WhatsApp de Publicidad
Seguinos

espectáculos

José Nanni: el talentoso argentino en Miami que es sinónimo de espectáculo y éxito

Uno de los referentes de las bambalinas latinas en Florida no sólo es argentino, sino que además, se yergue como uno de los compositores de música popular más prolíficos y queridos por los escenarios.

Por Fernando Quiroga
Especial para La Brújula 24

El hombre camina con pies ligeros, no denota su edad, el espíritu joven lo envuelve y sostiene con inusitada precisión. Es que siempre fue así, ya desde su Rosario natal, y después también en Buenos Aires; donde comenzó a brillar con sobrada aceptación en el mundo del espectáculo.

La rica historia cultural argentina de los últimos cincuenta años, nos habla de referentes cuya fama ha definido (y sigue haciéndolo) tendencias de ayer que hoy se yerguen como gratos e inolvidables recuerdos. Todos los artistas, cantores y otros tantos magos de nuestra cotidianidad, se nutren no solo de sus talentos, sino también de la avidez de grandes productores que los contienen y dan forma a sus objetivos. En el caso del virtuoso al que haré referencia, debo decir que, claramente, no sólo es productor (y de los talentosos que evoco), sino que, además, disfruta de una doble naturaleza de hacedor de arte.

José Nanni, es el nombre del insigne melómano, compositor y productor de espectáculos que, llegado a Miami hace tan solo dos décadas, no sólo disfruta hoy de sus jóvenes y creativos 71 años, sino también de oportunos mimos de la industria musical, que son mucho más que golpes de suerte; son el resultado de una carrera prolífica en el ámbito de la composición. El Hit de Los Palmeras, “Los amigos que yo tengo” le pertenece, y es sólo una muestra de su capacidad para hacer ruido en los mercados; José posee una infinidad de singles, muchos en manos y en conocimiento de grandes como Antonio Ríos y Ricky Maravilla, dos de sus amigos más notables siempre dispuestos a grabar las creaciones del rosarino.

Para el mundo de la producción audiovisual de Florida, José, que ya es un consabido realizador y titular de medios, es considerado un gran productor, conductor, y animador. En su estudio de Sunny Isles, un lugar espléndido con enormes ventanales a la bahía homónima situada en North Miami Beach, sonríe con humildad mientras me muestra la enorme dependencia  en la que no sólo le ha dado vida a sus creaciones musicales, sino a proyectos mediáticos de la talla de La Promesa TV Radio, y uno de los primeros canales digitales en el sur de los Estados Unidos, Buenísimo TV. No duda en manifestarse como un artista comprometido con su realidad latinoamericana; y dentro de esta, con las expresiones de música popular más grandes de su tiempo.

Muchos artistas de primer nivel lo consideran un referente insoslayable; ninguno de ellos se equivoca. Su gran amigo, Ramón “Palito” Ortega, lo sabe único; y lo manifiesta desde los primeros momentos de una larga amistad, unida en una guitarra y afecto sin precedentes para ambos.

“Llegué a los 51 años, decidí darle un giro enorme a mi vida. Recuerdo haber pisado los Estados Unidos y decir ¿´y ahora qué? ´ cuando en realidad la actividad más importante de mi vida, estaba comenzando en esos momentos. Estados Unidos es un país con infinitas posibilidades mientras uno se mueva con responsabilidad, compromiso y siempre dentro de la ley”

José, me mira y sonríe con el crepitar de muchos recuerdos que revela animado. La pandemia nos impide compartir un mate, pero el café fluye positivo en la charla.

“En Youtube hay un video donde Palito (Ortega) dice que los artistas latinos me buscan al llegar a Miami. Eso, humildemente, es verdad. Los recibo, los aconsejo y los guío; ojalá yo hubiese tenido la oportunidad de contar con una mano así. Con Palito tenemos una amistad de muchos años, siempre digo que compuse los temas que el no llegó a escribir – y ríe con la ocurrencia, porque tal vez lo que diga, no esté muy alejado de la realidad. El estilo directo, franco y popular de sus composiciones, lo emparenta con el tucumano, sin embargo; José tiene un plus en la estructura de sus canciones que elevan cada producto que lleva a cabo:

“La música siempre ha sido la primera expresión en mi vida. Siento que sale del alma, y tal vez no sea yo quien la esté llevando a cabo. Siempre sentí que Dios guiaba mi mano para vehiculizar tal o cual mensaje. Hoy, estoy abocado al consuelo de la gente como principal objetivo”

Dentro de la composición (casi diaria), el rosarino dedica gran cantidad de su tiempo a la producción de contenidos cristianos. Pero atención; si bien tiene formación católica, José escribe universalmente para todos los cultos y sentires. Cualquier cristiano, sea de la inclinación que fuere, se siente atraído por sus canciones, las que ya pueblan redes y plataformas, expandiéndose.

“En estos momentos estoy cerrando varios proyectos. Tengo dos recitales en miras de realización; eso a nivel personal, pero como productor podríamos hablar hasta las cuatro de la mañana – asegura con complicidad y retoma la charla - He tenido el enorme placer de homenajear en vida a amigos personales que, además son referentes únicos del arte y el espectáculo argentino y latinoamericano. Inobjetables son los nombres de Carlitos Balá, Cacho Fontana, Pinky, Libertad LeBlanc y otros tantos. Sostengo el orgullo de haberos reconocido públicamente, rubricando sus trayectorias y carreras; años compartidos que conozco muy bien desde adentro, compartiendo la amistad de cada uno de ellos”

Uno de los fundamentales apoyos del rosarino, vinculo fundamental para ejecutar cada proyecto, es la encomiable figura de productora Graciela Romero, eximia profesional de las comunicaciones que colabora activamente con cada producto que José le da forma:

Con Graciela nos conocemos hace muchos años. Pertenece a una raza de hacedores de medios de la que ya no hay; su trabajo es vital para los proyectos que llevo adelante. Con su meticulosidad, ennoblece las acciones que se llevan a cabo, y su intachable trayectoria habla por sí misma. Es fundamental para los propósitos, sobre todo los que nos han llevado por el mundo, por ejemplo, ante el propio Santo Padre para entregarle la Proclama Hermoso Corazón, un lauro de nuestra producción que también tuvimos el honor de entregar a la señora Mirtha Legrand y el inolvidable y siempre vigente Carlitos Balá. Sinceramente, considero vital trabajar con ella para el cumplimiento de las metas trazadas, los programas: Cine del Ocho, Área Latina, Los Amigos que yo tengo y José Luis Nanni presenta

El argentino, bonachón y sentimental, me mira por encima del puente de los lentes. Estudia mis movimientos, como si tomase examen siempre. Si tuviera que definirlo con el corazón, diría que encarna el prototipo de un hombre meramente espiritual, de esos que no abundan y se encuentran como sendos comodines en la baraja. Con ánimo ceremonial, me refiere que cuanto pudo realizar, pudo hacerlo gracias al apoyo incondicional de su familia, especialmente el de su esposa Susana, su gran compañera de vida con la que compartió 54 años juntos y falleció hace tan solo dos meses. Sus tres hijos, Darío, Mauricio y Emmanuel, completan ese sostén, al igual que el recuerdo de un mentor inolvidable, Richard De Marco, quien falleció muy joven y el considera que es uno de los ángeles que lo guía.

Me invita a presenciar unas grabaciones en los próximos días, me muestra fotografías de un ayer tan activo como este hoy de sorpresas, y sigue un relato sin fin que llama tanto a fogones de nostalgia como al resurgimiento de antiguas formas de hacer radio y televisión; porque mucho de lo ayer no solo fue magnífico, sino digno de imitar en nuestros días.

Me acompaña hasta la puerta del ascensor y renueva la apuesta de un nuevo encuentro; chocamos puños y asegura volver a sorprenderme. Le creo sin dudar un segundo. Desde aquí, desde esta Miami sin par, eximia capital latinoamericana fuera de Latinoamérica, claramente José Nanni brilla con la luz de los grandes. Lleva en andas, un ministerio de algarabía y afecto; cada letra, cada producto que surge de su mágica galera, cada programa, lo confirma como el gran compositor, cantautor y periodista que llegó para, con su alma desinteresada, emocionarnos, homenajear y brindarse entero.


Lo más leído