WhatsApp de Publicidad
Seguinos

bullrich en la brújula 24

“Massa no va a dividir Juntos, no buscamos líderes oportunistas”

Una de las referentes de la oposición prometió un shock de cambio en caso de llegar al poder en 2023 y, así, bajar la inflación. “La falta de políticas contra el narcotráfico trae serias consecuencias”, dijo.

La dirigente ¨Patricia Bullrich pasó por los estudios de LA BRÚJULA 24 en el marco de su recorrida por Bahía Blanca y distintas ciudades de la región y dejó varias definiciones en relación a la situación delicada que atraviesa el país, admitiendo además que, si bien aún no lo puede confirmar, la fórmula presidencial que integrará está “in pectore”.

“Falta un tiempo para hablar de candidaturas, trabajamos todos juntos y en lo personal lo hago muy fuerte en la construcción de un cambio que nos quedó de nuestra gestión con la necesidad de profundizarlo”, destacó Bullrich, en el inicio de su charla con el periodista Germán Sasso.

Además, sostuvo que “no venía a Bahía desde bobinas blancas, una de las operaciones más importantes de la historia argentina, un descubrimiento enorme e importantísimo. En lo que fue la sofisticación de lo que habían hecho fue el hallazgo más destacado en mi gestión, quizás no tanto desde la cantidad”.

“El país aduce una decadencia moral, económica y emocional por gente que sufre una desesperanza muy grande. Las encuestas indican que el 74% de los jóvenes se quiere ir del país porque no hay futuro. Queremos trabajar contra eso, generar la convicción de que un cambio es posible después de tantos fracasos es muy difícil”, añadió, en otro tramo de la entrevista radial.

Asimismo, recalcó que “siento que se va generando una ola positiva en la intención de promoverlo e intentarlo. Ese es el camino, escuchar, convencer, construir una propuesta de cambio duradera, un shock de cambio en lo económico, social y educativo. Estoy de acuerdo con cortar los planes a los padres que no manden a sus hijos a la escuela pero iría más allá porque los planes sociales empobrecieron a la gente y haría algo más profundo. Hay que hacerlo en un corto tiempo para que no se quede enquistado”.

“El sistema de seguro de desempleo sería una especie de salario mínimo que te ayudaría a sobrevivir. Hay empleadores que no dan trabajo porque las condiciones terminan siendo leoninas y los que están inactivos, sin trabajar ni estudiar, deben entrar al mercado laboral, uniendo estos dos focos para lograr una sociedad de trabajo y dejar de lado la beneficencia. La identidad laboral de las personas es importante, que uno pueda decir cuál es su especialización”, indicó la ex funcionaria durante el gobierno macrista.

“Tenés una casa en la que una persona sale temprano a trabajar y en la de al lado otra que es subsidiada por quedarse adentro. Eso genera resentimiento, por eso son necesarios cambios profundos y los vamos a hacer”

Consultada respecto a esa contingencia que degrada la integridad humana, reveló que “ser un ni-ni es quedar totalmente marginado, fuera de todo progreso. Es difícil, pero no imposible cambiar ese paradigma. El cambio, a las personas no les conviene y terminamos en una sociedad que destruye la cultura del esfuerzo y trabajo y no solo aplica para el trabajo, sino también para quienes estudian. Ese concepto de tanta gente fuera del progreso genera una sociedad partida y con un sentimiento de injusticia”.

“Si hay un político que no me genera confianza es Massa”

Bullrich evaluó la irrupción en escena de Sergio Massa: “Pasó de super a miniministro, demostró tener medidas muy chicas que no alcanzan a resolver la problemática, no pudo armar su equipo. Se necesitan decisiones enormes y solo trajo apósitos. El gobierno tiene una idea diferente, donde el Estado puede resolver todo como si fuese autónomo de los impuestos de la gente, decide bajarle la ventanilla de las importaciones y cree que con eso el país va a crecer, cree que aumentando los impuestos va a recaudar más”.

“La mentalidad de que hacés funcionar una sociedad con decisiones unilaterales sin permitir que las empresas puedan generar condiciones termina en esto. Massa quiere mover una economía con medidas mínimas en relación a lo que necesita Argentina, es chapucear. No quiero ser una opinadora, soy dirigente política de la oposición, quiero decir lo que se debe hacer y que la gente compare entre lo que ellos realizan y lo que nosotros ofrecemos como alternativa de solución”, reflexionó, en el segmento final de su testimonio radial.

Luego, redobló la apuesta: “A mí Massa no me lleva a ningún lado, si hay un político al que no le tengo confianza es a él, no buscamos liderazgos oportunistas, no va a dividir a Juntos, no creo en su modelo de poder, esa idea de ambición que él tiene. Massa, Alberto y Cristina son el triángulo que viene gobernando hace dos años y medio, los tres tienen responsabilidades, por acción ú omisión, si sos Presidente y no ejerces, si sos Vicepresidenta y boicoteás, si sos presidente de la Cámara de Diputados y dejás pasar 19 impuestos y después decís que querés bajarlos. Son parte de lo mismo”. 

Autocrítica y narcotráfico

En el tramo final, analizó la gestión de cuatro años en el poder: “Creo que en 2015 hicimos un plan de muy largo aliento, muy gradual, que no desplegó el conjunto de los cambios que debíamos hacer. Fuimos pasito a pasito y finalmente se te habla un núcleo de poder muy fuerte”.

“Le dimos tiempo a poderes que atrapan a la Argentina, sindicalistas, empresarios. Todos ellos ponen trabas y si no generás rápida confianza, tuviste elecciones y se te disuelve gran parte de poder en el ataque de las 14 toneladas de piedras al palacio de la democracia, se produjo un quiebre. Ese punto de inflexión, se necesitaba generar la confianza de un cambio profundo y no realizar cosas importantes, pero sueltas”, sintetizó Bullrich.

A tal punto que mostró el camino hacia una salida: “Se necesitan leyes concretas que bajen impuestos, acomodando un estado en el que no podés tener un empleo privado por cada trabajador público. Esa es la normalidad del país, con una economía que sea productiva y genere salarios para que los jóvenes se queden. Es necesario tener contundencia para bajar rápidamente la inflación”.

En el segmento final, evaluó uno de sus caballitos de batalla en su paso por Seguridad: “El tema del narcotráfico parece algo abandonado, cuando veo Rosario como núcleo de concentración lo percibo claramente. En 2019 habíamos logrado bajar al máximo la tasa de asesinatos y hoy, el 28 de julio, ya superaron la cantidad de crímenes, con 168”.

“No tener una política persistente contra el narcotráfico trae consecuencias. Rosario está tomada, te tirotean estaciones de servicio, restaurantes y juzgados, es una ciudad que necesita ser rescatada. Una vez que entrás en lo más difícil, lo más fácil se va a poder resolver. Me da lástima porque se había avanzado muchísimo en la lucha contra la corrupción. El Procurador de Santa Fe terminó con un juicio, lo mismo que el Jefe de la Policía. Cuando ellos son parte del problema es mucho más difícil, por eso se requiere de una política más dura por la manera en la que volvió el narcotráfico al país”, cerró.

Iguacel trabaja para su candidatura

A su turno, Javier Iguacel –postulante a gobernador que intenta posicionar Bullrich– se expresó sobre diversos temas y abrió fuego con munición gruesa contra el oficialismo: “Con el nombramiento de Sergio Massa pareciera que retrocedimos al Triunvirato de 1810”.

“Estoy trabajando por la provincia, un territorio al que le ha faltado identidad. Entre los varios candidatos que se perfilan dentro del espacio para la gobernación, la idea en común es construir desde varias opciones, con un esquema democrático, una visión idéntica, aunque con estilos distintos. A nosotros nos califican de halcones”, resaltó.

Luego, el propio Iguacel consideró que “nuestra visión es que los cambios deben hacerse rápido, en shock y profundos sobre conceptos que la sociedad tiene muy en claro. Vamos a permitir que los policías y maestros puedan elegir su obra social, en Capitán Sarmiento, donde soy intendente, lo hicimos y esos trabajadores no quedan esclavos de IOMA”.

“Sacándole los impuestos a la gente se eleva la cobrabilidad, el esfuerzo termina siendo compartido entre muchos. Esto lo hicieron países como Irlanda y Australia. Ingresos Brutos que es un impuesto distorsivo y que se traduce que la mitad del changuito del supermercado es impuestos. Se necesita de una reforma integral, la provincia no es inviable. El 40% del PBI del país está en territorio bonaerense y tenemos que convertirla en la locomotora argentina”, refirió el ex ministro.

“Fue un robo sistemáticamente armado”

Para el cierre, Iguacel se expresó sobre la causa judicial que tiene en vilo al país: “Me tocó entrar a Vialidad el 10 de diciembre de 2015 con el objetivo de transformar Argentina y me encontré con rutas cortadas, gomas quemadas y 1500 personas despedidas, no sabían que Austral Constructores ni Lázaro Báez eran ellos. Tomamos el toro por las astas, me fui a Santa Cruz y resolví el problema, terminando con una denuncia que firmé luego de una serie de auditorías”.

“Aporté tres toneladas de prueba. No tengo dudas de que fue un robo sistemáticamente armado, una corrupción de Estado y la Justicia concluyó que a partir de los mensajes de Whatsapp queda claro que hablan Cristina, José López, Báez. La empresa arranca cuando Néstor sabe que va a ser presidente y termina cuando Cristina deja de serlo. La empresa recibió tres mil millones de dólares, de los cuales dos mil fueron sobreprecios o bien obras que no se realizaron”, finalizó.

Lo más leído