WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Relato de una pesadilla

Le robaron en el entretiempo del partido: “Me salvé porque tenía un poco de plata en casa”

Se trata del empresario bahiense que recibió la “visita” de dos delincuentes armados en su casa de Gorriti al 1100, cuando estaba a punto de cenar con su esposa.

Jorge Crisci es el empresario bahiense de 61 años que anoche, en el entretiempo del partido entre la Argentina y Bolivia por las Eliminatorias, sufrió la indeseable visita de dos ladrones armados en su vivienda de la calle Gorriti al 1100, mientras estaba por cenar junto a su esposa.

En diálogo con La Brújula 24, el hombre habló del triste momento vivido. “Fue una noche muy difícil, una mala experiencia nueva. Son las cosas que sabés que te pueden pasar, pero no sabés cómo ni cuándo, por suerte estamos bien”.

Y agregó: “Entraron 21:15 más o menos, estábamos en el quincho listos para cenar y aparecieron dos personas armadas. No fue un robo violento, si bien no pudimos hablar demasiado, ellos mantenían la calma, buscaban dinero y cosas de valor. Por suerte tenía algo que había traído de casualidad, porque nunca lo hago”.

“Hoy me doy cuenta de que si no tenés algo para dar la cosa se pone difícil, porque no te creen si les decís que no tenés nada. Creo que me salvó tener plata en mi casa”, se sinceró Crisci,. todavía angustiado por lo ocurrido.

De igual modo, reiteró que los malvivientes no actuaron de forma violenta, más allá de haberlos atado a él y a su esposa. “Me dieron un golpe muy chiquito, les pusimos la casa a disposición, después nos ataron en el dormitorio y les dijimos que revisaran todo tranquilos, que había algo de dinero y joyas, que no había más nada”.

“Descubrimos que se llevaron dos o tres valijas con ropa, creo que estuvieron media hora por lo menos. Se tomaron todo el tiempo para revolver y recorrer la casa. Los dos estaban armados y seguramente había un tercero que fue el que les dijo que salieran”, indicó el damnificado.

Y habló de los instantes posteriores al robo. “Nos ayudamos entres los dos y nos desatamos con mi mujer, sabemos que esto puede pasar, estamos todos en el bolillero. No sabés en que momento te va a pasar, lo que uno siempre desea es que si te toca poder contarlo”.

Lo más leído