WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Frente a la FISA

Se cruzó un caballo y un camionero no se mató de milagro

Una tropilla suelta sobre la ruta 33, a la altura de la FISA, ocasionó un accidente que podría haber sido más grave. El equino falleció en el acto.

No es novedad que en la periferia bahiense, prácticamente todas los días, se denuncien casos de animales de gran porte sueltos, a la vera de las rutas.

Eso mismo ocurrió pasadas las 23, sobre la ruta 33 a la altura de la FISA, aunque en esta oportunidad podría haber sido toda una tragedia.

En una arteria sumamente transitada, tanto por autos como por camiones, los cuales la usan de nexo para esquivar el centro bahiense y de esa manera seguir viaje tanto para el norte como para el sur, había una tropilla de más de 10 caballos suelta.

En un determinado momento uno de los equinos buscó cruzar la ruta, y fue allí cuando se produjo el accidente. Un camionero --identificado como Marcelo Lucero, de 42 años-- que venía circulando no tuvo tiempo a frenar aún más, o a esquivar al animal, el cual terminó muriendo en el acto. 

Una maniobra brusca podría haber generado un hecho aún peor, debido a la posibilidad de involucrar a otros vehículos. 

Lo cierto es que el rodado mayor terminó a un costado del camino, y por fortuna no se atravesó sobre el asfalto. El daño en el transporte fue notorio.

Según pudo saber la redacción de LA BRÚJULA 24, la policía, luego de corroborar que el chofer se encontrara bien, comenzó a buscar a la tropilla, para intentar ubicarla en algún campo lindero y evitar con eso nuevos accidentes.


Lo más leído