WhatsApp de Publicidad
Seguinos

a través de una llamada

Le robaron la cuenta de WhatsApp a una jubilada y estafaron a una de sus amigas

Se hicieron pasar por personal del Ministerio de la Salud y le escribieron a todos sus contactos.

Una adulta mayor fue víctima del robo de su cuenta de WhatsApp la tarde de este jueves y la usaron para pedir dinero a sus contactos, uno de ellos le hizo dos transferencias, pero la familia reaccionó a tiempo y evitaron males mayores.

Lilian Vueso de 71 años relató a La Brújula 24 que recibió una llama en su celular de un hombre que se identificó como trabajador del Ministerio de Salud y le dijo que le iban a asignar el turno para aplicarle la segunda dosis de la vacuna Sputnik V.

“Yo siempre tengo mucho cuidado, pero me dijo mis dos nombres, y yo no uso mis dos nombres, además sabía que me había puesto la primera dosis de la vacuna rusa y que me falta la segunda”, dijo Lilian, quien es jubilada.

Le indicaron un código y nada más. Esa llamada fue suficiente para que los estafadores comenzaran a enviar mensajes a sus contactos pidiendo dinero urgente.

Esta modalidad de estafa se está haciendo muy común recientemente y este es el segundo caso en menos de una semana. A un periodista de este medio le ocurrió hace unos días y el procedimiento es el mismo: hacer solicitud de dinero de manera urgente vía transferencia.

Lilian cuenta que se sentía algo descompuesta y por eso no atendía su celular ni el fijo de casa, pero todas esas llamadas eran de familiares y amigos contactándola para pasar si se encontraba bien debido a los inusuales mensajes.

Su hijo se dio cuenta bastante rápido porque uno de los mensajes estaba escrito con errores de ortografía. “Yo nunca escribo con faltas de ortografía”, afirmó Lilian. Así que procedió a cambiar las claves de acceso a las cuentas bancarias. En tanto, a su hija le escribieron: “Necesito que me transfieras. Después paso a tomar un café contigo”. Pero ella vive en Irlanda, por lo que de inmediato la llamó.

Una de las amigas de Lilian no corrió con tanta suerte y queriendo ayudar a su amiga hizo una transferencia por $35.000 pesos a la cuenta que le indicaron y el banco ahora no le atiende el reclamo como estafa.

“No sé si hay alguien más que haya depositado, hasta ahora no sé, pero una amiga mía se dio cuenta de que no era yo, porque se ofreció a traerlos a mi casa y le dijeron que hiciera una transferencia”, agregó la víctima, quien se mostró indignada por lo sucedido y se pregunta de qué manera accedieron a sus datos tan fácilmente.

Hay varias medidas de seguridad que se pueden tomar para evitar este tipo de estafas, La Brújula 24 consultó sobre el tema a un especialista que brindó varias recomendaciones.

Lo más leído