WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Inflación y salarios

Estatales bonaerenses: el aumento sería en tres cuotas pero sin cláusula gatillo

Se lo adelantó el Gobierno a los sindicatos. Las tres etapas de la mejora serían en marzo, junio y septiembre.

Los gremios que representan a los trabajadores estatales de la Provincia se fueron de la primera reunión paritaria con los funcionarios con un menú que mezcla dudas y certezas. Según publica el diario El Día, en ese combo aparecen por un lado el esquema de mejora salarial en cuotas que aplicaría la gestión de Axel Kicillof durante este año y por el otro, la incógnita de qué porcentaje tendrá el incremento anual que imaginan en el Ejecutivo.

Los representantes sindicales se reunieron en las últimas horas con funcionarios de los ministerios de Economía y Trabajo. Y según pudo saber el diario platense, los representantes del Ejecutivo adelantaron el esquema que pretenden aplicar este año: aumentos en tres cuotas que se aplicarán en marzo, junio y septiembre. El esquema oficial esbozado en ese primer contacto establece el compromiso oficial de “revisar” la negociación en noviembre en función de cómo venga la evolución inflacionaria.

Si bien la negociación quedó abierta, a los sindicatos les hace ruido esta última parte de la oferta.

El compromiso de revisión no implica la vigencia de cláusula gatillo de ajuste automático por inflación. De tal forma, quedaría a criterio del Gobierno la reapertura de la discusión para el caso de que el aumento en tres cuotas supere a la inflación.

Los gremios ya probaron el trago amargo de ese compromiso incumplido. Durante 2019 en el gobierno de María Eugenia Vidal acordaron una pauta de revisión que nunca se concretó. El resultado fue un deterioro salarial de cerca de 30 puntos.

Con el gobierno de Kicillof habían acordado que durante el año pasado se iba a atender ese deterioro, pero la negociación de 2020 pasó sin que apareciera una recomposición por la pérdida del año anterior.

Por esa causa ahora buscan asegurarse que no perderán contra la inflación como ocurrió en 2019 y, en menor medida, el año pasado. Es la razón por la que reclaman la cláusula gatillo, que es resistida por la Casa Rosada y que la administración de Kicillof no va a poner en la mesa de negociación.

Ese primer desacuerdo remite a otro: qué tipo de mejora habrá, si es que será planteada oficialmente, para los meses de enero y febrero, donde la inflación podría orillar el 8 por ciento.

Algunos sectores gremiales especulaban con la posibilidad de que el Gobierno planteara el pago de una suma fija para ese primer bimestre. Pero hasta el momento no existe una propuesta formal.

La otra incógnita remite al porcentaje global de aumento que planteará la Provincia. La Casa Rosada viene sugiriendo a los sindicatos -en el marco del acuerdo de precios y salarios que pregona en busca de contener la avanzada inflacionaria- que ronden el 29 por ciento, un número similar a la inflación contemplada en el Presupuesto de este año.

Pero hasta el momento, como se dijo, el gobierno bonaerense no formalizó una propuesta concreta.


Lo más leído