WhatsApp de Publicidad
Seguinos

contenido patrocinado

Unisal: mil estudiantes de la ciudad y la región, en tiempos de pandemia

El domingo 15 de marzo de 2020 fue un día especial en la Universidad Salesiana. Esa tarde, en una reunión convocada de urgencia, se definió que el comienzo de clases -que debía ocurrir al día siguiente- ocurriría de manera virtual y la presencialidad debería esperar algunas semanas.

Esa decisión (que más tarde se consolidó con la definición del Poder Ejecutivo, de suspender las clases presenciales en todos los niveles) activó una enorme cantidad de acciones para lograr que, efectivamente, las clases pudieran comenzar hace un mes, el 16 de marzo, tal como preveía el calendario académico.

Sostener al equipo docente

El foco se puso en que los estudiantes pudieran acceder a las clases de manera virtual. Para esto UNISAL ya contaba con una plataforma educativa on line, implementada desde el comienzo de sus actividades, en 2015. A través de ese espacio se realizan cursos y diplomaturas de extensión universitaria.

Pero aquellos docentes que tenían su carga horaria presencial y una materia pensada para el encuentro en el aula, debían lograr, rápidamente, adaptar su práctica a este espacio. En ese sentido, se puso en acción a todo el equipo de sistemas, secretaría académica, directores y decanos para que se ocuparán prioritariamente de dar el soporte necesario para que profesores y profesoras pudieran -primero- disponer de ese espacio y, acto seguido, trabajar allí de forma adecuada. Tutoriales, reuniones, mails y llamados abundaron durante esos primeros días, hasta que las más de 210 aulas virtuales de las 8 carreras de UNISAL estuvieron habilitadas y con sus estudiantes matriculados. Desde la administración se dio soporte para la adquisición de recursos adicionales que esta situación requería.

Claro que no es solo el aspecto técnico el que se debe cubrir aquí. Es por eso que, también, se fueron generando recomendaciones didácticas para acompañar a los profesores en estas nuevas prácticas. Experiencias nucleadas en las licenciaturas en Educación, Psicopedagogía, Comunicación, Psicología y otras carreras de la universidad, ayudaron a orientar el trabajo en equipo para esta etapa.

Acompañar a los estudiantes

El gran desafío, sin lugar a dudas, de todo este período, está en el acompañamiento de los estudiantes. Aquí, claramente, no son las mismas las necesidades de un ingresante que las de alguien que transcurre hace varios años por las aulas (virtuales y físicas) de UNISAL. Los docentes fueron desarrollando diversas estrategias metodológicas para esta nueva realidad, combinando herramientas del aula virtual (bajo la plataforma Moodle) con instancias sincrónicas de encuentros virtuales en vivo, con las -a esta altura muy conocidas- herramientas Zoom, Meet y Hangout, entre otras.

Lo que ha quedado claro en este punto, es que la didáctica virtual no debe pretender emular a la didáctica presencial. Son dos instancias diferentes, posibles ambas, en las que las ventajas y desventajas deben evaluarse, para desarrollar las mejores alternativas. Surgen recomendaciones que, a esta altura, todo el personal docente de UNISAL procura aplicar: dosificar el material de las aulas virtuales para que sea consistente con la carga horaria semanal; orientar a los estudiantes en el orden, prioridad y relevancia de los textos; generar intercambios mediante foros, wikis o tareas programadas en las aulas; desarrollar videos breves, protagonizados por el profesor, con indicaciones y orientaciones; generar instancias “en vivo”, para un intercambio más fluido. Esto último, en el caso de UNISAL, se procura realizar en los horarios reales de esa materia, simplemente por una cuestión práctica de no superponer transmisiones con otros colegas.

Antecedentes para crecer

Todo el desarrollo que UNISAL está realizando en educación a distancia -compulsado, es cierto, por la pandemia-, viene a sumarse al recorrido que había comenzado a andar para lograr la autorización para ofrecer alternativas a sus carreras enteramente en modalidad virtual. Sin lugar a dudas, los aprendizajes que de esta experiencia quedarán consolidados serán una base invaluable para concretar ese proyecto en un futuro cercano.

La experiencia de sus diplomaturas -por las que ya han pasado miles de estudiantes de Argentina y otros países latinoamericanos-, también ayuda a consolidar prácticas, investigaciones y recomendaciones para crecer en la virtualidad y llegar así a muchos más jóvenes que buscan una formación humana, comprometida y con mirada social.

La investigación, justamente, es clave en la vida de UNISAL: en este contexto de virtualidad se iniciaron casi una decena de nuevos proyectos, cuyos equipos ya están trabajando en temáticas que abarcan a las tres facultades: Derecho, Psicología y Ciencias Sociales.

La Biblioteca, por su parte, ha realizado suscripciones especiales para acceder a material digitalizado que permita el acceso de todos los estudiantes y docentes a la bibliografía requerida para cada materia.

El patio salesiano en el espacio virtual

Los salesianos tienen un recorrido educativo que está arraigado en la tradición de nuestra ciudad y de todo el país. Don Bosco, el santo italiano que nació en I Becchi, cerca de Turín, desarrolló su obra orientada a la educación de los jóvenes, especialmente de los más necesitados. En nuestra ciudad la presencia salesiana es abundante, visible en un conjunto de instituciones que forman parte del cotidiano bahiense desde hace décadas (el instituto La Piedad, el colegio Don Bosco, el instituto superior Juan 23 -que recientemente cumplió 60 años de vida- y las escuelas de las hermanas consagradas de la familia salesiana: el colegio e instituto María Auxiliadora y el instituto Sagrado Corazón -Marina Coppa-) y en decenas de grupos juveniles que trabajan en los distintos barrio de la ciudad.

En toda la pedagogía salesiana, el patio es fundamental: es el espacio de encuentro, de intercambio informal, de mateada. Ya desde 2009 la congregación había comenzado a hablar a nivel mundial de los nuevos patios, vinculados con el desarrollo de la virtualidad y la presencia de los jóvenes en esos espacios.

Así, entonces, cuando esta pandemia obligó a cambiar todos los planes, UNISAL también pensó alternativas para generar espacios de patio en esta nueva realidad. Comenzó el Rector, haciendo un acto de inicio virtual, para dar la bienvenida fraterna y cálida a toda la comunidad educativa de la universidad a través de una transmisión en vivo de Instagram. Esa experiencia, el primer día de clases, tuvo importantes repercusiones, tanto por la cantidad de estudiantes y docentes que participaron, como por las personas de la comunidad que pudieron acercarse a la inauguración del ciclo lectivo de una forma novedosa.

Además, desde las distintas carreras se están generando recreos virtuales y salas de profesores virtuales para estudiantes y docentes respectivamente, a fin de compartir experiencias y sentires en este tiempo tan especial. El patio, presente con todo su valor pedagógico.

Incluso se comenzaron a desarrollar actividades de extensión y vida universitaria desde la virtualidad, con el fin de sostener espacios instalados en la vida de UNISAL desde hace mucho tiempo, y que deben reconfigurarse en este contexto especial.

Y como en estos tiempos la solidaridad se instala como una clave ineludible, muchas personas de la universidad están colaborando en diferentes acciones de voluntariado que actores de la ciudad han puesto en marcha: las iniciativas del Banco de Alimentos, la campaña de la Iglesia #RememosJuntos o el #FindeSolidarioBB son algunas de las actividades a las que UNISAL se ha sumado.

De cara a lo que viene

La pandemia del COVID-19 ha inmerso en una gran incertidumbre a todos los habitantes del planeta. Este fenómeno, único en la historia reciente, obliga a repensar rápidamente prácticas y conceptos que no estaban previstos. UNISAL hace ya un mes que viene dando clases de manera enteramente virtual.

En términos académicos, lo que viene es la incertidumbre respecto de cuándo se podrán retomar las clases presenciales. Todo parece indicar que será bastante más tarde que la finalización del aislamiento social preventivo y obligatorio que el país está transitando actualmente.

UNISAL, entonces, está pensando estrategias para una instancia clave de la cursada: las evaluaciones. Para esto ha conformado un equipo de educadores expertos, que asesorarán y acompañarán al resto de los docentes en estrategias para las instancias de parciales, revisar criterios de cursada y promoción, y -eventualmente- instancias de exámenes final.

El equipo, el acompañamiento y la apertura parecen ser las claves que han permitido a UNISAL transitar estas semanas de pandemia. Hubo dificultades, como en todo aspecto de la vida, pero se han logrado aprendizajes profundos y valiosos para toda la comunidad educativa y también para la ciudad. El desafío, hacia adelante, será lograr consolidarlos en nuevas y mejores prácticas educativas.

Por Diego García, Director de la Carrera de Comunicación (Facultad Ciencias Sociales)


Lo más leído