WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Todos los detalles

La oscura trama detrás del "loco de la cuchilla"

Se conocieron mayores detalles en torno a la noche de terror que vivieron los vecinos de la zona del Hospital Penna. Ajuste de cuentas, problemas de vieja data, y una historia que podría no haber tenido su capítulo final.

Al principio se creyó que era una broma. A medida que se sumaron llamados de distintos teléfonos y en direcciones muy cercanas, la policía entendió que la historia iba en serio.

Anoche vecinos de la zona del Hospital Penna vivieron una película de terror en sus calles. Un hombre, fuera de sí, caminaba amenazante con un cuchillo de gran tamaño en sus manos.

Los móviles comenzaron a buscarlo, pero no dieron con él, mientras que el 911 seguía acumulando testigos que daban cuenta del deambular de el “loco de la cuchilla”.

Sobre las 22 la situación se tornó aún más alarmante, debido a que desde la guardia del Hospital Penna le avisaron a las fuerzas de seguridad que había ingresado una persona con heridas de arma blanca.

El joven de 27 años debió ser asistido por cortes en su cara y algunos golpes en el cuerpo, pero nada que pusiera en riesgo su vida. Luego de un par de horas, según información a la que tuvo acceso la redacción de LA BRÚJULA 24, fue dado de alta.

La policía llegó hasta el nosocomio para entrevistarse con el lastimado, y de esa manera, comenzar a esclarecer la situación que tenía en pánico a los habitantes de la zona.

Sin embargo, lejos de cooperar y aún recibiendo curaciones, les aseguró a los uniformados que no iba a radicar denuncia, y según textuales palabras “él se iba a encargar de solucionar sus problemas”.

Por tratarse de un delito de instancia privada, con lesiones leves, se necesita radicar denuncia para que la justicia pueda continuar trabajando sobre el hecho. A su negativa, en este caso, se le sumó que el agredido ni siquiera quiso aportarle mayores detalles a la policía.

Según pudo saber este medio, los oficiales que se hicieron presente en el Penna al menos pudieron saber quién fue su agresor, por lo que ya lo tienen identificado.

Otro detalle a tener en cuenta es que tanto el “loco de la cuchilla” como su víctima de anoche cuentan con antecedentes penales.  

Las conjeturas llevan a suponer que se trata de un problema de vieja data, con tintes de ajuste de cuentas y un rencor que con el paso del tiempo fue agrandando aún más la situación.

Con la amenaza en el aire de “solucionar por mano propia el problema”, no sería descabellado pensar en que esta historia, lamentablemente, podría sumar un nuevo capítulo en cualquier momento, con los vecinos de la zona como testigos, y estando en riesgo latente.


Lo más leído