WhatsApp de Publicidad
Seguinos

INFORME ESPECIAL

Fueron víctimas de la inseguridad y viven para contarlo

La actualidad de dos bahienses que sufrieron asaltos violento y les dejaron secuelas irreparables para toda la vida. Cómo convierten una experiencia traumática en una enseñanza positiva. El compromiso de la Justicia para que no sufran el desamparo.

La vida es una sucesión de momentos que se construye en el transcurso del tiempo, pero un instante puede cambiar el rumbo del destino para siempre. Cuando en el camino de una persona irrumpe inesperadamente un episodio violento y la muerte se transforma en posibilidad, afloran los sentimientos más profundos y cada respiro se convierte en una bendición.

De eso se trata este informe, conocer cómo transcurren la rutina de aquellos que fueron víctimas de un hecho de inseguridad que, además de los daños colaterales vinculados con lo psicológico ocasionados por aquel trauma, también debieron aprender casi al mismo tiempo a sobrellevar una discapacidad que los acompañará durante toda la vida.

En diferentes momentos, en circunstancias totalmente distintas, Omar Oscar Bonvetre y Osvaldo Catini, dos conocidos vecinos bahienses, debieron echar mano a la resiliencia para usufructuar lo positivo de aquello que pareciera estar colmado de negatividad y lo único que a priori sería rescatable, es el simple hecho (y no tan simple) de que la delincuencia no les haya arrebatado la posibilidad de seguir habitando este mundo.

“Hice el click cuando se juntó el dinero para la pierna”

Omar es carnicero, hace casi seis años lo que parecía un día más se transformó en el inicio de un calvario, que hoy está dejando atrás gracias a su fuerza de voluntad. Por aquel entonces tenía 31 años y cuando se encontraba en la puerta de su casa del barrio Vista Alegre fue baleado en un violento asalto. El saldo, varios días internado en grave estado y la amputación de su pierna izquierda.

“Superar aquello fue muy difícil porque desde el primer momento en el que ocurrió sabía que la vida me iba a cambiar para siempre. Actualmente, si bien me cuesta desenvolverme con la misma naturalidad que antes, me siento realmente bien y soy un agradecido a Dios por esta oportunidad”, mencionó Bonvetre a la redacción de LA BRÚJULA 24.

Arrancó bien de abajo, de cadete en una farmacia a empleado en una carnicería, donde aprendió el oficio hasta que se animó a “largarse solo” y hacer realidad su propio emprendimiento en el rubro. Siempre apuntalado por el empuje de su familia, halló las fuerzas necesarias para sobreponerse y hoy ser un empresario exitoso en la materia, con la fidelidad de sus clientes que lo visitan a diario en 17 de Mayo al 1700.

“Mis seres queridos fueron fundamentales. En ellos encontré el refugio que necesitaba para mantenerme a flote. Se convirtieron en mis pilares para entender que debía mirar hacia adelante. Me encanta mi trabajo y sin fortaleza de espíritu jamás podría haber empezado de cero como me tocó hace cuatro años al levantar la persiana de ‘Pelusa’, mi carnicería”, resaltó visiblemente conmovido al momento de repasar lo sucedido.

Uno de los autores del brutal ataque es Mario Rodas, quien fue detenido por aquel hecho, posteriormente liberado y tiempo después reincidió en el delito a raíz de un robo con armas en una propiedad del barrio Palos Verdes. Sin embargo, como dicen los jóvenes, Bonvetre “no se enrosca” y piensa en lo que vendrá, a sabiendas de que ya hizo el click, dejando atrás los malos pensamientos.

“Cuando pudimos reunir el dinero para comprar la pierna ortopédica y empecé a caminar, interiormente me dije ‘con esto puedo volver a trabajar’. Ese fue un punto de inflexión. Por eso, el mensaje que quiero dejar a aquellos que hoy sienten la angustia del momento es que la única manera de salir del pozo es no aflojar, por más obstáculos que se nos presenten, siempre hay alguien por quien luchar y seguir viviendo”, cerró
emocionado.

“No me robaron dinero, se llevaron un trozo de mi vida”

Mucho más cercano en el tiempo transcurrió la feroz golpiza a Osvaldo Catini en la puerta de su casa de Mendoza al 1200. La madrugada del 1º de febrero, el titular de Rossini Paradiso padeció la furia de dos delincuentes que lo agredieron en su rostro y cabeza para alzarse con un maletín donde llevaba una importante suma de dinero. Con motivo de las lesiones, perdió la visión de uno de sus ojos y se encuentra realizando un tratamiento ambulatorio en Buenos Aires para mantener sano el otro.

Vinculado no solo al mundo de los locales bailables, sino también con pasado como productor artístico y conocido dentro del ambiente de las bochas, Osvaldo también narró sus sensaciones, mucho más a flor de piel por una cuestión cronológica, pero agradeciendo a su familia (a la que calificó de “maravillosa”), compuesta por su esposa, sus tres hijos y cinco nietos que son la energía necesaria para permanecer erguido pese a la adversidad.

“Después de unos meses que me ha ocurrido lamentablemente este hecho delictivo, comprobé aquello que siempre pensaba pero que uno nunca se detiene a analizar. Nadie está exento de que le pase. Los cobardes que me pegaron de atrás no me permitieron defenderme. Aquello repercutió bastante porque es inocultable la bronca que hoy siento al no poder ver con normalidad, pero soy totalmente consciente que estas personas en algún momento la van a pagar. Dios los va a condenar”, sostuvo, aún masticando
resignación en el inicio del diálogo con la redacción de este diario digital.

Con un recorrido exitoso, Catini no deja de pensar en sus proyectos, más allá de la cuarentena que lo tiene paralizado. A punto de cumplir las bodas de plata de los todavía vigentes encuentros bailables de tango en el salón Sueños, donde desfilan los artistas más reconocidos a nivel nacional. De la mano de su fiel amigo Luis Vidili, su primer vínculo con este género musical comenzó a los 16 años, cuando su padre le inculcó el gusto por el mismo. Soñó que iba a hacer su programa de televisión y lo pudo hacer realidad durante seis años. Una locura que no
fue tal: ganó dos Martín Fierro, uno de ellos al mejor producto audiovisual bonaerense.

A partir de entonces, su amistad con “Cacho” Castaña, al que recuerda con gran afecto. La charla volvió a aquel fatídico primer día del segundo mes de 2020: “A mi no me robaron el dinero, sino un trocito de mi vida y eso es lo que más daño ocasiona. Tengo amigos de fierro que me han dejado mensajes y me han llamado, a todos ellos les debo unas infinitas gracias porque en estos momentos es cuando se ve quiénes te acompañan
en un trance tan delicado”.

Sin embargo, en una breve licencia después de tan crudo relato, Osvaldo rememoró su paso por las bochas, que también le dejó un recuerdo imborrable. “Fui el primero en darle lugar a los chicos, porque a los menores en mi época los más grandes no nos dejaban jugar”, recordó quien le dio la primera oportunidad a Cristian Zapata, campeón mundial en la modalidad de Tiro de Precisión durante el certamen que se disputó en 2013 en Bahía Blanca. “La primera vez que le hice tirar un bochazo, Cristian rompió el tablero del club Pacífico”, recordó entre risas, añorando aquel trío que integró con Ruben Trellini y Pedro Randazzo.

“Una de la cosas que descubrí a partir del asalto es que uno tiene días en los que está más caído que otros. Para colmo de males, cuando parecía que lentamente comenzaba a recuperarme de lo sucedido, apareció la pandemia que me tiene bastante preocupado. Tengo fe que en poco tiempo vamos a estar mejor”, concluyó.

Una herramienta de contención

Los Centros de Asistencia a la Víctima son organismos dependientes del Ministerio Público Fiscal que apunta a asegurar el ejercicio de los derechos constitucionales y el desarrollo de las políticas de justicia. En Bahía Blanca, funciona una delegación a nivel local, a la cual LA BRÚJULA 24 acudió para conocer la labor que realizan diariamente.

-- ¿Frente a qué circunstancias interviene el Centro de Asistencia a la víctima?

-- El Centro de Asistencia a la Víctima (CAV) interviene en todas las circunstancias donde hay víctimas de un delito penal, en especial los casos de violencia de género, delitos graves contra la vida, la integridad física o la integridad sexual.

Su tarea es abordar de manera integral a esas víctimas y a sus familiares directos. En caso de muerte o incapacidad física o mental, se procura que reciban atención por parte del CAV, desde el inicio mismo de la investigación hasta la finalización de la etapa de ejecución.

En todos los casos la intervención del responsable del CAV tiene por finalidad principal informar, orientar, asesorar, contener y realizar una evaluación de riesgo de su situación a los fines de gestionar posibles medidas cautelares de protección y seleccionar los organismos e instituciones públicas y privadas especializadas a los cuales, eventualmente, se pueda derivar la atención en procura de su recuperación y rehabilitación física, psicológica, económica y social, de acuerdo a la problemática que padezca.

-- ¿Cuántas personas que sufrieron un ilícito y que padecen un trauma son asistidas mensualmente en el Centro?

-- Son asistidas alrededor de 100 personas de manera mensual. Se trata de víctimas de nuevos hechos que se registran a lo largo del mes, pero cabe destacar que la asistencia –que continúa durante todo el proceso- se lleva a cabo de manera cotidiana, donde el contacto es fluido y constante para logar conocer el estado en el que se encuentran esas víctimas frente a alguna medida judicial que se pueda tomar en el marco de la investigación. Por la dinámica de su intervención, el CAV realiza el seguimiento de muchos casos a lo largo del año.

Los responsables del Centro no solo asisten a las víctimas brindando contención,  sino también información clara y precisa, respecto de los avances y las medidas que se toman en el marco de cada investigación, con el objetivo primordial de que sea comprendida por cada una de las víctimas.

-- ¿Quiénes  componen el CAV y como es el abordaje?

-- La asistencia a las víctimas es uno de los ejes directrices que fijó el Procurador General Julio Conte-Grand en su gestión al frente del Ministerio Público. El Centro de Asistencia a la Víctima de este departamento Judicial está conformado por un funcionario Letrado y dos asistentes sociales, de las cuales uno se encuentra avocado exclusivamente a las víctimas de violencia de género. Si bien el Centro de Asistencia a la Víctima no posee un psicólogo exclusivo, lo cierto es que se cuenta con la intervención de los psicólogos del Equipo Técnico Profesional interdisciplinario que funciona dentro del Ministerio Público Fiscal.  Actualmente existe una vacante, ese reemplazo se gestionó inmediatamente y se encuentra en instancia de nombramiento, lo que lleva su tiempo atento que intervienen en el proceso no sólo la Fiscalía General sino también la Procuración General y la Suprema Corte de Justicia.

Sin perjuicio de ello, cabe destacar que la tarea se desarrolla de forma interdisciplinaria e interorganizacional trabajándose en red con otros organismos públicos que también cuentan con profesionales especializados para la asistencia a las víctimas, tanto a nivel provincial como nacional, que prestan colaboración a requerimiento del Ministerio Público Fiscal en casos concretos que así lo justifiquen, como así también que los instructores judiciales de las distintas dependencias prestan a diario atención a las víctimas con las que toman contacto directo en su carácter de actores naturales en el desarrollo de las investigaciones.

-- ¿En qué situación se encuentran las víctimas a las que se les brinda asistencia?

-- Las víctimas, en general, se sienten vulnerables, solicitan ayuda, piden contención, sienten temor, ansiedad  e incertidumbre sobre el desarrollo y el resultado del proceso o ante la posibilidad de represalias tras haber realizado la denuncia.

Ese temor también va de la mano con el desconocimiento sobre los pasos que componen un proceso judicial, sus medidas, avances y cambios en el rumbo de la investigación. Es por eso que la tarea principal del CAV es informar y orientar a la víctima desde que se produce el primer contacto.

También es tarea del CAV contactarse con las víctimas a las que se les ha otorgado medidas cautelares de protección personal, con anticipación al vencimiento de los plazos de vigencia de las mismas, a los fines de actualizar la situación de riesgo en la que se encuentran, informar oportunamente al Agente Fiscal que interviene en la causa  y – de ser necesario-  evaluar  la solicitud de una prórroga.


Lo más leído