WhatsApp de Publicidad
Seguinos

se dijo en la brújula 24

“Carlaván se compra una camioneta nueva y listo, pero a nosotros nos arruinó”

Lo aseguró la dueña de uno de los vehículos que estuvo involucrado en el choque múltiple ocasionado por el dueño de Droguería Sur. “En un momento pensé que volábamos todos”, recordó.

Karina Paz es dueña de una Renault Kangoo que terminó destruida como consecuencia del choque múltiple ocasionado ayer por el dueño de Droguería Sur, Jorge Carlos Carlaván, en Chiclana casi Undiano.

En diálogo con el equipo periodístico del programa “Bahía Hoy”, que conduce Germán Sasso por La Brújula 24, la mujer contó cómo fue ese difícil momento en pleno centro de la ciudad. Dijo que podría haber sido una tragedia y explicó que el incidente literalmente la “partió al medio”.

“Mi auto, que es mi herramienta de trabajo porque la uso todas las mañanas para ir al registro, soy mandataria nacional del automotor, ahora no sirve más. Hoy tengo que agradecer que estoy bien. En ese momento me bajé de mi Kangoo para que me atiendan y sentí un ruido fuerte, como a rueda frenando, no entendía bien la situación”, relató la damnificada.

Y agregó: “Me asomé para ver qué pasaba y vi que se me venían los autos encima. La verdad es que no sabía qué hacer, cómo reaccionar. Se me cruzó todo, pensé que si me quedaba me aplastaba el auto y si quería correr a la camioneta no llegaba. Entonces lo que atiné a hacer fue a meterme adentro de la cochera. Todavía no tiendo lo que vivimos, estoy shockeada”.

Consultada respecto de la actitud del empresario, reincidente en hechos de tránsito lamentables, Karina comentó que “Carlaván no se movió de su camioneta, hasta que no llegó su abogado no se bajó”. Y siguió: “Yo estoy todavía sin entender mucho, no comprendo bien lo qué pasó, no pude reaccionar. Cuando salí de la cochera vi que la Surán estaba arriba de la vereda y perdía nafta, mi camioneta tenía equipo de gas, pensé que volábamos todos”.

“Lo llamé a mi marido que gracias a Dios también se había bajado para ir al banco, porque si lo agarran ahí se desnucaba. Los autos se chocaban entre sí y yo estaba en el medio de toda esa circunstancia. Este hombre -por Carlaván- venía rápido, es la verdad. El chico de la Ducato de la Municipalidad se alcanzó a bajar, el del Citroën también porque veían que podían terminar aplastados”, apuntó.

Y cerró: “Este señor tiene la plata suficiente para comprarse otra camioneta y seguir, pero a nosotros que la laburamos día a día nos partió al medio, nos complicó la vida. Estamos esperando el tema del seguro, elevamos la denuncia a Federación Patronal que es donde este señor tiene el suyo, veremos qué pasa ahora”.

Lo más leído