WhatsApp de Publicidad
Seguinos

rafael emilio santiago

“Los mayores ya le donamos un año de vida a la pandemia”

Luego de recibir la noticia del avance del proyecto de Ley que busca declarar personalidad destacada del periodismo de la Provincia de Buenos Aires, al periodista Rafael Emilio Santiago, en mérito a su destacada y reconocida trayectoria en el ámbito periodístico, el panelista de LA BRÚJULA 24, compartió la mesa de café con Germán Sasso.

“Son estímulos, más cuando uno está casi afuera. El año pasado con lo del senado de la nación tuve una satisfacción íntima, la que más me llegó fue cuando me dijeron ‘tenés que hablar vos’ cuando estaba Macaya Márquez al lado mío. Son reconocimientos que me caen muy bien, son mimos que de viejo te llegan aún más”, destacó Santiago, agradecido por el halago motorizado por un proyecto del senador Andrés De Leo.

Escuchá un resumen de su columna

“Por mucho tiempo, a esta altura del año, además del balance que nos planteamos, uno trazaba líneas de lo que esperaba del que venía. Un hábito que heredé de antepasados formales. Después uno propone y Dios dispone y los resultados son como la profecía de Nostradamus. Si cae bien acertó, sino pegó en el palo. Hace no mucho tiempo nos quejábamos pero no de castigos divinos como la pandemia. Me pregunto si suena muy insolente considerarlos así a nuestros pesares”.

“Añoro mis últimos 20 años de trabajo pleno porque, en casi todos ellos, los planes eran gratos cuando los años eran pares y había Mundiales de fútbol o Juegos Olímpicos y en los impares matizaban con torneos sueltos. Allí había que preparar a lo grande: alojamiento, viaje, comunicación, antecedentes, credenciales, conocimiento serio del lugar. No alcanzaba con decir voy y ya está. Y quizás se sufría menos esos aviones de asientos para japoneses, esas comidas desangeladas y los aeropuertos de esperas largas. Estos últimos son lugares hostiles, espacios impersonales de plástico y vidrio. Lo único que reconozco es que tienen baños irreprochables”.

“Me bajé después de Londres 2012, estirando un poco la vida laboral para urdir un retiro aceptable. Y el consejo que puedo dar es que cuando llegas a los 65, andate porque al llegar a los 70 el entusiasmo es diferente. Mirando atrás, con ese arsenal de preparativos, cuestionábamos porque somos argentinos y quizás no fui muy agradecido en valorar aquel mundo y aquella edad. Porque el tiempo pasa y surge algo como lo que estamos viviendo ahora y te encontrás caminando en una incertidumbre bastante opaca que no sabemos de quién es la culpa”.

“Los mayores de riesgo real donamos un año a la pandemia y es una joya de altísimo valor para nosotros los de 80. Y espero que acabe pronto el peligro y no me lo aseguran porque no pueden hacerlo. Estamos cerrando un feo 2020. Quisiera no enterarme de algunos datos desconcertantes. Tenemos más de 43 mil bajas por el COVID-19 y todo África, casi 1200 millones de almas, no llega a 60 mil muertos, no hay relación, deben haber contado mal”.

Lo más leído