WhatsApp de Publicidad
Seguinos

horas convulsionadas

Independiente: finalmente, Moyano no irá en busca de la reelección

Tampoco se presentará Héctor Maldonado, su mano derecha y secretario del club de Avellaneda.

El propio Hugo Moyano había sembrado la semilla de la duda sobre su nueva postulación a presidente de Independiente la semana pasada. Y la certeza germinó en la tarde de este jueves cuando comunicó en una reunión de Comisión Directiva que bajará su candidatura para las elecciones que fueron reprogramadas para el 2 de octubre. Tampoco se presentará Héctor Maldonado, su mano derecha y secretario del club de Avellaneda.

A fin del año pasado, Moyano iba a presentarse para buscar su tercer mandato en el Rojo y prolongar así su gestión que lleva ocho años. Pero todo cambió tras la suspensión de los comicios. El 2022 erosionó aún más su imagen en Avellaneda. Es que a la crisis económica y deportiva se le sumaron los conflictos políticos por la falta de fecha para la votación y un tire y afloje cansador con la oposición, principalmente con la agrupación que propone a Fabián Doman como cabeza.

Los malos resultados del equipo y el desorden institucional colmaron el ánimo de los hinchas y socios que empezaron a expresar su malestar y fastidio en el estadio los días de partido. Los insultos hacia el palco presidencial se hicieron cada vez más frecuentes, a tal punto que tanto Moyano como Maldonado debieron irse custodiados en algunas oportunidades. Ya los últimos partidos, el líder de Camioneros no concurría a la cancha.

El presidente y el secretario general quedaron como los principales apuntados por la gente y la oposición. Es que ellos son los que vienen tomando las determinaciones más importantes del club, en la mayoría de las oportunidades sin consultar a nadie más. De hecho, Daniel Montenegro, que renunció esta semana a su cargo de asesor deportivo, lo dejó en claro: “Es difícil cuando al club lo manejan una o dos personas…”.

El momento de mayor tensión se vivió terminada la Asamblea del último viernes en la sede de Av. Mitre, cuando Moyano y Maldonado debieron esperar para abandonar el recinto por los serios incidentes que se generaron en las afueras entre los hinchas y la Policía. Pudieron salir en autos blindados, con un fuerte operativo de seguridad.

Un día después de que se fijara la fecha del 2 de octubre para el postergado acto eleccionario, el oficialismo realizó un cónclave en el predio de Villa Domínico. Allí se comunicó las bajas de ambos líderes de la dirigencia roja. Y estas bajas se suman a las de los candidatos a vicepresidentes, Marcelo González y Manuela Sánchez. Nadie de los presentes le pidieron a Moyano que revea su decisión. Todos entendieron que era en vano. Lo que sí hicieron fue poner sus renuncias a disposición como un gesto de acompañamiento, pero no habrá dimisiones masivas en la lista.

Por lo pronto, el oficialismo no bajará su lista a pesar de esto, lo cual significa que deberán rearmarse y buscar un nuevo trinomio para competir contra Doman y Claudio Rudecindo, el otro candidato opositor. El nombre de Sergio Palazzo, actual secretario deportivo de Independiente y secretario general de La Bancaria, el sindicato de los trabajadores bancarios, es uno de los que suena como posible candidato oficialista. Se mencionó en la reunión de este jueves a la que asistieron más de 25 personas.

Otro que sonó fue Baldomero Cacho Alvarez, quien estaba presente. Alvarez ya fue candidato en las elecciones de 2011 y perdió contra Javier Cantero. También se escuchó el nombre de Gonzalo Campici, dueño de Escudo Seguros, que estuvo como sponsor en el pecho de la camiseta del equipo hace un tiempo. No se descarta que surja otra figura en las próximas horas.

Este viernes a la tarde habrá una nueva reunión dirigencial en el Hotel Scala para darle forma a una nueva fórmula de cara a las urnas. Pero hay algo que ya es un hecho: el ciclo de Moyano en el Diablo tiene fecha de vencimiento.

Fuente: Clarín

Lo más leído