WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Cortocircuito con EE.UU.

Preocupación y malestar por la presencia de un submarino nuclear en el Atlántico Sur

A través de un comunicado del canciller Felipe Solá, el Gobierno manifestó su "preocupación" por la presencia de un submarino nuclear en el Atlántico Sur, que fue informada por la propia cuenta del Comando de la Fuerza Submarina Atlántica de los Estados Unidos.

Además, se informó que este cooperó con las fuerzas del Reino Unido que se encuentran en la zona como parte de su presencia en las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, que reclama la Argentina.

"Un avión del Reino Unido del Territorio Británico Independiente de Ultramar (BIOT) Islas Malvinas colaboró ​​recientemente con el USS Greeneville (SSN 772) en el océano abierto del Atlántico Sur, demostrando el alcance global de las fuerzas de ambas naciones. #SubmarinoFuerza. Señaló: "Nuestras Fuerzas Submarinas dependen de alianzas y asociaciones para disuadir la agresión marítima, defender nuestros intereses nacionales y controlar el dominio submarino”, dijo el Vicealmirante Daryl Caudle, Comandante de las Fuerzas Submarinas".

Recientemente hubo un cruce entre Washington y Buenos Aires por un patrullero pesquero que suspendió su entrada al país porque no hubo aquí intención de hacer ejercicios en alta mar. Expertos consultados relacionan esas y estas maniobras como un intento de disuasión hacia China y algo no dirigido hacia la Argentina, al igual que lo que está ocurriendo -con sus propios matices- en aguas del Pacífico.  Pero aquí, Argentina mantiene una fuerte disputa con el Reino Unido, en la que Naciones Unidas piden evitar actos unilaterales que empeoren el conflicto.

 La Cancillería emitió el siguiente comunicado: 

"El Gobierno argentino expresa su grave preocupación por una información surgida de la cuenta oficial de twitter del Commander Submarine Force Atlantic (CONSUBLANT) por la cual se señala que recientemente habrían operado con apoyo británico en el Atlántico Sur, “demostrando el alcance global de ambas naciones”, respecto a lo cual ya ha remitido el correspondiente pedido de aclaración a la Embajada de los Estados Unidos de América.

Corresponde recordar que la presencia de naves susceptibles de portar y emplear armamentos nucleares en el Atlántico Sur contradice la Resolución 41/11 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur), que entre otras disposiciones, exhorta a los Estados de todas las demás regiones, en especial a los Estados militarmente importantes, a que respeten escrupulosamente la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación, en particular mediante la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en dicha región, la no introducción de armas nucleares o de otras armas de destrucción masiva…”.

No es la primera vez que la Argentina ha marcado, por otra parte la presencia de una base militar británica en las Islas Malvinas, que es asimismo contraria a distintas resoluciones de las Naciones Unidas como la 31/49, que pide a los Gobiernos de la Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte aceleren las negociaciones relativas a la disputa sobre soberanía e insta a las partes a que se abstengan de adoptar decisiones unilaterales que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las Islas están atravesando por el proceso negociación.

La utilización de esas fuerzas instaladas ilegalmente para objetivos geoestratégicos globales son una demostración acabada de que los argumentos utilizados por el Reino Unido nada tienen que ver con la relación bilateral con la Argentina.

Nuestro país insta a todos los Estados signatarios del Tratado sobre la proscripción de las armas nucleares en América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco) y sus Protocolos Adicionales a respetar sus disposiciones y abstenerse de realizar todas aquellas actividades que pongan en peligro el estatuto de desnuclearización militar de la región. Argentina lamenta que cuando estamos cumpliendo 50 años del Tratado de No Proliferación Nuclear, las relaciones internacionales se busquen seguir construyendo sobre la base de la extensión de las capacidades militares".

(Fuente: Clarín)

Lo más leído