WhatsApp de Publicidad
Seguinos

por la pandemia

Testigos de Jehová rescatan el lado positivo de 500 días sin salir a la calle a tocar timbre

Alejandro Willers, portavoz de la religión en la Provincia, aclaró que hubo un aumento del 30% en la asistencia a las reuniones, que se realizan de forma virtual.

La pandemia obligó a las religiones a dejar de lado el accionar presencial y explorar otras formas de llegada a la gente, particularmente a través de las nuevas tecnologías. Por caso, los oficios religiosos se volvieron virtuales. En el caso de los Testigos de Jehová, este lunes se cumplen 500 días de que suspendieron sus tradicionales visitas casa por casa y su presencia en la calle.

Alejandro Willers es el portavoz de dicha religión para la provincia de Buenos Aires y, en diálogo con LA BRÚJULA 24, explicó que “lo que pasó nos cambió la vida. El 20 de marzo de 2020 cuando decidimos suspender las actividades presenciales nos causó incertidumbre. Sin embargo, logramos buenos resultados y llevamos adelante un programa de capacitación continua que hubiésemos querido tener en los espacios físicos de nuestros templos”.

“Hoy solo llevamos adelante tareas de mantenimiento en los puntos de encuentro y realizamos las reuniones de manera virtual. Si vemos los números, vemos que hay un valor agregado porque en el último año, hubo un aumento del 30% en la asistencia a las reuniones. Como fenómeno social, hubo una buena integración tecnológica con nuestros abuelos que no podían acercarse a los encuentros presenciales y hoy incorporaron el lenguaje de Zoom”, celebró Willers, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Sobre la etapa prepandémica recordó que “cuando salimos a la calle a tocar el timbre predicamos y evangelizamos, compartiendo buenas noticias. Lo que hacemos es compartir una idea positiva aprendida en la vida, solemos buscar conversar con la persona en base a una pregunta de interés general”.

“Antes visitábamos las casas de las personas o éramos parte del decorado público en la Terminal de Ómnibus donde exhibíamos nuestras publicaciones. Ahora lo hacemos desde nuestra casa, llamando a las personas por teléfono, con mensajitos telefónicos o hasta por carta. Jesús nos dejó un modelo y lo que ofrecemos es que las personas puedan entender que la Biblia le brinde las respuestas a las preguntas que tienen”, expuso en otro segmento de la entrevista radial.

En esa misma dirección recalcó que “las conversaciones pueden durar no más de dos o tres minutos y si quieren retomar la conversación se puede programar en cualquier otro momento. Nos ha ocurrido que en alguna ocasión una persona que inicialmente nos dijo que no, luego pudimos acercarles el mensaje. A nosotros nos ha sucedido que gracias a la insistencia de alguien, luego entendimos por qué es importante. Sin embargo, somos respetuosos del derecho de la otra persona”.

“No estamos en contra de las vacunas, los Testigos de Jehová siempre buscamos una buena atención médica, la mejor que podamos. Muchos fieles ya se han vacunado y son elecciones totalmente personales”

aLEJANDRO WILLERS

“En el último año hubo un 25% de aumento de cursos bíblicos, que son interactivos y se vienen haciendo por videoconferencia o llamadas telefónicas. A la gente le resultan muy atractivos, son 80 personas por día que deciden conocer la Biblia. Hay muchas traducciones, más allá de que esté en hebreo o griego, pero el mensaje siempre es el mismo. La nuestra cuenta con un lenguaje moderno. Creemos que Dios es el creador y su nombre es Jehová, un nombre que según Jesús debe ser limpiado. Por eso nos consideramos dentro del cristianismo”, sostuvo Willers.

En el cierre, mencionó: “Creemos que Cristo va a actuar pronto y va a traer el fin de muchas cosas malas que están pasando, no el de la Tierra, sino el de una forma de manejarnos. Muchas personas han perdido la fe y es lógico porque muchas instituciones dejaron de ser coherentes con lo que enseñaban. Por eso siempre es importante separar la Biblia de las instituciones para evitar los prejuicios. Percibimos que con la pandemia se despertó la inquietud por la espiritualidad para darle sentido a la vida, planteándose preguntas a sí mismo”.

El sitio de Internet –jw.org– es el que más traducciones tiene en el mundo. Además, editan la revista El Atalaya, que tiene más de 30 años, circula en todo el mundo, siendo la que más ediciones impresas tiene.


Lo más leído