WhatsApp de Publicidad
Seguinos

En soler e Israel

Denuncias cruzadas por un grave incidente entre policías y vecinos

Dos denuncias están siendo investigadas en estos momentos por el fiscal Diego Conti, titular de la UFI N° 2, en las que se cuentan versiones muy distintas de un mismo incidente, ocurrido pasada la medianoche del miércoles, en la esquina de Soler e Israel.

Los denunciantes son los representantes del hostel que se encuentra en ese sector, y tres policías de la DDI.

Según indicaron los uniformados, mientras que transitaban por la Avenida Cerri, observaron un Ford Fiesta Girs, que se dirigía a la esquina en cuestión. Tras seguir al vehículo, y al llegar al lugar, los efectivos pudieron ver a dos personas haciendo un “pasamanos”, por lo que sospecharon que estaban vendiendo droga. Cuando intentan actuar, uno de ellos huye, y el otro se ingresa al hostel, que también funciona como pub.

Mientas que intentaban identificarlo al hombre adentro del local, y buscar al otro sujeto, comenzaron los inconvenientes. Siempre según la versión de los policías de la DDI, un grupo de personas, algunas de ellas armadas con cuchillos, trató de impedir el procedimiento policial. A tal punto se tornó grave la situación, que unos diez vecinos lograron tirar al piso a uno de los policías, y lo agredieron a trompadas y patadas. Hasta sufrió un corte en un antebrazo que habría sido hecho por una navaja.

Sus otros dos compañeros pudieron ayudarlo, y en ese momento arribaron varios móviles policiales del Comando de Patrullas, que habían sido alertados de lo que ocurría.

Con los ánimos más calmados, el policía herido fue trasladado a la Comisaría Primera, en donde luego descubriría que también le faltaba su billetera.

Sin embargo, desde la otra vereda dieron una versión distinta de los hechos, la cual también fue denunciada. Según aseguran quienes regentean el hostel, los policías hicieron abuso de autoridad y sin justificación hostigaron a quienes allí se encontraban. Además, creen que uno de ellos, el que recibió ayuda para subirse a un móvil para ser trasladado a la Comisaría, no fue agredido, sino que se encontraba “o drogado o borracho”, ya que no podía caminar correctamente.

Ambas versiones serán investigadas por el doctor Conti, quien se valdrá de declaraciones, de un video filmado por uno de los  vecinos del sector, y de las cámaras de seguridad de la zona para intentar dilucidar lo que ocurrió realmente.

Lo más leído