WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Bragado

Pornovenganza: el desgarrador relato del padre de la policía que se quitó la vida

“No le encuentro respuestas. Un dolor inmenso en el corazón, irreparable”, publicó en sus redes sociales Marcelo San Román el sábado 5 de diciembre, un día después de la muerte de su hija Belén, la agente de la Policía Bonaerense de la ciudad de Bragado que se disparó en la cabeza luego de que su ex pareja viralizara fotos y videos íntimos. La joven de 26 años y madre de dos hijos agonizó cinco días: falleció en el hospital municipal de la ciudad.

En el posteo el padre agradeció al personal de terapia intensiva, a los médicos que la trataron, a los enfermeros y hasta al personal de recepción del centro de salud. En su cuenta de Facebook publicó también lo que se encargó de repetir en diálogo con TN esta mañana: “Siempre recalco lo mismo. Mi hija era un ser de luz, querida por todo el mundo. Era una funcionaria policial excelente: los mismos jefes me lo dijeron. La única víctima es Belén. No importa lo que hizo en su vida privada o con quién lo hizo. Ella confió en alguien”. En las redes sociales se manifestó en el mismo tono: “Que quede claro que acá hay una víctima y es mi hija. Le pasó por confiar en alguien, ese fue el único error que cometió”.

Marcelo dijo que su hija estaba bien, afectada por la vergüenza de haber sido víctima de extorsión, de pornovenganza, y que nunca demostró sentirse superada por la situación. Agregó que estaba preparando el cumpleaños de uno de sus hijos. Por eso su sorpresa: “Nunca imaginamos este desenlace. Nunca pensé que mi hija se fuera a quitar la vida. No me entra en la cabeza, no lo entiendo”.

En la entrevista no quiso nombrar al acusado de viralizar el contenido. Ya lo había hecho la madre de Belén, Graciela Álvarez, dos días antes de que muriera y a través de las redes sociales: “Tobías Villarruel de la ciudad de Chivilcoy, el que viralizó fotos y videos de mi hija, hostigándola y amenazándola, hizo que ella termine con su vida”. Según informó La Razón de Chivilcoy, la ex pareja de la víctima está detenida en Bragado y fue condenado por el robo a un comercio de esa ciudad en 2018.

Belén San Román se desempeñaba en el Comando de Patrullas Rural desde hacía pocas semanas. Asuntos Internos le había abierto un sumario luego de que se conocieran las fotos y los videos que Villarruel habría difundido con propósito de extorsionarla. Antes de dispararse, la joven le escribió mensajes a sus compañeros que, alertados por la situación, fueron inmediatamente a su casa y la encontraron desvanecida en el suelo.

“A nivel judicial no tenemos nada -contó su padre-. Está investigando la justicia de Bragado. Están haciendo las pericias en un celular donde mi hija dejó una carta. Son cosas que están en investigación”. Deseó que las averiguaciones avancen y el responsable de la propagación del material íntimo que desencadenó la muerte de su hija sea condenado por sus actos: “Ojalá sirva para que lo sancionen y que todos sepan que el que viraliza esto tenga una pena de prisión, porque con una multa no alcanza en el caso extremo como el de mi hija. Que quede preso, que pague el daño que causó”.

El padre aclaró que no guarda rencor contra quienes difundieron las imágenes de su hija, un documento que circuló por la ciudad de Bragado. “Tenemos que ir evolucionando y cambiando en una sociedad tan enferma”, aconsejó y enseñó que a partir de ahora cuando alguien ose mostrarle un video íntimo responderá: “No lo abras, no me lo muestres, borralo y acordate lo que pasó con Belén”.

Espera, a su vez, que la muerte de su hija acelere el tratamiento del proyecto de ley contra la “pornovenganza” que ya cuenta con media sanción en el Senado desde julio del año pasado. El proyecto fue presentado por la senadora santiagueña Claudia Ledesma Abdala y contempla la modificación de los artículos 155 y 169 del Código Penal: propone penar la difusión de contenidos no consentidos de desnudez, sexual o erótico, incluso si se han obtenido con autorización de la víctima.

(Fuente: Infobae)

Lo más leído