WhatsApp de Publicidad
Seguinos

informe especial

Recta final para el regreso de las clases presenciales

Desde profesores y directivos hasta gremialistas. Desde médicos hasta maestras de jardín de infantes. La opinión de varios referentes del sector.

Por Juan Tucat, redacción La Brújula 24
[email protected]

“Hemos decidido que las clases vuelvan con los cuidados del caso, por eso estamos en condiciones de confirmar que en marzo las clases se iniciarán”.

La frase le pertenece ni más ni menos que al presidente Alberto Fernández, quien días atrás se pronunció sobre uno de los temas candentes que por estas horas envuelve a la sociedad argentina en su conjunto: las clases presenciales.

No es para menos. Un 2020 totalmente atípico marcó a fuego a la comunidad. Los que pudieron trabajar con cierta normalidad lo hicieron, aunque siempre teniendo en consideración la educación de los más chicos, que de una forma u otra siguieron con sus actividades, pero desde casa para evitar la propagación del coronavirus.

¡Y opiniones, como siempre, hay para todos los gustos!

“Le pedí al ministro que el plan de estudio sea revisado para que así se puedan recuperar los contenidos que durante 2020 pudieron haber quedado soslayados producto de las restricciones”, agregó el mandatario, como para terminar de  marcar la postura oficial.

Luego, a los pocos días, la provincia de Buenos Aires avizoró un regreso a las clases a partir del 1 de marzo con un sistema que combinará jornadas dentro de las escuelas, con uso de tapabocas, y otras de forma remota, para evitar la concentración de personas. (Léase “Así es el protocolo para la vuelta a clases”)

Más allá de eso, mientras padres, docentes y alumnos esperan una definición concreta, en este informe especial hablamos con distintos referentes del sector –de Bahía Blanca, obviamente-. Desde gremialistas hasta los propios profesores y directivos. Desde médicos hasta maestras de jardín de infantes. Porque como se dijo al principio de este texto, este es un tema que nos concierne a todos.

Primero, arranquemos por el lado estrictamente epidemiológico. Mucho ya es sabido, pero otro tanto no. Cosas nuevas aparecen día a día. Y la vacunación recién empieza. Es por eso que en La Brújula 24 dialogamos con la doctora María Laura Spadaro, infectóloga del Hospital Municipal. Palabra más que autorizada si tenemos en cuenta que desde marzo se encuentra, como tantos otros profesionales, al frente de la línea de batalla contra el virus que llegó de China y modificó la vida en todo el planeta.

Para ella, “es absolutamente necesario que este año vuelvan las clases. Está claro que se va a necesitar de protocolos para disminuir los riesgos, pero después de un año creo que ya tenemos que acostumbrarnos a convivir con el virus y poder restablecer las actividades”. Y agregó: “Me parece fundamental que se vacune o al menos se ofrezca la vacuna al personal de escuelas, por el riesgo que su labor implica y evitar transmisiones a sus familiares. Y por supuesto tener establecido también el protocolo de cómo actuar cuando se detecten casos en los alumnos”.

El prestigioso médico bahiense, Pedro Silberman, quien es director Nacional de Talento Humano del Ministerio de Salud de la Nación, también brindó su testimonio en esta crónica. Y fue tajante: “Estoy a favor de la vuelta cuanto antes. Es enorme el esfuerzo que se hace hoy para que estén las condiciones adecuadas que permitan el mejor desarrollo de las actividades, protegiendo la salud de las y los niños/as, sus familias, y los y las docentes”.

Fabiola Buosi, por su parte, es la presidenta de Consejo Escolar local y en la misma sintonía explicó que el regreso a las aulas es “imprescindible”. En tal sentido, explicó que “como sociedad no podemos permitir más tiempo con las escuelas cerradas. Si bien no hay confirmación oficial, nosotros estamos trabajando fuertemente para la vuelta”.

Y argumentó: “Atentos al plan jurisdiccional de la vuelta a las clases se están haciendo obras de mantenimiento menores y mayores en varios edificios. El correcto funcionamiento de los sanitarios, la provisión de agua potable y la ventilación de los ambientes es el eje central del trabajo”.

“Además de elementos de higiene comunes, se entregarán alcohol en gel, papel para secado de manos, jabón líquido, máscaras faciales y barbijos”

“Esto hay que pensarlo de manera distinta a lo que fue hasta marzo del 2020. Con grupos reducidos, cambios de horarios y de hábitos. Incluso alternando la presencialidad y la virtualidad. Una escuela más flexible donde se establezcan ciertos protocolos estrictos que permitan cuidar la salud de todos los actores del sistema educativo”, aseveró Buosi.

La postura de los gremios

Ana Canullo, dirigente de Suteba en Bahía, señaló en este espacio que “hemos visto que salen noticias que hablan de que los sindicatos se niegan a volver, y la verdad que sí entendemos que es volver o no volver, que de hacerlo sea con las condiciones que de verdad se necesitan para que no sean focos de contagios”.

“No queremos ningún privilegio por sobre otros trabajadores, sí entendemos que se necesitan cuidados extremos porque las escuelas son lugares de mucha circulación y mucho riesgo. Entonces queremos que cuando ese regreso se haga sea con el menor riesgo posible”, sostuvo la dirigente. Y recordó que “durante todo el 2020 sostuvimos la actividad pedagógica como pudimos, con nuestros propios recursos, tanto docentes como estudiantes y sus familias”.

“Otra cuestión fundamental es que se formen comités de crisis dentro de las propias escuelas y las comunidades, que participen de esto, que sean quienes trabajan en la escuela los que decidan en qué condiciones y qué necesidades tiene el establecimiento”, añadió.

Para el secretario gremial del Centro de Educadores Bahienses, Gerardo Echeverría, la ecuación no resulta muy diferente. Y lo plasmé de la siguiente manera: “No tenemos los gremios la decisión de volver a la presencialidad o no, eso lo tiene el Gobierno. Lo que sí exigimos es un estudio pormenorizado de todos los casos, distrito por distrito y escuela por escuela, para ver si están las condiciones”.

“Lo que vamos a hacer es un control muy estricto de todas las medidas de seguridad, que se cumpla con todos los protocolos. Pero no vemos con tan buenos ojos que se hable ya de un regreso masivo a las escuelas dada la situación epidemiológica que estamos atravesando. Esperamos que para febrero bajen los contagios. Si bien hay un plan de vacunación para los docentes, esa no sería la única garantía, se necesita que el virus deje de circular”, apuntó.

En primera persona

Vanina Nicora es maestra de inglés y trabaja en más de una escuela bahiense. Y así graficó su opinión: “Afortunadamente trabajo en diversos niveles, y creo que todos tuvimos diversos inconvenientes haciéndolo a distancia. Realmente no es lo mismo el proceso de enseñanza-aprendizaje en modo virtual. Los adolescentes no preguntan dudas, tienen vergüenza de exponerse frente a cámaras, los adultos de nivel superior tratando de trabajar y estar presentes en las clases se perdían en las explicaciones, y los más chiquitos tratando de entregar tareas que muchas veces terminaban de completar los papás, entre otras cosas”.

“Considero que una posibilidad bimodal (virtual y presencial) podría ser conveniente para todos, aunque lo creo un tanto complejo con tanto protocolo”

Yésica Martirena, docente de música en nivel inicial y primario, también compartió su postura. “Es prioritario que las clases vuelvan a ser presenciales, tomando todos los recaudos necesarios. En las instituciones no solo se trabaja la parte pedagógica, hay además infinidad de aspectos que son muy importantes para el crecimiento y desarrollo de cada niño, las cuales no son tomadas en cuenta por las autoridades. La educación debe ser una actividad prioritaria hoy en día para cada nene”.


Lo más leído