WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Se dijo en La Brújula 24

"Con mi mamá no lo pensamos ni dos segundos y lo subimos al auto"

Tomás Andrusko el chico que denunció en Twitter el abandono de Uberto, su vecino de 96 años, contó esta mañana el detalle de lo sucedido.

Tomás Andrusko el joven que asistió a su vecino de 96 años y relató a través de las redes sociales el triste episodio que el hombre tuvo que vivir, habló esta mañana con LA BRÚJULA 24.

El caso difundido desde su cuenta de Twitter tomo una gran repercusión, logrando más de 4 millones de visualizaciones y llegando a replicarse en varios portales. "Yo lo subí de la impotencia que tenía esperando la ambulancia, lo subí sin esperar que un medio regional lo difunda y me llamaron hasta de medios nacionales", comentó Tomás en diálogo con el programa La Mesa Dominguera.

El joven de 18 años volvió a hacer un repaso de lo sucedido y contó en detalle cómo fue la cronología de los hechos. "Lo enganché dejándome un papel en el auto donde me decía que estaba esperando una ambulancia, entonces con mi familia le alcanzamos una silla. Y al final tuvimos que llevarlo nosotros mismos".

"Se lo veía muy mal, flaco, muy pálido, con problemas para respirar. Nos pedía por favor que hagamos algo", señaló Tomás.

"La ambulancia no llegaba y lo único que hacían era mandar una doctora que lo llamaba, pero el no se sentía bien ni para responder esas preguntas", agregó.

En un acto de desesperación y de mucha empatía, el joven con su madre tomaron la arriesgada decisión de llevarlo por sus propios medios. "Con mi mamá no lo pensamos ni dos segundos y lo subimos al auto", dijo.

Ya dentro del hospital, donde uno pensaría que la situación lograría estar en calma, Andrusko relató que también tuvo que presenciar una experiencia desagradable con el enfermero encargado de atender a Uberto.

"Le empieza a preguntar cosas y Uberto al ser grande responde lento y habla bajo. Y este empezó a hablarle en un tono bastante alto. A lo que yo le digo, 'tiene 96 años podrías tener más paciencia'".

"Luego termina y me pide que me identifique. Le dije que no le iba a dar nada y que lo atienda. Me largue a llorar de la impotencia. No era justa toda la situación y encima que tenga que recibir ese trato", explicó indignado.

El estado de salud de Uberto

Tomás contó que su vecino ahora se encuentra mejor y que con su familia están tratando de "ayudarlo con los quehaceres, de hacerle la comida".

"Está mejor, estaba deshidratado y con insuficiencia renal", detalló.

También señaló que Uberto "tiene una hermana y un sobrino. Ella tiene 90 años y él 60. Son dos personas de riesgo, que no se pueden hacer cargo".

Por último remarcó que durante la pandemia lo había visto muy bien "hasta este cuadro que vino presentado desde hace una semana y explotó ahora".


Lo más leído