WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Virginia Linares

“A Natty no le importaban los cargos, para ella éramos todos iguales”

Virginia Linares es otra de las voces públicas que esta mañana habló en La Brújula 24 sobre la gran Natty Petrosino. El recuerdo de una persona que, como la exdiputada afirmó, le cambió la vida. “Hoy tiene que ser un día de alegría porque así lo hubiera querido ella”, dijo.

“La conocí a los 16 años, comíamos con ella en el hogar. Siempre estuvo muy cerca de sus hijos y de Vicente, su marido. Cuando llegué a la función pública ya nos conocíamos mucho, nos fueron formando no en la asistencia, sino en mirar el rostro del otro”, comentó la bahiense.

“Recién estábamos mirando un video de cuando se inauguró el Barrio Bahía Blanca en Formosa y también estaba escuchando una canción que le debe haber hecho Fabián que habla de su obra. Cuando estuve en la Cámara de Diputados con su equipo, armamos todo para nominarla para el Nobel de la Paz y fue nominada en 2009”, recordó.

En otro tramo de la nota, Virginia Linares señaló que “el año pasado me llamó porque la agarró la pandemia acá, tenemos una historia que trasciende la función pública. Deja una huella sobre todo por su historia, y viniendo de uno de los barrios donde en ese momento vivía la gente más adinerada. A mí me gusta recordarla bañando a los chicos del Cotolengo o cuando cada tanto me llamaba porque encontraba indigentes en la calle y se los llevaban a ella directamente”.

“A mí me pasaba que a lo mejor venía de algún barrio y pasaba por ahí, la encontraba cociendo, planchando, atendiendo a los abuelos. El primer refugio de violencia de género que tiene Bahía se lo debemos a ella, que conseguía dinero de todos lados, era increíble”.

“Me acuerdo que el municipio le pagaba el teléfono y una vez la cargábamos porque gastaba más que el conmutador de la propia comuna. Entonces entre risas le preguntábamos si hablaba con Dios, ella tenía muchas vinculaciones, antes hablar a larga distancia era carísimo”, indicó la ex legisladora.

Y agregó: “Lo que hizo en Formosa fue increíble, cuando inauguró el barrio Bahía Blanca, en realidad ya lo había hecho con maderas, pero las termitas lo habían dañado, no había obstáculo que la frenara, yo no podía creer que no se cuidara. No le importaban los cargos públicos, para ella éramos todos iguales y el poder no significaba nada”.

“Hoy tiene que ser un día de alegría porque así lo hubiera querido ella”, concluyó.


Lo más leído