WhatsApp de Publicidad
Seguinos

explosión en la cámpora

“Pensamos mudarnos porque es inseguro vivir a metros de la sede de un partido político”

Lo reveló Claudia, una vecina del local partidario. “Estoy temblando, parece mentira que en el Siglo XXI ocurran estos hechos”, dijo un empresario del sector. Y habló el dueño de una pollería destruida por la onda expansiva.

Los vecinos del lugar fueron los primeros en expresarse en relación con la gravedad de lo ocurrido esta madrugada en el local partidario de La Cámpora ubicado en la esquina de Donado y Beruti. Esos testimonios fueron recogidos por LA BRÚJULA 24 y son parte de una sensación generalizada de repudio.

Claudia vive justo enfrente de la sede del espacio y señaló: “Fue tremendo. Me asusté muchísimo, no sabía bien qué era. Si era un estruendo de un medidor de gas o un accidente de autos. Cuando vi a mi marido con la nena los vi rodeados de vidrios”, señaló la mujer, totalmente shockeada.

Y prosiguió con la crónica de lo acontecido: “Cuando bajé, observé panfletos y el susto fue aún mayor. Llegué a pensar que iba a haber una segunda explosión. Cuando se produjo el estruendo estaba en la cocina para prepararme un café y limpiar los platos de la noche anterior”.

“La explosión me aturdió. Se rompieron los marcos de madera y los vidrios, el taparrollos cayó sobre la computadora. Llamé a mi hermano para que venga a buscar a la nena, mientras con mi marido nos quedamos limpiando”, reveló.

Por último, dejó una reflexión que da para pensar: “con mi familia pensamos en mudarnos porque es inseguro vivir a metros de la sede de un partido político”.

Fabián Balut es un conocido empresario del rubro automotor y dueño de una concesionaria de autos ubicada a metros de la sede de La Cámpora, donde esta madrugada se produjo un atentado con un explosivo y panfletos intimidatorios que generan honda preocupación en la sociedad en general.

En diálogo con LA BRÚJULA 24, Balut explicó que “Por suerte, la onda expansiva no provocó ningún daño en nuestro local que tiene vidrieras gigantes. La explosión afectó a una pollería de enfrente y una peluquería que está por cerrar”.

“Todavía estoy temblando porque estos episodios los viví en la década del 70, aunque era muy chico. Los panfletos y los explosivos te retrotraen a aquellos hechos. Quiero ser prudente y ver qué dicen los peritajes. Esperemos que, hacia adelante, no se transforme en algo cotidiano y los argentinos podamos vivir en democracia”, resaltó en otro segmento de la entrevista radial.

Asimismo, ahondó sobre su experiencia personal: “Vivo en Donado al 300 y cuando sentí la explosión supuse que había sido en la concesionaria Volkswagen y pensé en los 100 autos guardados. Imaginaba que iba a ser un desastre, hasta que salí a la calle y vi que había sido en la sede de La Cámpora. Esto ocasiona preocupación hacia el futuro, el tema es muy serio y amerita tener prudencia”.

“Parece mentira que en el siglo XXI los argentinos tengamos que vivir este tipo de hechos. Me estoy recuperando de una operación, por eso me movilizo en andador. Pero alcancé a observar el estupor y la sorpresa entre las personas que trabajaban en el lugar”, cerró Balut.

Fabián es el titular de la pollería que está ubicada a escasos metros del lugar, la cual quedó con roturas de magnitud a partir del hecho: “Esto es un desastre, no quedó ni un vidrio sano, arrancó hasta los carteles. Daños muy onerosos. Un vecino nos llamó a las 3 y recién pudimos entrar al local a las 5”.

“Es un día difícil porque los vidrieros no pueden trabajar por la pandemia. Siento una gran impotencia. Me cortaron las piernas. Vi los panfletos, me los enviaron al WhatsApp. Demos gracias a Dios que se produjo en un horario en el que no había prácticamente nadie en la calle. Si alguien pasaba caminando, lo mataba la onda expansiva”, resaltó en otro segmento del testimonio.

Por último, enfatizó: “Está todo muy mal, el comercio no está rindiendo económicamente. Nos cuesta pagar alquileres e impuestos y con esto retrocedemos cada vez más. El ciudadano tiene que salir a buscar el mango por la honestidad de cada uno, sin esperar del otro. Salir a la calle para obtener el sustento diario. Es un Día de la Patria muy triste para mí”.


Lo más leído