WhatsApp de Publicidad
Seguinos

habló su creador

Poción antibullying: "Mi hermano lloraba y no quería ir a la escuela"

Lucas habló de la manera en la que lo ayudó para que deje de sufrir el maltrato. "Se necesita concientizar a chicos y padres", enfatizó.

La historia de Lucas Pistarelli tomó notoriedad pública en las últimas horas a raíz de una nota publicada por este diario digital, donde se refleja una decisión que expone la enorme madurez, pese a sus jóvenes 19 años.

El hermano de Lucas es víctima de bullying y, con la experiencia de haber sufrido el maltrato en su época escolar, apeló al ingenio y le acercó "una pócima mágica", acompañada de una carta que le iba a cambiar la vida.

"A mi hermanito lo cambiaron de colegio por esta razón y, si bien al comienzo todo iba bien, luego empezó a llorar antes de entrar al aula. Nos contó que los compañeros lo molestaban. Por eso se me ocurrió lo de la pócima para que sepa que alguien lo estaba acompañando. A él le gustan mucho los experimentos, la ciencia y la magia. Lo hice para que se sienta más seguro", resaltó, en una entrevista a LA BRÚJULA 24.

Y añadió: "Cuando le entregué la pócima, la noche previa a que vaya a la escuela, se puso muy contento. Y le escribí una carta. Allí le decía que había sido creada por un mago y cuenta la historia de un chico que se había mudado de ciudad y tuvo que empezar en un colegio nuevo donde no lo aceptaban ni lo dejaban jugar. También hablaba de la tristeza, hasta que veía un libro de su abuelo con el que creó lo que fue la salvación para él".

"En primaria y secundaria sufrí mucho el bullying, era tímido, gordito y malo para los deportes. Los chicos no me incluían en sus equipos. Me sentía en soledad y tampoco lo exteriorizaba porque me avergonzaba. Creía que si lo contaba iba a ser peor. El miedo a no ser escuchado es muy grande. En mi caso busqué contención en otros grupos, en el deporte y actividades extra escolares. Iba al colegio y pensaba en querer irme a esos lugares donde me sentía más feliz. Trataba de no escuchar los insultos y las ofensas, hasta que dejaron de molestarme", recordó, con relación a su experiencia personal en su etapa escolar.

Por último, volviendo a la vivencia de su hermano, enfatizó: "En la escuela de mi hermano se habló el tema y junto con los padres ya se están haciendo cargo del asunto. Se trata de concientizar a los chicos para que comprendan la gravedad de esta situación, sean sus hijos víctimas o victimarios".


Lo más leído