WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Dios los cría

Asesinato entre mormones

Hace 36 años, la tranquilidad de Salt Lake City, en Utah, Estados Unidos, se vio interrumpida por un atentado que incluyó dos bombas devastadoras. Netflix, acaba de estrenar “Mark Hoffman: Un falsificador entre mormones” una miniserie donde la muerte, el misterio y el fraude de documentos antiguos, muestran un escenario donde una vez más, la religión, es motivo de separación y destrucción entre las personas.

Mark Hoffman, estafador y asesino.

Por Fernando Quiroga
Especial para La Brújula 24

Mark Hoffman está considerado uno de los más terribles (y naturalmente talentosos) falsificadores de los Estados Unidos. En Murder Among the Mormons, el documental de Netflix que acaba de estrenarse y cuenta esta tórrida historia, uno de los fiscales redobla la consideración anterior y declara que “Hoffman logró la falsificación más grande del mundo”, haciendo alusión a la sarta interminable de documentos falsos, producidos por el aparentemente inofensivo miembro de la iglesia mormona, para engatusar con éxito por más de medio millón de dólares, a socios, amigos, familiares, coleccionistas, representantes de las altas esferas del conocimiento científico norteamericano, y autoridades de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Además, fue el instigador de un par de asesinatos de miembros importantes de su comunidad religiosa, para salir indemne de sus delitos.

Falsificaciones de papeles antiguos (genuinos hasta para el FBI) sobre la Iglesia Mormona, le hicieron ganar millones frente a la mirada atónita de los fieles y el recelo de las autoridades más encumbradas del culto, quienes tuvieron que soportar, entre tantos otros, un documento más que escandaloso. Este, aseguraba que, en vez de recibir Joseph Smith (fundador de la iglesia) las placas de oro en la que se basa la piedra fundamental de la creencia, de manos del Ángel Moroni (como asegura la historia original), las había recibido de una salamandra blanca, o sea de una especie de lagartija.

Si, leyeron bien, y todos, pito y a la bolsa. El documento parecía ser legítimo.

Imperdible documental de netflix, donde la religión y el fraude se codean por miles de dolares.

Fue solo gracias a la sagacidad de un puñado de investigadores independientes que se dio con la verdad, ya que los estamentos más altos de la investigación americana, no llegaron a vislumbrarla. Como muchos de los estafadores, al no ser descubiertos sus métodos más que sofisticados (ni siquiera en el juicio), necesitó blanquearles a los fiscales como realizó sus siniestras operaciones, con las que burló a los más avezados especialistas.

En la miniserie de tres capítulos, no solo se habla del inefable delincuente y de cómo llegó este a convertirse en un virtuosísimo estafador, sino del contexto de su tiempo, la comunidad conservadora de Utah y la bulliciosa American Way of Life de los años 80.

¿Cómo no va a ser imparable un hombre que ya en su niñez, a los 12 años, falsificó su primera moneda antigua, y el propio departamento del tesoro en los Estados Unidos le otorgó un certificado de autenticidad?

“No se trata de qué es genuino y de qué no, se trata de lo que la gente cree es genuino” llegó a decir en su juicio de cadena perpetua. Claro, si algo parece ser verdad, y se acepta como tal, termina siéndolo.
No se pierdan este documental que, de auténtico, tiene todo.


Lo más leído