WhatsApp de Publicidad
Seguinos

habló con LA BRÚJULA 24

Le salvaron la vida los bomberos tras un impactante choque y pasó a saludarlos

Se trata del chofer de un micro al que tuvieron que amputarle una pierna cuando quedó atrapado en la cabina. Vive gracias a los bomberos, dijo.

Llantos de emoción, risas e interminables abrazos se produjeron ayer en la sede del Cuartel de Bomberos Voluntarios de la ciudad bonaerense de Las Flores, cuando se hizo presente el chofer de un colectivo de larga distancia que hace poco más de tres años protagonizó un impactante choque frontal en la Ruta 3, a la altura del kilómetro 182,500.

Marcelo Erramuspe ingresó en el lugar caminando con ayuda de un bastón para vivir un momento que se demoró por la pandemia y por el tiempo que demandó la rehabilitación por la amputación de su pierna derecha, arriba de la rodilla, que le provocó el siniestro.

Los bomberos hicieron pública la visita con un posteo en Facebook: “Hoy tuvimos una visita algo especial. Vino a saludarnos y agradecernos Marcelo Erramuspe, el chofer de Río Paraná accidentado en enero de 2018, quien perdió parte de su pierna debido al accidente, pero gracias a Dios hoy vive, y puede contarlo como una dura experiencia. Gracias Marcelo, nos alegramos de volver a verte”.

El micro de Río Paraná que guiaba Erramuspe (a 54km/h según el GPS de la unidad) fue impactado por una Ford Ranger conducida por un hombre que se durmió al volante.

En el micro viajaban 19 pasajeros que, gracias a las maniobras evasivas del chofer, resultaron ilesos.

Los bomberos voluntarios de Las Flores en plena labor de rescate de Marcelo Erramuspe, en enero de 2018.

“Quedé apretado entre los hierros. Eso me causó la amputación sobre rodilla de la pierna derecha, fractura expuesta con estallido de hueso del fémur izquierdo y fractura de muñeca. Los bomberos cortaron fierros y me sacaron a tiempo porque estaba perdiendo mucha sangre por el corte de la arteria femoral”, expresó Erramuspe a la redacción de LA BRÚJULA 24.

El hombre estuvo 50 días internado en una clínica porteña y otros 90 días en rehabilitación.

El fin de semana viajó a la Ciudad Autónoma y a las ciudades bonaerenses de General Alvear y Las Flores, para agradecer a quienes se ocuparon de él y de su familia después del accidente.

“Yo no me acordaba ni de sus caras, mucho menos de sus nombres, y quería ver a esos héroes”, dijo Erramuspe en alusión a los bomberos.

“Gracias al rápido y eficiente accionar de ellos llegué al hospital; estaba complicado y con un pronóstico no demasiado alentador”, agregó.

“Estuvimos charlando, riéndonos un poco. Después de pasar por algo así uno mira de otra manera las cosas por las que antes se hacía problema. Uno valora la amistad y a la gente que estuvo en los momentos difíciles”, indicó.

Los bomberos de Las Flores tienen muchas salidas por accidentes en la Ruta 3, que desde hace años debería ser autovía entre Azul y San Miguel del Monte de no ser por promesas incumplidas por los gobernantes de turno.

“Mientras tenía las piernas atrapadas uno de los bomberos me hablaba, me preguntaba por mi familia. Son un poco psicólogos… Yo admiro mucho la labor de ellos”, señaló.

Erramuspe tiene tres hijos: un varón de 27 y dos mujeres de 25 y 23 años. Desde su invalidez percibe la jubilación.

“Hago mis cosas solo; de eso se trata la rehabilitación. De vez en cuando practico kayac. Eso lo empecé en 2009, participé de competencias en el país y en 2017, viajamos al torneo más grande del mundo que se hace en Río de Janeiro”, concluyó.

Lo más leído