WhatsApp de Publicidad
Seguinos

En Mendoza

Murió un hombre que estuvo 18 años en coma tras ser aplastado en un recital de Bersuit

Pablo Germán Cordero tenía 20 años en 2003, cuando sufrió un aplastamiento en un recital de Bersuit Vergarabat en la ciudad de Mendoza. Pasó 18 años en coma tras quedar atrapado en esa avalancha y lamentablemente murió en las últimas horas.

El fallecimiento de Pablo Cordero, a los 38 años, ocurrió este domingo y sus restos fueron inhumados en el cementerio de San Rafael, su ciudad natal.

Pablo padecía una cuadriplejia por la lesión en la médula espinal que había sufrido como consecuencia del incidente sufrido a la salida del recital.

Diez años después, su familia le ganó un juicio al grupo de rock, al club organizador y al Municipio por casi 2 millones de pesos en concepto de indemnización.

Fue la Corte Suprema mendocina la que condenó a las tres partes en forma solidaria como responsables de lo ocurrido.

El municipio de Mendoza y la banda habían llegado a un acuerdo extrajudicial para afrontar la sanción económica.

En ese acuerdo se obligaba a Gustavo Cordera a presentarse en la ciudad y dar una serie de clínicas: fue justo cuando el cantante dijo frases descalificadoras hacia las mujeres en una charla con alumnos de periodismo de TEA Arte. Y le suspendieron el show.

El cantante fue condenado por sus dichos, cumplió con una probation y participó de un curso sobre violencia de género. “Me arrepiento de mis dichos y me retracto”, dijo el año pasado.

El caso

Ocurrió el 12 de abril de 2003, en el estadio cerrado del club General San Martín, donde se había sobrepasado su capacidad de público: era para 5 mil personas y entraron 7 mil.

A la salida, se produjo un cuello de botella por un vallado en la salida y ocurrió la avalancha humana de la que Pablo fue víctima.

Ni siquiera había ambulancias en el lugar y lo llevaron en patrullero al hospital, según el fallo de de la Cuarta Cámara de Apelaciones en lo Civil de Mendoza.

El joven había sufrido un cizallamiento de  la columna vertebral y tras pasar varias semanas en terapia intensiva en el hospital Luis Lagomaggiore, lo derivaron a una clínica de rehabilitación y luego sus padres decidieron llevarlo a su casa de San Rafael: requería asistencia permanente.

(Fuente: Clarín)


Lo más leído