WhatsApp de Publicidad
Seguinos

el más joven del campeonato

Valentín Barco podría establecer un récord con su debut en Boca a los 16 años

"Mi sueño es llegar a la Primera de Boca y a la selección. Y ganar un Mundial", asegura el jugador.

Tres días después del cruce con Atlético Mineiro, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, y tres días antes del desquite en suelo brasileño, el club de la Ribera debuta en el Torneo 2021. Lo hará frente a Unión, en Santa Fe, este viernes desde las 19.30. Y el equipo xeneize puede establecer un récord.

El entrenador reservará a los titulares para la revancha por el torneo continental y, en ese contexto, es casi un hecho que debutará Valentín Barco, quien a los 16 años se convertiría en el futbolista más joven del campeonato argentino. Asimismo, será el cuarto que viste la casaca azul y oro con menor edad en toda la historia.

A pesar de su juventud, y aunque jugó apenas un par de partidos con la Reserva que dirige Sebastián Battaglia, el técnico Russo lo vio con buenos ojos y decidió sumarlo a los trabajos con la Primera División. Su buen porte y desempeño hizo que el DT deseche la idea de sumar un refuerzo en esa zona y que el chico se ganara un espacio en la lista de Copa Libertadores.

Nacido el 23 de julio de 2004 en 25 de Mayo, provincia de Buenos Aires, juega como lateral por izquierda, una zona del campo donde en la actualidad Boca cuenta con Frank Fabra (de licencia por el fallecimiento de su padre) y el también juvenil Agustín Sandez. Barco, además, patea penales y tiros libres.

Lo que más le destacan aquellos que lo ven con frecuencia en el Predio de Ezeiza, donde hasta no hace mucho formaba parte de la séptima división, es su velocidad y su técnica. Su buena contextura física le juega a favor cada vez que se proyecta y se suma al ataque. Nada es casualidad: sus orígenes como delantero en Sportivo de 25 de Mayo le ofrecen esas cualidades adicionales.

Está en Boca desde 2013. Y desde entonces cambió su posición. Del ataque al lateral izquierdo. La primera prueba se la tomó un especialista: Ramón Maddoni. Su veloz lucimiento le permitió trepar desde la novena a la Primera en apenas 4 años y llegar a la selección argentina: ya integró los equipos Sub 13 y Sub 15.

Este lindo presente le demandó mucho sacrificio. Tuvo un inicio sufrido y en donde forjó una personalidad que hoy lo premia. Ocurre que durante tres años no tuvo lugar en la pensión boquense. Eso lo obligó a hacer 900 kilómetros cuatro veces a la semana, para recorrer los 450 kilómetros que separan la Boca de su 25 de Mayo natal.

En sus escuetas declaraciones a los medios, dejó en claro sus ilusiones: “Mi sueño es llegar a la Primera de Boca y a la selección. Y ganar un Mundial”.

Rápido de reflejos, el Consejo de Fútbol renovó su contrato hasta diciembre de 2023 a fines del año pasado. Su porte, su potencia, y su buen pie zurdo no los hicieron dudar.

Cuando se concrete su inminente debut, Barco se convertirá en el futbolista más joven del fútbol argentino y el cuarto de menor edad en debutar en Boca. Al mismo tiempo, será el noveno que promueve la gestión Russo/Riquelme.

Fuente: La Nación


Lo más leído