WhatsApp de Publicidad
Seguinos

CARMEN DE PATAGONES

Habló la joven que denunció a una familia de remeros por abuso

Uno de los sospechosos fue encontrado muerto y su hijo renunció al cargo que tenía en la Municipalidad.

Victoria Carrión no recuerda cuándo fue la primera vez que estuvo en el río o que empezó a practicar canotaje. “Me crié en el agua”, dice a Infobae desde su casa en la ciudad de Viedma, provincia de Río Negro. Su madre, la palista Ana Navarro, remaba con ella en la panza.

Ahora, a sus 20 -y apenas un año después de la denuncia por abuso sexual que presentó contra el padre de un reconocido remero de la ciudad bonaerense de Carmen de Patagones, donde nació y vivió toda su vida- el agua y la canoa siguen presentes: “Trato de pasar el día a día porque siento que me ahogo”, explica. “Pero acá estoy, remándola”.

En julio pasado, Victoria se presentó en la UFI N°14 de Bahía Blanca especializada en delitos sexuales a denunciar que ella y otras alumnas de la Escuela Municipal de Canotaje de Carmen de Patagones habían sido abusadas por Aldo Pinta, padre del reconocido palista Néstor “El Piri” Pinta, que fue su entrenador entre 2015 y 2016, a sus 14 y 15 años de edad.

Días antes de que se presentara formalmente la denuncia, Aldo Pinta fue encontrado muerto en su casa con un disparo presuntamente autoinfligido en el pecho y, ante su fallecimiento, la acción penal que se le endilgaba quedó extinta.

Sin embargo, la investigación se enfocó en su hijo, “El Piri” Pinta, campeón mundial de canotaje, que para entonces se desempeñaba como director municipal de Deportes, bajo el gobierno del intendente José Luis Zara. Renunció al puesto cuando se presentó la denuncia.

“El Piri era mi ídolo”, explica Victoria, que como hija de palista y apasionada por la disciplina se relacionó toda su vida con la familia Pinta: “Néstor estuvo en mi primer añito, en mi fiesta de 15, en los cumpleaños de mi madre y de mi padre. Imaginate que cuando bailé el vals, después de mi padre, mi hermano y mi abuelo, pasó él”.

“Yo salía del colegio, almorzaba y a las dos de la tarde me iba a remar. Después Néstor nos llevaba en su Jeep a merendar y entrenar en la casa de sus padres, donde también vivía él y estaba su gimnasio. El primer día que llegué me llamó la atención ver salir a una de mis compañeras de la habitación de los padres de Néstor. Pero al otro día, la que pasó a la habitación fui yo. Desde ese día y durante un año y medio fui abusada por el padre de Néstor”, afirmó.

Victoria habla de una especie de “ritual”. Las alumnas llegaban a la casa de Néstor, tomaban mate con facturas y entrenaban en el gimnasio. En ese momento, de acuerdo al relato de la víctima, Aldo las hacía pasar a la habitación para “sacarles las tensiones”. Lo que hacía, sin embargo, siempre según la denuncia de la víctima, era pasarles una botella por el cuerpo y realizar tocamientos en sus genitales.

La fiscal Marina Lara aún no le imputó ningún delito a Néstor Pinta, pero el atleta aún continúa siendo investigado en el marco de la causa, en la que ya declararon otras ex alumnas que, según indicó a este medio una fuente cercana al expediente, avalaron lo relatado por Victoria.

“Yo no tengo dudas. No hay forma de que el padre de Néstor hubiese abusado sin el respaldo y el encubrimiento de Néstor”, dice la joven.

Oportunamente José Luis Zara, intendente de Carmen de Patagones, se refirió a la denuncia de abuso que involucra a un ex funcionario de su gabinete y dijo que “fue todo muy rápido”.

Nos sorprende, no puedo juzgar a nadie hasta que la justicia dictamine. Hay que ver cuántos casos más hay. Según la denunciante habría más casos. Dijo que mientras les hacía masajes las tocaba”, sostuvo el jefe comunal al ser consultado por Germán Sasso.

Lo más leído