WhatsApp de Publicidad
Seguinos

ganó 4-0

River goleó a Racing y se coronó campeón

Justo y arrollador triunfo con goles de Agustín Palavecino, Julián Álvarez y Braian Romero.

River Plate derrotó a Racing Club por 4-0, y el resultado le permite obtener el título en el torneo de la Liga Profesional de Fútbol (LPF) en 22da. fecha disputada en el estadio Monumental de Núñez.

Justo y arrollador derrotó a Racing con goles de Agustín Palavecino, Julián Álvarez y Braian Romero, y se colocó la corona tres fechas antes del epílogo de la competencia. Todo un símbolo de su superioridad.

River Plate alcanzó su estrella número 50 contando Ligas y Copas de AFA. Así, el Millonario se afianzó como el club con más títulos oficiales nacionales de la historia, dos más que Boca Juniors (48) y muy lejos de los otros grandes del fútbol argentino como Racing Club (31), Independiente (25) y San Lorenzo (17).

Luego del imponente recibimiento que le dedicó al público a la Banda, el local se sorprendió con el esquema y la propuesta de Racing. Un 3-4-3 con Pillud como uno de los centrales y presión en la salida, que casi le reporta la apertura del marcador a los 3 minutos, cuando Copetti le robó la pelota a Paulo Díaz dentro del área, pero Armani se impuso en el mano a mano.

Tras esos primeros compases de confusión, poco a poco, River fue haciendo pie, más allá de que debió cubrir varios baches que le abrieron las bajas, como las de Enzo Pérez (salió Ponzio como titular), y Angileri-Casco (Pinola surgió como lateral izquierdo).

A los 24, Simón envió un centro al espacio que atacó el Araña, que cabeceó desviado. Y a los 31, Fernández juntó rivales a pura pisada y soltó el balón cortado para Palavecino, quien definió de caño para rubricar el 1-0.

Fue el punto de partida de los mejores momentos del dueño de casa. Dos veces Romero de cabeza pudo estirar la distancia, para tranquilidad de los fanáticos. Lo mereció.

Los orientados por Gago salieron a la segunda parte con tres cambios, con el objetivo de torcer el rumbo del clásico: entraron Miranda, Orban y Lisandro López. Pero River no lo dejó reaccionar. Al minuto del complemento, Romero hizo temblar el arco con un tiro en el palo. Y a los 2, Álvarez definió cruzado para firmar el 2-0 y su decimoséptima conquista en el certamen.

Y a los 22 minutos, el 3-0 llegó con suspenso, luego de una definición de Braian Romero que cruzó lentamente la línea, luego de una muy buena jugada colectiva. El punta, una máquina de correr e intentar, había contado con varias posibilidades. Fue un premio a su empuje permanente.

Y siguió buscando River, como si el partido estuviese 0-0, como si necesitase otra pátina de brillo la consagración. Encontró a los 32, cuando Carrascal se sumó al pressing, robó en campo contrario, y cedió para Romero, que apuntó su segundo grito y el cuarto en el score.

Este River no es el opulento de años anteriores, se fue desprendiendo de figuras que hicieron diferencia y que lo llevaron a ganar la Copa Libertadores y a jugar la final que finalmente perdió ante Flamengo, en Perú, y sufrió bajas trascendentes, como las de Matías Suárez o Nicolás de la Cruz. Pero Gallardo le dio un funcionamiento, una dinámica propia de su sello y contó con la aparición de algunas jóvenes figuras como la del desequilibrante Julián Álvarez, quien es hoy probablemente el mejor jugador del fútbol argentino, más Benjamín Rollheiser, Santiago Simón, Enzo Fernández y Felipe Peña, entre otros.

Fuente: Infobae

Lo más leído