WhatsApp de Publicidad
Seguinos

avance importante

Conectaron con éxito el riñón de un cerdo modificado a un paciente humano

No se produjo rechazo y funcionó durante 54 horas; espaldarazo a una tecnología que podría salvar la vida de millones de personas

En criollo, lo llamaríamos  “un golazo”. Según publica en su última edición The New York Times, cirujanos del Centro de Salud Langone, de la Universidad de Nueva York, conectaron un riñón generado en un cerdo genéticamente modificado a un paciente humano. El órgano no solo no fue rechazado, sino que funcionó con normalidad durante 54 horas. El trabajo, aun sin publicar en una revista con revisión por pares, ya alienta esperanzas en los especialistas. Se espera que el avance allane el camino para ofrecer la solución que ansían miles de pacientes en espera de un órgano de reemplazo.

“Es un hito”, subrayó sin medias tintas Adrián Abalovich, coordinador de la comisión de xenotrasplantes (entre diferentes especies) de la Sociedad Argentina de Trasplante.

El ensayo involucró a una paciente con muerte cerebral, que era donante registrada de órganos y cuya familia accedió a participar en el experimento.  Aunque todavía quedan varios pasos por dar, los expertos opinan que esto confirma que los xenotrasplantes se volverán realidad más temprano que tarde.

Los investigadores vienen buscando incubar órganos para humanos en cerdos desde hace casi dos décadas; entre otras cosas, porque corazones, pulmones e hígados así generados ofrecerían décadas de vida saludable a millones de personas. En la Argentina, una de cada ocho personas padece algún grado de enfermedad renal crónica (en total, alrededor de cinco millones) y unos 30.000 se encuentran en diálisis. Según los últimos datos del Incucai, 6969 argentinos esperan un trasplante de órganos y 4962 de ellos, un riñón.

Según dijo a The New York Times Robert Montgomery, director del N.Y.U. Langone Transplant Institute, que realizó el procedimiento en septiembre, aunque el órgano no se implantó en el cuerpo, todo permite suponer que también funcionará en el organismo. “Fue mejor de lo que esperábamos –dijo–. Se parecía a cualquiera de un donante vivo. Muchos riñones de personas fallecidas no funcionan de inmediato, tardan días o semanas. Este lo hizo de inmediato “.

Prueba de concepto

“Claramente, esto marca un ‘antes’ y un ‘después’ –dice Abalovich–, tal como ocurrió con la ciclosporina [el fármaco supresor que se utiliza para evitar el rechazo] en los trasplantes  de humano a humano. Demuestra que con la modificación genética de los cerdos se logró eludir el rechazo hiperagudo, que es el que se presenta entre los tres a cinco minutos. Esta es la demostración hasta ahora más certera de que se pudo vencer”. 

En nuestro país, un nutrido grupo de investigadores está trabajando en proyectos que avanzan a buen ritmo. “Desde los ministerios de Ciencia, de Agricultura, Ganadería y Pesca, y de Salud, estamos elaborando una plataforma que, en primer lugar, intenta elaborar una regulación –cuenta Abalovich–. Por otra parte, hay grupos que están trabajando en modificación genética de cerdos, y que planean tener  en un año y medio o dos los primeros aptos para encarar este tipo de operaciones”.

El cerdo se considera un animal ideal para este fin, porque es fácil de criar en ambientes libres de gérmenes patógenos, a los seis meses alcanza la madurez y tiene de 10 a 13 crías… 

“El mayor obstáculo hasta ahora era el  rechazo hiperagudo –detalla Abalovich–. Los seres humanos y los otros primates tenemos anticuerpos ‘preformados’; es decir, que nos defienden contra antígenos del cerdo como si hubiésemos tenido contacto con este animal cuando en realidad los adquirimos desde la infancia de bacterias que tienen moléculas muy parecidas. Entonces, cuando recibimos un órgano porcino ya estamos preparados para rechazarlo de inmediato. Desde que en 2015 apareció la [tecnología de edición genética] Crispr-Cas 9 es posible modificar genéticamente seres vivos en forma muy económica y rápida, y hoy por hoy, en el trasplante de cerdo a primate prácticamente no hay rechazo; se lograron sobrevidas de más de un año y medio. De hecho, investigadores alemanes están planeando solicitar autorización en la Unión Europea para realizar el primer trasplante de corazón de cerdo a humano”.

Esto no significa que no queden obstáculos en el camino. Uno de ellos es solucionar el relacionado con el tamaño del órgano. En los trasplantes a monos, se vio que este último crecía más rápido que el animal receptor. Para evitarlo, se les administró una droga para que ese corazón no creciese demasiado. Otros grupos evalúan  “anular” el gen de la hormona de crecimiento en los cerdos para que el corazón tenga un tamaño adecuado para el ser humano y no para un animal de 150 o 200 kilos. 

Sin embargo, subraya Abalovich, lo más importante era el rechazo inmunológico y prácticamente está resuelto. “El resto es afinar un poquito la inmunosupresión, pero [podemos considerar que] el xenotrasplante ya casi es una realidad”. 

Fuente: El Destape

Lo más leído