WhatsApp de Publicidad
Seguinos

habló su entrañable colaboradora

“Después de Jesús, Natty Petrosino fue lo más grande que pisó este planeta”

Zulema recordó entre lágrimas la figura de su amiga, con la cual compartió más de 30 años. Además, ponderó que “recién ahora empezaremos a entender toda su grandeza y sus enseñanzas”.

La comunidad está conmocionada a partir de que se conoció la noticia de la muerte por Covid-19 de Natty Petrosino, una referente de la paz y la solidaridad que hizo todo lo que estuvo a su alcance (y más) para tender una manos a quienes más lo necesitaban y que eran ignorados por aquellos que debían brindar respuestas y soluciones.

Zulema Governatori era una de las personas más cercanas a Natty y, en diálogo con LA BRÚJULA 24, dejó una bella semblanza de su amiga, casi una hermana de la vida: “Fue mucho tiempo, más de 30 años que me deslumbró la tarea existencial que ella hacía, antes de darme cuenta que era una maestra tan grande. Ayer recibía saludos, uno de ellos de Pocho, que me hablaba de que había cumplido una misión reservada a muy pocos en el mundo. Es una distinción, un privilegio”.

“Ella nos repetía últimamente que durante varios milenios la vinieron preparando para llevar a cabo en la tierra una misión de amor a Dios, a sí mismo y al prójimo. Fue maravilloso estar a  su lado. Arriba tuvimos ruido de fiesta durante toda la noche, así la recibieron para colocarle la coronita. Ella siempre soñaba con ropa blanca, pero le faltaba algo. En los últimos días recibió un vestido de novia entre las donaciones y ella dijo que tenía el tul, pero solo le faltaba la coronita. Anoche la deben haber recibido a la reina, con corona”, sintetizó, durante la emotiva charla con el periodista Germán Sasso.

Sobre las enseñanzas capitalizadas, Zulema resaltó: “Me dio lecciones grandísimas que no alcanzamos a valorar, porque su esfuerzo era tan grande que era inhumano. Y Marcos me respondió que lo que ella hacía era sobrehumano. Recién siento que ahora empezaremos a entender toda su grandeza y sus enseñanzas. Es tanta la fuerza divina, la energía de Dios que la envolvía que se potenciaba aún más y empezó a quemar su cuerpo, pero lo minimizaba buscando remedios o soluciones, era maravillosa y jamás se planteaba la duda”.

Después de destacar el espacio que todos los miércoles tenía en LA BRÚJULA 24 con su columna aludiendo que “siempre la mimaron como madre” (en alusión al lugar que se le dio en la emisora) y de describir lo difícil que debe haber sido para ella tener que dejar en un segundo plano a sus hijos por el mandato de Dios, sostuvo:  “Lo que más amó Natty fueron todos los animalitos, esos seres enfermos, sanos, como mamá de sus hijos biológicos y los del corazón. Fue un tiempo de recompensa terrenal por todo lo que hizo con tanto rigor”.

“Natty insistía en que toda la ciudad había sido bendecida para dar testimonio de amor a Dios, de compromiso y hay mucho para aprender. La tarea de ella fue clarísima, en mostrarnos la fuerza y el poder de Dios, que se instaló en el Primer Hogar Peregrino con enfermos, personas con discapacidad, prostitutas, nunca un moribundo fue rechazado y no llegara al Hogar. Todas las autoridades sabían que ella atendía a aquellos desamparados. Esa fue una escuela tan grande, tan maravillosa. Después de Jesús, Natty es lo más grande que pisó el planeta”, cerró Governatori.


Lo más leído