WhatsApp de Publicidad
Seguinos

habló con la brújula 24

Golpes, amenazas y falsas denuncias: el calvario de una víctima de violencia de género

Emilia vive en Punta Alta y su ex pareja en Bahía. Pero según relata, eso no impide que la acose permanentemenre. "Le dijo a mi hija que se cuide porque nos va a prender fuego la casa", contó.

Emilia es una vecina de Punta Alta que desde hace un año está viviendo un verdadero calvario. Es víctima de violencia de género, se siente acorralada. Por eso, no tuvo más remedio que recurrir a los medios de comunicación para hacer público lo que le está pasando.

En diálogo con el periodista Germán Sasso, por LA BRÚJULA 24, la mujer relató cómo empezó la pesadilla, allá por el mes de octubre del 2019. "Me puse en pareja con una persona -lo identificó como Nicolás- que supuestamente me iba a ayudar porque estaba en un momento de vulnerabilidad por otra situación de violencia, y empezó a hostigarme para que le mostrara el celular".

"Se enojaba por las redes sociales y ese tipo de cosas, hasta que una mañana se puso mal por celos y de un golpe me fracturó los huesos de la nariz en varias partes, porque yo estaba hablando con el padre de mi hija por teléfono".

Y agregó: "En ese momento toqué el botón antipánico de la alarma que él mismo me vendió, las de chapa azul que todos conocen, vino la policía y lo agarraron en flagrancia. Se lo llevaron y estuvo 10 días preso en Patagones, mientras que a mí me llevaron primero a hacer una pericia física a Punta Alta, y después a Bahía Blanca, con la nariz rota".

"También fui a declarar como pude, porque no me paraba de sangrar".

En su relato, la mujer contó que los tormentos siguieron incrementándose con el paso del tiempo. "Él tuvo un juicio donde lo excarcelaron con varios ítems, y uno era que no se podía acercar a 200 metros. Tampoco podía ausentarse de su casa por más de 24 horas. Pero la realidad es que esta persona sigue trabajando en una empresa de seguridad, como si nada".

"Además, aprovecha una credencial que tiene para venir hasta Punta Alta. Me siguió llamando, y tiene denuncias por violencia anteriores con mujeres acá y en Bahía. Se apareció el 29 de septiembre en mi casa, aprovechando que tenía las puertas abiertas porque estaba esperando una vianda de comida, veo una sombra y era él atrás mío pidiéndome plata porque supuestamente tuvo 6 meses malos", dijo la damnificada.

Respecto de ese momento, Emilia indicó que "le dije que no tenía y vio que arriba de la mesa de mi casa tenía algo para pagar unos impuestos, eran unos 5 mil pesos que se los metió en el bolsillo. Quise forcejear con él para sacárselos, me terminó empujando contra el piso, y volví a apretar el botón antipánico de la alarma. Cayó la policía, pero alcanzaron a verlo subir a un remís que lo esperaba en la puerta y no lo pudieron agarrar".

"Hice la denuncia el 1 de octubre en la Comisaría de la Mujer y me encontré con que esa misma noche él llamó a mi hija de 12 años y le dijo que tuviera cuidado porque me iba a prender fuego la casa. También llamó a mi papá que es médico de Punta Alta".

A modo de análisis, la mujer explicó que "hice las denuncias, se me dio una perimetral nuevamente hasta abril del año que viene y al señor se le ocurre hacerme una denuncia para ensuciarme, dice que estuve en su departamento, que lo quise apuñalar y que le robé un bolso con documentos".

"Esa denuncia fue revocada porque el relato del horario donde afirma que ocurrieron los hechos coinciden con la denuncia que yo le estoy haciendo en Punta Alta. Por otro lado, a mí me hacen una nota para Canal 7, pero me llamaron al rato diciendo que no la podían sacar porque él llamó al canal para amenazar con que iba a ir a Legales", consideró indignada.

Y como si todo esto fuera poco, sostuvo Emilia, "el señor se presentó en el Canal 4 de Punta Alta y dijo que soy esquizofrénica, que lo quise acuchillar, llevó un video donde supuestamente estamos forcejeando pero en realidad me estoy defendiendo, fotos viejas donde estoy en su casa, las denuncias falsas que hizo".

"La estoy pasando muy mal, tengo mucho miedo. Me ensució, dijo que tenía problemas mentales. Lo más grave de todo es que cuando lo hice público me escribió su familia diciéndome que sienten vergüenza, que no saben qué hacer con él y que incluso en varias oportunidades le ha pegado a su propia madre. Es muy peligroso que esté suelto", cerró.


Lo más leído