WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Lorenzetti y Highton no participaron de la votación

Tras un fuerte debate, Rosatti fue elegido presidente de la Corte

Con trayectoria política en el peronismo, fue ministro de Néstor Kirchner y designado en el alto tribunal por Macri.

La Corte Suprema de Justicia eligió ayer como su nuevo presidente a Horacio Rosatti, un jurista que ha sido dirigente político del peronismo, y que reemplaza a Carlos Rosenkrantz, quien pasará a ser el vicepresidente desde octubre próximo y hasta septiembre de 2024, según la acordada difundida por el tribunal, tras un fuerte debate, según trascendió.

La designación se realizó en un acuerdo extraordinario, ante la conclusión del mandato de las autoridades y la necesidad de elegir al presidente y vicepresidente para el mandato que comienza el 1 de octubre.

Rosatti y Rosenkratz -quien presidía el Supremo desde 2018- obtuvieron tres votos de los cinco jueces del tribunal, porque el expresidente del Supremo Ricardo Lorenzetti y la actual vicepresidenta, Elena Highton de Nolasco, no participaron de la votación, según se detalla.

Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco, no participaron de la votación.

Tanto Rosatti, de 65 años, como Rosenkrantz, de 63 años, son jueces de la Corte Suprema desde 2016, tras ser designados por un decreto del presidente Mauricio Macri que, en medio de la polémica, acabó debatiendo y aprobando el Senado.

Aunque luego Macri ha declarado al canal LN+ que respeta la “calidad y honorabilidad” de Rosatti, pero ha criticado que “ha votado siempre con un sesgo muy anticapitalista”.

TRAYECTORIA POLÍTICA

Rosatti, antes de llegar a la Corte Suprema, fue dirigente del peronismo en su provincia natal, Santa Fe, convencional constituyente por esa provincia en 1994 para la reforma de la Constitución Nacional y funcionario del gobierno (ministro de Justicia) de Néstor Kirchner (2003-2007).

El nuevo presidente del Supremo argentino es abogado y doctor en Ciencias Jurídicas por la Universidad Nacional del Litoral, también, máster en evaluación de impacto y gestión ambiental por la Universidad de Santa Fe. Está casado y tiene cuatro hijos.

Una parte de la carrera de Rosatti estuvo vinculada con la política: durante la administración de Kirchner, ocupó los cargos de Procurador General del Tesoro (2003-2004) y ministro de Justicia y Derechos Humanos (2004- 2005), cargo al que renunció porque, según declaró a la prensa cuando asumió en la Corte, sospechó de sobreprecios en una licitación de obra pública.

Asimismo, fue intendente municipal de la ciudad de Santa Fe entre 1995 y 1999.

También ha estado ligado a la Academia, ya que fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Santa Fe (1999-2002) y director del Doctorado en Ciencia Jurídica de esa universidad (2012 al 2016).

Actualmente es director de la Maestría en Teoría Constitucional y Derechos Humanos de la Universidad Nacional del Litoral, además de docente universitario de grado y de posgrado.

LA VOTACIÓN

Rosatti es el nuevo presidente del alto tribunal, luego de ser propuesto por Juan Carlos Maqueda y apoyado por el actual presidente, Carlos Rosenkrantz, que queda como vicepresidente.

Fuentes cercanas al alto tribunal relataron que el ministro Juan Carlos Maqueda -también vinculado al peronismo- propuso a Rosatti como presidente y a Rosenkrantz como vice, una fórmula que resultó consagrada por el apoyo de esos tres mismos jueces.

Ricardo Lorenzetti no participó del encuentro y se excusó ante sus pares con el argumento de que estaba asistiendo “a las reuniones del Unidroit” (por sus siglas en inglés, Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado), donde actúa “en calidad de miembro del Governing Council”.

Por tal motivo, Elena Higton solicitó una prórroga del acuerdo, que no fue concedida por haberse alcanzado de todos modos la mayoría de tres votos -Maqueda, Rosenkrantz y el propio Rosatti- para elegir el nuevo titular del máximo tribunal.

“En virtud de que la ausencia de alguno de los ministros no constituye un impedimento legal para la celebración del acuerdo convocado, será celebrado”, respondió Rosenkrantz al pedido de Higton.

EL DESEO DE LORENZETTI

Lorenzetti había dejado trascender su decisión de volver a encabezar la Corte luego de sostener ese cargo durante casi doce años, pero su iniciativa se vio debilitada por la idea de Maqueda de “renovar” la conducción de la Corte y de Rosatti de aspirar a la mayor responsabilidad en el sistema judicial argentino.

El mandato de Rosatti se prolongará por un período de tres años como fija el Reglamento de la Justicia Nacional.

La elección del nuevo presidente tuvo una expectativa mayor que la elección de otros presidentes por cierto clima de tensión interna entre los cinco jueces, que de algún modo se confirmó con las ausencias de hoy y por coincidir además con las elecciones legislativas de medio término.

En el proceso de búsqueda de consensos para elegir el presidente, se instaló que Rosatti era uno de los favoritos ya que carecía del desgaste de gestión como titular, como es el caso de Lorenzetti y Rosenkrantz, por ser el más joven de los cinco y por contar con cierto perfil político que, según estiman en el Palacio de Tribunales, le da ventaja en un escenario institucional tan politizado como el argentino.

No obstante el lógico juego de poder que se desencadenó con la renovación de la presidencia, desde la Corte se comunicó esta semana que la principal preocupación de los ministros era “intensificar la labor” del alto tribunal para resolver los expedientes.

Fuente: El Día

Lo más leído