WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Tras la habilitación

"La gente se volcó muy rápido a los natatorios"

Javier Catini, propietario de un natatorio bahiense, se mostró sorprendido por la respuesta del público. Además, brindó detalles de los protocolos que se aplican y remarcó que son "lugares seguros".

La respuesta fue inmediata. Ni bien el Municipio permitió la apertura de los natatorios, la gente decidió regresar a realizar una actividad que, más allá del fin recreativo, tiene reconocidos beneficios para la salud. Así lo manifestó Javier Catini, titular de uno de los natatorios más importantes de la ciudad.

"Desde que la gente se enteró de la posible habilitación, tuvimos una respuesta increíble. La gente lo necesitaba y comenzó a reservar cupos desde la semana pasada y esta semana ya estamos trabajando con ese público", remarcó Catini en comunicación con El Deportivo 24, de LA BRÚJULA 24.

"Estamos súper contentos por poder volver a trabajar. Nosotros estamos trabajando desde el primer día de cuarentena para poder abrir ni bien se habilitara la actividad", completó.

Según mencionó Catini, titular de H2O, en su natatorio se trabaja con turnos de 45 minutos, con un período de sanitización de 15 minutos. La gente no se cruza entre los que salen de la pileta y los que ingresan.

"Ni bien la persona ingresa, se le va a tomar la fiebre. La primera vez, tendrá que firmar una declaración jurada en la que mencionás si tenés alguna afección previa. Además, los grupos no se cruzarán entre sí. Cuando un grupo sale del vestuario porque ya terminó de cambiarse, espera a un costado de la pileta y no se cruza con los que están adentro del agua. En ese lapso, la gente de limpieza ingresa y sanitiza los mismos para que pueda acceder el público que está por salir del agua. La gente no podrá bañarse en el vestuario. Tendrá que secarse y cambiarse", sintetizó.

"Por el momento recibimos a gente que tenga independencia propia, es decir a aquellos que no necesitan de sus padres para cambiarse, porque no queremos que haya amontonamientos de público en los vestuarios. Por el momento no podrán venir los mayores de 68 años", mencionó.

Además y según el protocolo establecido, se permiten tres personas por carril, por lo que por cada turno el máximo es de 15 personas por horario. "No se alcanzan a cubrir todos los costos, pero por lo menos estamos trabajando. Eso, después de tantos meses, es fundamental", completó.

"Queremos que la gente se quede tranquila. No queremos que haya contagios en nuestros natatorios o en los gimnasios. Trabajamos mucho para esto y queremos que quede claro que somos lugares seguros y necesarios para mucha gente", finalizó.

Lo más leído