observa, no deberían avergonzarse ni esconderlo. No necesito decir ‘ah pero Macri’, sino discutir las medidas que también tomó Vidal en la Provincia y que se mudaron a la ciudad. Nos tocó gobernar en pandemia, tomando medidas difíciles. Dejar a la gente contagiarse y morir no era una alternativa, aunque Macri dijo ‘que se mueran los que tengan que morir’, algo que replicaron los que apoyan su espacio, incluso internacionalmente”.

“Cuidar a la gente siguiendo las recomendaciones de los especialistas también es muy difícil, porque implicaba generar distanciamiento. Nadie duda que en Argentina, los contagios que hubo es porque una persona le pasó la enfermedad a otra, había que evitar eso con decisiones muy duras y nada felices. Ahora que vacunamos, cuando decían que iban a faltar dosis o se iba a realizar el proceso en unidades básicas”.

“En la provincia no hubo vacunatorio VIP. Cada uno tomó las determinaciones que tomó y dio las explicaciones que dio y a mi me basta con eso. Me llamó la atención que nuestra oposición que violó y llamó a no respetar las medidas de cuidado se mostró indignada con lo que ocurría. Es una tragedia el uso político, sacando ventaja para juntar un voto y canalizar la bronca en medio de tanta angustia, me pareció una actitud oportunista. Oponerse a todo es muy fácil señalar con el dedo, cuando pasamos por sacrificios y privaciones más allá de que mi situación sea distinta por mi posición de gobernador”.

“Los especialistas recomendaron que al aire libre y de manera individual, con estas condiciones sanitarias, no es necesario el uso del tapabocas. Sé que la oposición se va a oponer a todo lo que yo diga, aunque sea que lo pidieran hace diez minutos. Por eso será difícil ponerse de acuerdo cuando ellos hablaban de no permitir las clases presenciales y luego exigían que se cierren. Lo que se hizo fue aplicar los mismos criterios que Alemania y ahora para recuperar contenidos perdidos se invirtió en 30 mil docentes para ir a buscar a los chicos, también se quejan”.

“Cuando fuimos oposición acompañamos en el Parlamento al macrismo cuando no tenía la mayoría y consiguió apoyo de una parte de lo que hoy es oficialismo, dándole gobernabilidad. No estoy de acuerdo con que las tarifas se dolaricen porque son impagables, algo que hizo Macri y Vidal. Mi coherencia fue haberlas desdolarizado. Ellos viven de las encuestas de los focus group y son contradictorios entre lo que dicen y lo que hacen. Prefiero ser antipático antes que irresponsable. Cuando uno tiene un consejo de expertos de primer nivel que genera la política sanitaria, tocaba cuidar, luego vacunar y ahora reactivar para reconstruir lo perdido.


Lo más leído