WhatsApp de Publicidad
Seguinos

habló jouglard

“Hay municipios que no declaran la verdadera cantidad de casos para no cerrar actividades”

El Secretario de Gobierno explicó cuáles son las nuevas aperturas en Fase 2. Y se quejó porque “de nada sirve que la Provincia dicte medidas distintas todos los días porque lo único que se logra es confundir a la población”.

El Secretario de Gobierno del municipio, Adrián Jouglard, explicó esta mañana en LA BRÚJULA 24 los alcances de la actualización de la Fase 2, la que entra en vigencia hoy y que no incluye la habilitación de las clases presenciales en Bahía Blanca. Mientras que en paralelo, se quejó en relación a la falta de previsibilidad: “De nada sirve sacar resoluciones todos los días porque terminan confundiendo a las personas”.

“Lo que está habilitado desde hoy son las ceremonias religiosas que se pueden hacer hasta un 30% de la capacidad, al igual que los cines y los teatros donde se abren hasta un 50%. Hoy, el Shopping trabaja en modo galería para que la gente pueda retirar la mercadería del lugar, al igual que el patio de comidas”, reflexionó Jouglard, en el comienzo de su charla con el periodista Germán Sasso.

Y agregó: “Son normas que se contraponen una con otra. Hay cuestiones que tienen que ver con las discrepancias en los horarios de cierre. Se pide claridad para que las medidas sanitarias puedan ser cumplidas por la sociedad y baje la cantidad de casos. Estos esquemas de fases o semáforos –según sea el criterio de Provincia o Nación ya no sirven más–, están desgastados y no tienen el impacto sanitario deseado. Esto se desvirtuó. Se cambió hasta la forma de medir cómo es el cambio de fase”.

Inmediatamente después consideró que se debe ser más criterioso, sobre todo cuando los chicos no están yendo a la escuela y, casos como el de la gastronomía que a las 20 tiene que cerrar las puertas: “Hoy, el perjuicio más grande es para el sector educativo porque cuentan los casos con un criterio diferente que cambia permanentemente. La situación sanitaria es muy compleja y en el medio hay chicos y adolescentes que hace 60 semanas no van a la escuela por medidas que no son entendibles”.

“El mecanismo fue bastante efectivo cuando a finales del mes de mayo se hizo una restricción de nueve días, donde todos nos quedamos en nuestros domicilios, pero luego se debe articular una vuelta a la normalidad controlada”, reflexionó, al tiempo que reflejó: “Si hoy volvieran los chicos a clases, estamos a tres o cuatro semanas de las vacaciones de invierno y eso se acentúa aún más si tomamos en cuenta que acuden a las aulas semana por medio”.

Consultado con relación a las últimas medidas, Jouglard destacó: “La vida debe ser un poco más sencilla porque la gente no puede acatar las normas si no entiende el objetivo de las mismas. Nadie discute la  gravedad de la situación sanitaria. Hay perjudicados desde el punto de vista económico, pero en particular desde lo educativo porque los chicos necesitan volver a articular con sus pares y aprender desde la presencialidad. Se necesitan medidas más concretas, más profundas cuando se necesiten y luego permitir que los que tengan que trabajar lo hagan con protocolos estrictos y lo mismo para los alumnos para que puedan asistir a las escuelas”.

“Hicimos un pedido formal al gobernador respecto a la presencialidad de las clases junto con otras localidades del Interior. Hay municipios que tienen alguna demora en la declaración de casos y terminan siendo favorecidos. Desde hace un tiempo el Ministerio de Salud de la Nación dispuso que los que se consideran convivientes de una persona que da positivo también son portadoras de la enfermedad y eso engrosa los números que uno puede tener. Si uno compara la sala de situación del municipio, es más consistente que lo que oficializa el gobierno bonaerense”, sostuvo el funcionario municipal.

En el tramo final, marcó diferencias con otras localidades en relación a la carga de estadísticas: “Priorizamos manejar números veraces para aislar a las personas y controlar la enfermedad. Eso, en definitiva, termina siendo perjudicial para la habilitación de las actividades. La tasa de letalidad de Bahía es inferior al promedio de la Provincia, eso significa que nosotros tenemos más casos detectados. En la ciudad, cada 1000 contagiados hay 18 personas que mueren y en otras el índice es aún mayor, lo que deja en evidencia que hay ciudades que no declaran todos sus infectados”.


Lo más leído