WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Básquetbol

El ex Bahía Basket que superó el coronavirus y hoy donó plasma en el Penna

Facundo Corvalán contrajo la enfermedad en España y tras varios días, logró recuperarse. Hoy se acercó al Penna para ayudar a la recuperación de nuevos pacientes.

Facundo Corvalán jamás imaginó las circunstancias que lo traerían nuevamente a Bahía Blanca por estos días. Esta vez no fue el básquet, ni tampoco los lazos que dejó en la ciudad lo que trajeron al escolta de vuelta al lugar donde explotó como jugador. El motivo de viaje tuvo que ver con la solidaridad.

El juninense, que se contagió de coronavirus en España, se acercó hoy al Hospital Penna para convertirse en donante de plasma y así colaborar en la recuperación de otros pacientes.

"La determinación surgió desde que me enteré que podía servir. La verdad que no me costaba nada y quería poder colaborar. Llamé, mandé mails a varios hospitales, hasta que me enteré que en Bahía se podía donar, así que decidí volver", contó el jugador surgido en Ciclista de Junín en comunicación con El Deportivo 24.

"Me dijeron que mi plasma puede ayudar a tres personas y que en una semana puedo volver a donar, así que capaz que vuelva a colaborar", agregó.

Facu, que vistió la camiseta de Bahía Basket durante cuatro temporadas, había decidido cruzar el charco el año pasado. Sin embargo, su primera experiencia en el Viejo Continente terminó antes de lo previsto.

"Se me terminó el contrato y como no estuvimos en los primeros cuatro puestos, el club dio por terminada la temporada", comentó el jugador que militó en el Real Canoé de la Liga LEB Oro del ascenso español.

Corvalán regresó en marzo al país y se enteró que estaba contagiado de COVID-19 apenas pocas horas después de pisar su Junín natal.

"En marzo la situación ya estaba muy complicada en España y había muchos casos. Intenté evitar contagiarme, pero allá no había mucha información. Tomé las medidas necesarias, pero fue en vano", dijo.

"En el vuelo ya empecé con síntomas y ni bien llegué a Junín, tuve que llamar al 107, porque no me sentía bien. En el viaje tuve un estado febril, pero en las cámaras, cuando pasé por Ezeiza, no me dio temperatura. En la declaración jurada que completé adentro del avión puse que tenía algunos síntomas, pero luego en el chequeo no se detectó nada. Por eso me dejaron continuar hasta Junín", explicó.

Por unos días, Facu se quedará en Bahía, visitando a su novia que vive acá y a la que, entre el viaje y el coronavirus, estuvo un largo tiempo sin poder verla. Mientras tanto, espera por algún llamado que le permita visualizar qué le deparará el destino.

"Estoy esperando ver qué oportunidades se me dan para cuando nos permitan volver a la rutina. Por ahora sigo entrenando solo", dijo.

Escuchá la nota completa:

Lo más leído