WhatsApp de Publicidad
Seguinos

SE DIJO EN LA BRÚJULA 24

Lucas Ferraro: un “Cepo” para el Oasis de Vis a Vis

Entre tanta locura en la ficción, la calidad dramática del actor argentino, suma un bálsamo de introspección y sorpresas.

Con más de 20 años de trayectoria, Lucas Ferraro (43) ha sabido instalar su rostro y trabajo en la pantalla grande de Argentina. ¡Y mucho más también!

Dueño de varios premios, incluso internacionales, el presente lo encuentra instalado en la ciudad de Madrid, siendo parte ni más ni menos que de "Vis a vis: El oasis", serie de Fox que cautivó espectadores en todo el mundo.

Interpreta a "Cepo", un joven con un leve grado de autismo, que encuentra refugio en su madre -otra compatriota, Ana María Picchio-. Un papel que sin lugar a dudas, demuestra una vez más su constante versatilidad actoral.  

Esta mañana, el popular artista argentino dialogó con el programa "Tal cual es", que conduce Fernando Quiroga por LA BRÚJULA 24. Allí, habló de todo.

"La verdad que estoy disfrutando, hoy en Buenos Aires, lo que va pasando semana a semana con la serie en España. Estamos en un momento en que extrañamente, los capítulos salen semana a semana", indicó el profesional al comienzo de la nota.

"El casting que hice fue a través de un video muy casero. De hecho ya había mandado en otra oportunidad para estar en otra serie española. Lo hice con el celular, me enteré un viernes y me pidieron que lo haga con urgencia. En un asado con amigos pedí que me ayudaran, pero no resultó bien. El mismo lunes fui a ver a un amigo y lo hicimos bien artesanal", recordó.

"Era muy difícil el casting porque no había mucho detalle. Hubo sí una devolución de la gente de dirección, que consideraban que estaba bien aunque había que trabajarlo", dijo Ferraro, sobre su inicio en Vis a Vis.

Sobre su personaje, Cepo, contó que "con Ana María -hace de su mamá- nos cruzamos en muchos trabajos y tenemos una amistad hermosa. El trabajo que tuvimos al llegar a España los dos con los directores que son dos cracks, desde su lugar no han hecho otra cosa que hacer crecer a mi personaje".

Y agregó: "Encaré a Cepo sin trabajarlo mucho desde el diagnóstico, más bien me enfoqué en las consecuencias de lo que vivió. No quise estudiar cómo se comporta un autista desde el punto de vista científico. Yo acordé con los directores que fuera algo leve, pero que el problema viniera por otro lado, desde lo familiar".

"Es un chico que, por lo que nosotros hablamos, que nunca sale del hotel. Está como en cuarentena, valga la redundancia de lo que estamos viviendo. Es un momento muy extraordinario, en el que vive un quiebre en su vida y atraviesa una gran aventura", aseveró Ferraro.

"La presentación del personaje ya se palpa. Él observa que alguien está fumando y eso le llama la atención, pero al abrir el cuadro pasan cosas mucho más graves. Cepo tiene esa mirada, y el vínculo con su mamá es fundamental", comentó el actor.

La nota completa:

Lo más leído