WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Durante la madrugada

Diputados aprobó el acuerdo con el FMI a pesar del rechazo de Máximo Kirchner

El líder de La Cámpora bajó al recinto a último momento. El proyecto que pasó al Senado fue aprobado con 202 votos positivos, 37 negativos y 13 abstenciones

Tras una maratónica sesión de más de 12 horas, el oficialismo logró aprobar en la Cámara de Diputados el acuerdo con el FMI para refinanciar la deuda de USD 44 mil millones contraída por Mauricio Macri en 2018. La votación cerró con 202 votos positivos, 37 negativos y 13 abstenciones.

Luego de haber mantenido su posición en el más estricto hermetismo durante toda la tarde, Máximo Kirchner y los diputados de su espacio optaron por bajar al recinto a último momento. La Cámpora votó negativamente, al igual que los tres legisladores de Patria Grande. El Frente de Todos tuvo 28 votos negativos.

También rechazaron el proyecto los diputados Libertarios -con fuertes discursos de Javier Milei y José Luis Espert-, los dos de la Corriente Clasista y Combativa, Ricardo López Murphy y los cuatro del interbloque del Frente de Izquierda. La votación finalmente llegó pasadas las 3 de la madrugada. Al término de la sesión, desde Juntos por el Cambio volvieron a cuestionar la irresponsabilidad del kirchnerismo. “Si no estábamos acá esta noche la Argentina entraba en default”, aseguraron.

Por su parte, en la bancada del oficialismo se mostraron satisfechos por la cantidad de votos afirmativos totales y destacaban que el resultado confirmó que eligieron “la estrategia de negociación correcta”. Cabe destacar que si Juntos por el Cambio decidía abstenerse como planteó antes de llegar a un acuerdo con el oficialismo, los votos positivos (77) habrían sido menos que las abstenciones totales.

Al inicio de la jornada, la ausencia de Máximo Kirchner durante el llamado para dar quórum había sido una primera señal de alarma para el oficialismo, que todavía desconocía su posición a la hora de votar. El líder de La Cámpora, que hace poco renunció a la jefatura del bloque en rechazo al acuerdo, estaba en su oficina pero decidió no participar del debate. La sesión comenzó con 129 diputados en el recinto, número exacto para poder iniciar el debate.

La silla vacía de Máximo Kirchner alimentó especulaciones durante toda la tarde sobre la posición que asumiría el kirchnerismo duro, ya que una veintena de diputados podía ausentarse, abstenerse o directamente votar en contra. Finalmente se confirmó la última alternativa, que representa un duro golpe a la unidad del Frente de Todos y a la gobernabilidad de Alberto Fernández de cara a los próximos dos años.

Promediando la tarde en el oficialismo reconocían que una votación unánime nunca estuvo en los pronósticos. Un diputado dijo a Infobae que Germán Martínez tuvo un solo pedido a los miembros del bloque que iban a hacer uso de la palabra: transitar el debate con tranquilidad y evitar los exabruptos. Algo que se respetó.

Otra señal de la fractura dentro del oficialismo llegó minutos antes de las 19, cuando los jefes de los bloques terminaron de acordar la cantidad de oradores individuales: entre los 80 diputados que pidieron hacer uso de la palabra no estuvieron Máximo Kirchner ni ningún legislador identificado con La Cámpora.

Durante las primeras horas del debate, en las inmediaciones del Congreso hubo incidentes con los grupos de izquierda que se concentraron en la plaza para rechazar el acuerdo. Encapuchados quemaron gomas, tiraron piedras contra las ventanas del frente del edificio y arrojaron una bomba molotov a los uniformados. La Policía de la Ciudad terminó desalojando la zona. El caos que se vivió en las calles no se filtró al interior del recinto y el clima fue calmo durante toda la tarde.

Una multitud se concentró en Plaza Congreso, donde también se produjeron incidentes. Foto Infobae

Piedrazos impactaron en las ventanas del despacho de Cristina

En medio de la sesión en la Cámara de Diputados por el debate del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), manifestantes comenzaron a atacar el Congreso de la Nación.

Los piedrazos impactaron en las ventanas del despacho de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Cerca de las 15:00 horas de este jueves 10 de marzo, la protesta frente al Congreso se salió de control cuando decenas de personas comenzaron a destruir la vereda de las inmediaciones del edificio legislativo y comenzaron a lanzar piedras contra las oficinas.

A pesar de que la movilización fue impulsada por algunas agrupaciones sociales, las columnas comenzaron a retroceder minutos después de que iniciaran los actos de violencia contra el Congreso. El saldo fue de ocho heridos, de los cuales cinco son policías, y un detenido.

Mientras tanto, los diputados continúan en sesión dentro del recinto para terminar de definir el futuro del acuerdo con el FMI y que el entendimiento pueda pasar al Senado para obtener su aprobación final.

Media hora después de que comenzaran los disturbios, los efectivos policiales comenzaron a contener la situación, pero los manifestantes continuaron con su acometida. Por esto mismo, infantería abrió fuego con balas de goma contra los manifestantes.

Fuente: Infobae y Perfil

Lo más leído